El re­la­to de la me­mo­ria

La Vanguardia - Culturas - - Portada - JUAN ÁN­GEL JURISTO

La es­cri­to­ra Car­men Po­sa­das di­sec­cio­na el Ma­drid de los se­sen­ta Des­de lue­go no pue­de de­cir­se que de la obra de es­tos tres au­to­res se per­fi­le un hi­lo que les una, sal­vo en el ca­so de Ma­ría Tena y Car­men Po­sa­das, don­de la ex­pe­rien­cia de ha­ber per­te­ne­ci­do co­mo hi­jas de di­plo­má­ti­cos al mun­do de las em­ba­ja­das y com­par­tir la pa­sión por Uru­guay las ha­ce par­tí­ci­pes de un len­gua­je cóm­pli­ce, aun­que sus obras es­tén muy ale­ja­das en pre­su­pues­tos y re­so­lu­cio­nes en­tre ellas. Pe­ro tan­to en el ca­so de la pu­bli­ca­ción de los cuen­tos com­ple­tos de uno de los gran­des ha­ce­do­res de re­la­tos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, lo que es de­cir mu­cho, el ve­ne­zo­lano Ed­no­dio Quin­te­ro, co­mo en el de las dos úl­ti­mas no­ve­las de Tena y Po­sa­das, re­po­sa un há­li­to com­par­ti­do, te­nue, pe­ro exis­ten­te y has­ta tal pun­to que la su­per­vi­ven­cia mis­ma de la li­te­ra­tu­ra de­pen­de de él: el im­pul­so de ex­pre­sar el re­cuer­do, la me­mo­ria.

Y es­tos tres au­to­res ha­cen en es­tos tres li­bros que recomendam­os pa­ra el día de Sant Jor­di que la me­mo­ria, con­di­ción in­dis­pen­sa­ble de la li­te­ra­tu­ra, se alíe al pai­sa­je de tiem­pos pa­sa­dos pa­ra de esa ma­ne­ra ilu­mi­nar un pre­sen­te que en cier­ta ma­ne­ra se nos mues­tra opa­co, ce­rra­do. Cuen­tos sal­va­jes. ATA­LAN­TA

La edi­ción de los cuen­tos com­ple­tos del es­cri­tor ve­ne­zo­lano Ed­no­dio Quin­te­ro (Las Me­si­tas, Tru­ji­llo, Ve­ne­zue­la, 1947) ba­jo el tí­tu­lo de Cuen­tos sal­va­jes por Ata­lan­ta de­be­ría ser ca­li­fi­ca­da de acon­te­ci­mien­to li­te­ra­rio por ser uno de los gran­des na­rra­do­res ac­tua­les que po­see la li­te­ra­tu­ra en es­pa­ñol. Sus cuen­tos par­ti­ci­pan de la ex­tra­ña ca­li­dad que aú­na a es­cri­to­res co­mo Jor­ge Luis Bor­ges, Juan Car­los Onet­ti, Juan Jo­sé Arreo­la, Ju­lio Cor­tá­zar, Juan Rul­fo, Ró­mu­lo Gallegos, Ale­jan­dra Ma­drid... y que han he­cho del re­la­to uno de los gé­ne­ros por ex­ce­len­cia del con­ti­nen­te. Ja­po­nó­lo­go, tra­duc­tor del ja­po­nés de, en­tre otros au­to­res, Ju­ni­chi­ro Ta­ni­za­ki y Ryu­no­su­ke Aku­ta­ga­wa, es co­no­ci­do en­tre no­so­tros por sus no­ve­las, en­tre ellas la que le dio fama, La dan­za del ja­guar, de la que ha­bló en su mo­men­to su ami­go En­ri­que Vi­la-Ma­tas, y al­gu­nas edi­cio­nes de sus cuen­tos, pe­ro su in­te­rés tras­pa­sa es­tos ám­bi­tos pa­ra ex­pan­dir­se a otros no me­nos atra­yen­tes co­mo el en­sa­yo y el guión ci­ne­ma­to­grá­fi­co.

Quin­te­ro es apa­sio­na­do de Alon­so Qui­jano y del wes­tern y di­ce que se le­yó la obra de Cer­van­tes de un ti­rón. No es ex­tra­ño que to­dos los per­so­na­jes de sus cuen­tos, la ma­yo­ría es­cri­tos en pri­me­ra per­so­na por­que se­gún su au­tor ga­nan en in­ten­si­dad y ve­ro­si­mi­li­tud, ten­gan esa vo­ca­ción per­sis­ten­te de su­per­vi­ven­cia en su so­le­dad que aú­na al per­so­na­je de Cer­van­tes con los del Le­jano Oes­te. Cuen­tos co­mo el que da tí­tu­lo al vo­lu­men El co­ra­zón ajeno o los con­te­ni­dos en Ca­be­za de Ca­bra y otros re­la­tos, así co­mo El ar­que­ro dor­mi­do son sen­ci­lla­men­te ex­tra­or­di­na­rios y dig­nos al­gu­nos de ellos de for­mar par­te de los re­la­tos me­jor tra­ba­dos de la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na ac­tual. El pai­sa­je que ha­bi­ta en es­tos re­la­tos sue­le re­tro­traer­se a los agres­tes po­bla­dos en­tre cor­di­lle­ras de su in­fan­cia: per­sis­ten­te ob­se­sión de los re­cur­sos de la me­mo­ria en un au­tor que, aun­que vi­va en una ciu­dad pe­que­ña, di­ce pre­fe­rir las gran­des ur­bes, Nue­va York, Pa­rís, Lon­dres... To­kio, siem­pre To­kio. Un gran li­bro. Na­da que no se­pas. TUS­QUETS

Ga­lar­do­na­da con el XIV pre­mio Tus­quets de No­ve­la 2018, Na­da que no se­pas es la úl­ti­ma en­tre­ga na­rra­ti­va de Ma­ría Tena (Ma­drid, 1953) des­pués de El no­vio chino y se en­mar­ca den­tro de es­ta co­rrien­te ac­tual de dar cuen­ta, en cla­ve au­to­bio­grá­fi­ca, de la me­mo­ria en torno a la fa­mi­lia. La no­ve­la tra­ta de un regreso al pa­sa­do por par­te de una mu­jer que vi­ve una cri­sis en su re­la­ción amo­ro­sa y ha­lla en ese regreso cier­tas cla­ves de ilu­mi­na­ción del pre­sen­te; así, la cons­ta­ta­ción de que si uno se cu­ra, esa li­be­ra­ción im­pli­ca en cier­ta for­ma la sal­va­ción del otro. Ese regreso al pa­sa­do tie­ne una fe­cha, los años ar­cá­di­cos pa­sa­dos en una in­fan­cia en el pa­raí­so uru­gua­yo de los se­sen­ta y la muer­te de su ma­dre. Ese pai­sa­je de la in­fan­cia vuel­ve a ser vi­si­ta­do, años más tar­de, por la pro­ta­go­nis­ta de la no­ve­la pa­ra ras­trear hue­llas de un re­la­to que se ha desa­rro­lla­do en su men­te a lo lar­go de los años: se re­en­cuen­tra con ami­gas de la in­fan­cia, se en­tre­vis­ta con gen­te que ter­mi­ne por ex­pli­car­le la ra­zón de que ella y su her­mano tu­vie­ran que aban­do­nar Uru­guay des­pués de la muer­te de la ma­dre... La me­mo­ria co­mo im­pul­so cu­ra­ti­vo, el re­la­to del re­cuer­do co­mo ca­paz de crear esa cu­ra­ción... La li­te­ra­tu­ra es te­ra­péu­ti­ca. La maes­tra de tí­te­res. ES­PA­SA

Car­men Po­sa­das (Mon­te­vi­deo, Uru­guay, 1953) ha rea­li­za­do con La maes­tra de tí­te­res una mi­ra­da in­te­li­gen­te al pa­sa­do de ma­nos de una de esas mu­je­res que sue­len aso­ciar­se a un pa­sa­do ca­si mí­ti­co don­de co­exis­ten una Cléo de Mé­ro­de con una Ma­ta Ha­ri o una Ani­ta Del­ga­do de ma­ne­ra in­ve­ro­sí­mil aun­que cohe­ren­te. Po­sa­das ha re­crea­do el Ma­drid de los se­sen­ta a tra­vés de la fi­gu­ra de Bea­triz Ca­lan­da y sus cua­tro ma­ri­dos, des­de el ban­que­ro de úl­ti­mo re­cur­so al ac­tor de mo­da y al es­cri­tor fa­mo­so pa­san­do por el aris­tó­cra­ta de bri­llo. Con­se­cuen­cia de ello, cua­tro hi­jas que pug­nan por que­dar­se con el au­ra mí­ti­ca de su ma­dre. La bri­llan­te cró­ni­ca de una no­ve­la in­te­li­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.