El fu­tu­ro siem­pre fue de los ni­ños

No­ve­la En es­ta au­to­fic­ción, Luis Ben­ve­nuty se trans­for­ma en un gra­fi­te­ro, que pin­ta mos­cas, pa­ra en­se­ñar a su hi­jo el va­lor de ser li­bre y dife­ren­te

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

AL­BERT LLA­DÓ

Luis Ben­ve­nuty (Sala­man­ca, 1974) se trans­for­ma en per­so­na­je pa­ra, a tra­vés de la au­to­fic­ción, pre­sen­tar­nos a Su­per­guz­mán, su hi­jo, diag­nos­ti­ca­do de tras­torno ob­se­si­vo­com­pul­si­vo (TOC), y quien le acom­pa­ña en sus aven­tu­ras sub­ver­si­vas. Te van a co­ger na­rra las pe­ri­pe­cias de “el se­ñor de las mos­cas”, un pe­rio­dis­ta que en sus ra­tos li­bres se de­di­ca a pin­tar y en­gan­char in­sec­tos en las pa­re­des y vi­drios de la ciu­dad.

El es­ti­lo de Ben­ve­nuty es per­so­na­lí­si­mo. La no­ve­la es­tá hil­va­na­da a par­tir de múl­ti­ples re­pe­ti­cio­nes, ono­ma­to­pe­yas y pa­ra­ta­xis, ora­cio­nes uni­das por una cohe­ren­cia in­ter­na, re­nun­cian­do, mu­chas ve­ces, al uso de co­mas u otras for­mas or­to­grá­fi­cas. Pron­to el lec­tor en­tra en ese có­di­go, y es par­tí­ci­pe, en­ton­ces, de un dis­cur­so que tran­si­ta en­tre la iro­nía y el sar­cas­mo, en­tre la pa­ro­dia de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to y el gus­to por lo gro­tes­co. El pe­rio­dis­ta, que ya ha­bía es­cri­to fic­ción en Oja­lá te suba to­do, lo­gra re­unir, en el mis­mo es­pa­cio, re­fe­ren­cias pop, pe­lí­cu­las de los años ochen­ta, clá­si­cos de la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la y prác­ti­cas se­xua­les ex­tre­mas. Así, con­vi­ven Ro­bo­cop, Re­gre­so al fu­tu­ro, Gon­za­lo de Ber­ceo, el Can­tar de mio Cid ,el La­za­ri­llo de Tor­mes ,el cream­pie ,oel gang bang.

El pro­ta­go­nis­ta es un “cal­vo gor­do cua­ren­tón que me­te ba­rri­ga”, gra­cia­sal­cua­len­tra­mo­se­nel­díaa­día­de la re­dac­ción de un pe­rió­di­co. Co­no­ce­mos su re­la­ción con los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, y con su mu­jer, has­ta que el éxi­to de su ar­te ur­bano, que anun­cia a tra­vés de ví­deos en YouTu­be, en los que apa­re­ce con un pa­sa­mon­ta­ñas, le ha­ce su­mer­gir­se en una es­pi­ral que lo lle­va­rá al abis­mo y a la au­to­des­truc­ción. El re­co­no­ci­mien­to de los otros, de los que se es­con­den tras la pan­ta­lla, se con­vier­te en la peor de las con­de­nas. Na­die sa­be es­cu­char su par­ti­cu­lar lla­ma­da de socorro. Luis Ben­ve­nuty jue­ga aquí con el sín­dro­me de in­tui­ción de da­tos al azar (IDA), un sín­dro­me fic­ti­cio que el es­cri­tor Da­vid Fos­ter Wa­lla­ce se in­ven­tó es­cri­bien­do El rey pá­li­do y que con­sis­te en te­ner re­pen­ti­nas re­ve­la­cio­nes so­bre co­sas que no tie­nen nin­gu­na uti­li­dad y que, ade­más, no se pue­den de­mos­trar.

Hay al­go de Brea­king bad en la pro­pues­ta de Ben­ve­nuty, en esa me­ta­mor­fo­sis sin freno del pro­ta­go­nis­ta, que lo apar­ta de una ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal más o me­nos cómoda, pe­ro tam­bién se res­pi­ra la ter­nu­ra de La vi­da es be­lla, aque­lla pe­lí­cu­la en la que Ro­ber­to Be­nig­ni em­plea su inago­ta­ble ima­gi­na­ción pa­ra pro­te­ger a su hi­jo del ho­rror del con­tex­to. En Te van a co­ger lo que ha­ce el pa­dre, fi­nal­men­te, es en­se­ñar al hi­jo el irre­nun­cia­ble va­lor de la li­ber­tad, y de la di­fe­ren­cia. Y le in­vi­ta a uti­li­zar la crea­ción co­mo ar­ma arro­ja­di­za con­tra cual­quier ti­po de es­tig­ma. ¿No na­cen así los hé­roes con­tem­po­rá­neos?

Luis Ben­ve­nuty

Te van a co­ger

EDI­CIO­NES CARENA . 328 PÁ­GI­NAS. 15 EU­ROS

ÀLEX GAR­CíA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.