Balt­hus y la pe­dofi­lia

La Vanguardia - Culturas - - Arte|s - LAURA FREI­XAS

No pro­pon­go prohi­bir ni cen­su­rar na­da. Me apre­su­ro a acla­rar­lo, por­que sé por ex­pe­rien­cia que tan pron­to co­mo al­guien osa for­mu­lar una crí­ti­ca éti­ca, en vez de es­té­ti­ca, a una obra de ar­te, se alza un co­ro de vo­ces acu­sa­do­ras: ¡Cen­su­ra! ¡In­qui­si­ción! ¡Co­rrec­ción po­lí­ti­ca! ¡Pu­ri­ta­nis­mo!... Quie­ro tam­bién acla­rar que no voy a ha­blar de la vi­da per­so­nal del se­ñor Balt­ha­sar Klos­sows­ki (Pa­rís, 1908-Ros­si­niè­re, Sui­za, 2011), alias Balt­hus, al que na­die acu­só nunca, que yo se­pa, de abu­sos se­xua­les, sino de al­gu­nos de sus cua­dros, ex­pues­tos has­ta el pró­xi­mo 26 de ma­yo en el Mu­seo Thys­sen de Ma­drid.

El más fa­mo­so de ellos es sin du­da Thé­rè­se so­ñan­do

(1938), que mues­tra a una ni­ña de on­ce años (su ve­ci­ni­ta Thé­rè­se Blan­chard) re­cos­ta­da en una si­lla, con los ojos ce­rra­dos, la fal­da arre­man­ga­da y las bra­gas a la vis­ta. En el 2017, 12.000 fir­mas pi­die­ron que fue­ra re­ti­ra­do de las co­lec­cio­nes del Me­tro­po­li­tan de Nue­va York o por lo me­nos, “con­tex­tua­li­za­do”. ¿Por qué? An­tes de em­pe­zar con los gri­tos de ri­gor: ¡Cen­su­ra! ¡Pu­ri­ta­nis­mo!, et­cé­te­ra, pen­se­mos un mo­men­to.

Co­mo aho­ra sa­be­mos (pe­ro ha su­ce­di­do siem­pre), exis­te un pro­ble­ma gra­ví­si­mo, masivo y uni­ver­sal de abu­sos se­xua­les co­me­ti­dos por hom­bres po­de­ro­sos con­tra mu­je­res y me­no­res. ¿Tie­ne al­go que ver en ello el ar­te? Si por “te­ner que ver” en­ten­de­mos una re­la­ción in­me­dia­ta y di­rec­ta en­tre, por ejem­plo, con­tem­plar el cua­dro Thé­rè­se so­ñan­do o leer Lo­li­ta, y vio­lar ni­ñas, evi­den­te­men­te no. El ar­te, co­mo es­cri­be en el ca­tá­lo­go de la ex­po­si­ción Mi­chi­ko Kono, “de­be tra­tar lo feo, lo in­mo­ral, lo cruel”; el ar­te “se ca­rac­te­ri­za por su am­bi­güe­dad”; el ar­te es un jue­go. El pro­ble­ma, co­mo bien ex­pli­ca Mer­ce­des Ben­goe­chea en su con­tri­bu­ción al li­bro co­lec­ti­vo El sus­tra­to cul­tu­ral de la violencia de gé­ne­ro, es que “cuan­do to­da una cul­tu­ra ‘jue­ga’ a lo mis­mo, de­ja de ser un sim­ple jue­go. Ac­túa su­bli­mi­nal­men­te en la con­fi­gu­ra­ción del in­cons­cien­te co­lec­ti­vo”.

Y to­da la cul­tu­ra que nos ro­dea, sí, jue­ga a lo mis­mo. No es cual­quier “cruel­dad” la que mues­tra, sino, con ma­cha­co­na in­sis­ten­cia, el su­fri­mien­to de las mu­je­res: la ópe­ra y la pin­tu­ra es­tán lle­nas de vio­la­das y sui­ci­das (Lu­cre­cia, Di­do, Tos­ca, But­terfly...), la ico­no­gra­fía ca­tó­li­ca, de Do­lo­ro­sas, la pu­bli­ci­dad o la fo­to­gra­fía de mo­da, de imá­ge­nes que evo­can vio­la­ción o ‘Thé­rè­se so­ñan­do’, 1938. Óleo so­bre lien­zo muer­te vio­len­ta, y to­do ello con un au­ra de apro­ba­ción, de com­pla­cen­cia. O, aun­que sin violencia, la cul­tu­ra nos mues­tra a las mu­je­res co­mo ob­je­tos pa­si­vos, iner­tes, ofre­ci­dos a un va­rón desean­te o de­pre­da­dor, des­de las in­fi­ni­tas mu­je­res des­nu­das y tum­ba­das de la pin­tu­ra clá­si­ca has­ta esa poe­sía “amo­ro­sa” (Ne­ru­da, Sa­li­nas, Paz…) que des­cri­be a la ama­da no co­mo una per­so­na, sino co­mo un cuer­po, a me­nu­do mos­tra­do no en­te­ro sino a tro­zos: los pe­chos, las pier­nas... El pro­ble­ma es que así se si­túa al va­rón en el lu­gar de vo­yeur in­vi­si­ble, due­ño de un mun­do dis­pues­to pa­ra su ex­clu­si­vo pla­cer, co­mo se­ña­la John Ber­ger en su im­pac­tan­te en­sa­yo Mo­dos de ver.

Y el pro­ble­ma, por úl­ti­mo, es que quie­nes se sien­ten, com­pren­si­ble­men­te, in­có­mo­das o in­có­mo­dos an­te esas imá­ge­nes, tex­tos o pe­lí­cu­las, no sa­ben có­mo, en qué tér­mi­nos, con qué ar­gu­men­tos, cri­ti­car­las, ni qué al­ter­na­ti­vas ofre­cer. Lo que fa­ci­li­ta que sus ad­ver­sa­rios, sin en­ten­der tam­po­co lo que es­tá en jue­go (o qui­zá en­ten­dien­do de­ma­sia­do bien que se les es­tá dispu­tan­do el pri­vi­le­gio de ser due­ños del re­la­to), les acu­sen de “pu­ri­ta­nis­mo”.

Por mi par­te, su­gie­ro tres co­sas. Una, leer a las y los teó­ri­cos que efec­túan una crí­ti­ca ra­zo­na­da y ri­gu­ro­sa del ar­te y la li­te­ra­tu­ra des­de una pers­pec­ti­va so­cial, po­lí­ti­ca, de gé­ne­ro, co­mo los ya ci­ta­dos John Ber­ger y las au­to­ras de El sus­tra­to cul­tu­ral..., o co­mo Gri­sel­da Po­llock, Ros­zi­ka Par­ker o Lin­da No­chlin pa­ra las ar­tes vi­sua­les (¿có­mo pue­de ser que sus li­bros no es­tén to­da­vía tra­du­ci­dos?), Laura Mul­vey o Te­re­sa de Lau­re­tis en el ca­so del ci­ne. Dos, no prohi­bir ni cen­su­rar na­da (lo re­pi­to por si aca­so), pe­ro sí com­ple­men­tar: jun­to a esas obras que fo­men­tan la de­sigual­dad, na­tu­ra­li­zán­do­la y em­be­lle­cién­do­la, difundir otras que la cues­tio­nan.

De he­cho, es lo que es­tá ha­cien­do aho­ra mis­mo el Thys­sen: la ex­po­si­ción cen­tral es la de Balt­hus, cier­to, pe­ro otras tres, me­nos vis­to­sas, la con­tra­rres­tan; me re­fie­ro a Pio­ne­ras, que ex­po­ne obras de pin­to­ras van­guar­dis­tas ru­sas (mu­je­res que son su­je­tos crea­do­res, no ob­je­tos de la crea­ción mas­cu­li­na), a la ins­ta­la­ción The light­ning tes­ti­mo­nies, de Amar Kan­war, que re­co­ge tes­ti­mo­nios de vio­la­cio­nes en la In­dia, y a Pa­triar­ca­do, dos in­tere­san­tes ví­deos de Cris­ti­na Lu­cas y Eu­là­lia Vall­do­se­ra que pu­die­ron ver­se has­ta el pa­sa­do 31 de mar­zo. Tres: in­for­mar a las y los vi­si­tan­tes, no so­lo en el ca­tá­lo­go (don­de es­te asun­to ape­nas se abor­da y se ha­ce de for­ma, en mi opi­nión, ex­ce­si­va­men­te de­fen­si­va), sino en las car­te­las, de la po­lé­mi­ca. Por­que el asun­to en cues­tión: la res­pon­sa­bi­li­dad éti­ca del ar­te, es cru­cial, va a es­tar ca­da vez más pre­sen­te, y es ho­ra de que lo afron­te­mos no con cli­chés ni gri­tos de ri­gor,si­no­con­se­rie­dad.

Balt­hus

MU­SEO THYS­SEN–BOR­NE­MIS­ZA.MA­DRID.WWW.MUSEOTHYSS­EN.ORG. HAS­TA EL 26 DE MA­YO

No se tra­ta de prohi­bir ni cen­su­rar na­da, sino de com­ple­men­tar con obras que de­fien­den la igual­dad y de in­for­mar

THE ME­TRO­PO­LI­TAN MU­SEUM OF ART, NUE­VA YORK.© BALT­HUS, 2019

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.