La his­to­ria al res­ca­te

La Vanguardia - Culturas - - Portada - JO­SÉ EN­RI­QUE RUIZ-DO­MÈ­NEC

Be­ne­det­ta Cra­ve­ri en la Pe­dre­ra en el 2016 El pe­rio­do com­pren­di­do en­tre el úl­ti­mo Sant Jor­di y el pre­sen­te ha si­do al­ta­men­te po­si­ti­vo en lo que se re­fie­re a la pu­bli­ca­ción de ex­ce­len­tes li­bros de bue­na his­to­ria. Con ellos, los lec­to­res han com­pro­ba­do la va­lien­te res­pues­ta de la in­dus­tria del li­bro es­pa­ño­la an­te el desafío crea­do por una par­te de la so­cie­dad oc­ci­den­tal a la ho­ra de ge­ne­rar re­la­tos ma­ni­pu­la­dos o sim­ple­men­te fal­sos so­bre el pa­sa­do. Ele­gir tres li­bros es una ta­rea di­fí­cil, aun­que gra­ta, por­que po­ne de ma­ni­fies­to una vez más la ca­pa­ci­dad de apos­tar por la ex­ce­len­cia en me­dio de un ri­co ma­te­rial. Los úl­ti­mos li­ber­ti­nos. SIRUELA

Ini­cio la se­lec­ción con un li­bro que re­su­me to­do lo di­cho a la ho­ra de afron­tar un te­ma do­mi­na­do por los tó­pi­cos co­mo es el mun­do de los li­ber­ti­nos. Be­ne­det­ta Cra­ve­ri (Roma, 1942) ha rea­li­za­do un mag­ní­fi­co es­tu­dio so­bre sie­te per­so­na­jes de la Fran­cia del si­glo XVIII que vi­ven sus ideas al lí­mi­te en una épo­ca ter­mi­nal pues to­dos ellos son afec­ta­dos por el año 1789, tan­to por la re­vo­lu­ción co­mo por los apa­sio­na­dos de­ba­tes po­lí­ti­cos de los que de­pen­dió el des­tino de to­do el país. Los sie­te coin­ci­den en que el ver­da­de­ro pla­cer es­tá en una lec­tu­ra es­cép­ti­ca de la vi­da. Hay que con­tro­lar los ape­ti­tos, en­cau­zar­los en una con­duc­ta aus­te­ra que ase­gu­re ese sou­ci de soi que con­vier­te la exis­ten­cia en una te­ra­pia del al­ma. Ya se ve, na­da que ver con lo que cree­mos un li­ber­tino. Pe­ro es que ade­más, el flu­jo del li­ber­ti­na­je tie­ne una his­to­ria de lar­ga du­ra­ción, em­pe­za­da en Fran­cia du­ran­te el rei­na­do de En­ri­que IV al in­va­dir la con­duc­ta li­ber­ti­na el cam­po de las cos­tum­bres y del sa­ber, y fi­na­li­za­da en 1789 en­tre el asal­to a la Bas­ti­lla y a las Tu­lle­rías cuan­do se vio que el an­ti­guo ré­gi­men era ya el pa­sa­do. El li­ber­ti­na­je fue una ac­ti­tud an­te la vi­da, un juego con el or­den es­ta­ble­ci­do, con las cos­tum­bres, con Dios, al que se le vio “de­ma­sia­do” ocul­to; un juego que pa­ra ju­gar­lo exi­gía leer a Mon­taig­ne, a Cha­rron (de ahí les vie­ne el es­cep­ti­cis­mo), a La Ro­che­fou­cauld (el de las má­xi­mas). In­cre­du­li­dad e in­di­fe­ren­cia: las prac­ti­ca­ba Ro­ger Ra­bu­tin, con­de de Bussy, an­te la jo­lie païen­ne Ma­da­me de Sé­vig­né co­mo si se tra­ta­se de una an­ti­ci­pa­ción de Las amis­ta­des pe­li­gro­sas de Cho­der­los de La­clos. Y lue­go una plé­ya­de de poe­tas, en­sa­yis­tas, fi­ló­so­fos, in­clu­so jan­se­nis­tas cer­ca­nos al es­pí­ri­tu de Port-Ro­yal des Champs don­de ejer­cían Pas­cal o Ra­ci­ne: un flu­jo que al­can­za la po­lí­ti­ca con los aris­tó­cra­tas de la Fron­da que se le­van­tan con­tra Luis XIV, pa­ra que ma­ti­za­ra sus an­he­los de ser el Sol en aque­lla cor­te de Ver­sa­lles que qui­so ser cen­tro del uni­ver­so con per­mi­so de Ni­non de Len­clos, en cu­yos sa­lo­nes se dis­cu­tió el li­ber­ti­na­je co­mo sen­ti­do de la vi­da. La pla­za y la to­rre. Re­des, je­rar­quías y la lu­cha por el po­der glo­bal. DE­BA­TE

Mi se­gun­da elec­ción es el li­bro de Niall Fer­gu­son (Glas­gow, 1964) , quizás tam­bién por­que su­po­ne un re­to pa­ra el his­to­ria­dor el es­tu­dio de las re­des en es­ta épo­ca do­mi­na­da pre­ci­sa­men­te por eso que abu­si­va­men­te lla­ma­mos re­des so­cia­les. El re­sul­ta­do es una obra bri­llan­te, ame­na, bien tra­ba­ja­da, que ex­po­ne des­de el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do de los Illu­mi­na­ti al efec­to de las re­des en las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, elec­ción de Trump en EE.UU., Bre­xit en In­gla­te­rra, gue­rra de Ucra­nia, ane­xión de Cri­mea, gue­rra en Si­ria, a los que po­dría unirse el pro­cés en Ca­ta­lun­ya. Con apor­ta­cio­nes lle­nas de sa­bi­du­ría e in­ge­nio, ade­más de prác­ti­cas que per­mi­ten a los re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos ajus­tar sus dis­cur­sos a una mo­der­ni­dad que a me­nu­do se les es­ca­pa, al es­tar atra­pa­dos en lec­tu­ras ob­so­le­tas e in­ter­pre­ta­cio­nes ba­na­les de lo que son pro­ce­sos de lar­ga du­ra­ción que han con­fi­gu­ra­do el mun­do oc­ci­den­tal, al me­nos des­de el si­glo XIV se­gún pien­sa acer­ta­da­men­te el au­tor, al com­pa­rar en acer­ta­do uso de la mi­cro­his­to­ria la si­tua­ción ac­tual en el conflicto en­tre re­des y je­rar­quía con la que tu­vo lu­gar en Sie­na, en los años en que se hi­zo la pla­za pú­bli­ca, en­tre el mer­ca­do co­mo ex­pre­sión de una red co­mer­cial y fi­nan­cie­ra de gran al­can­ce, mun­dial yo di­ría, y la to­rre (en es­te ca­so la To­rre Man­gia) co­mo ex­pre­sión del po­der lo­cal, que im­po­nía nor­mas del buen go­bierno, co­mo que­da­ron re­fle­ja­das en las fres­cos que los her­ma­nos Lo­ren­zet­ti pin­ta­ron en el pa­la­cio co­mu­nal. To­da una lec­ción de bue­na his­to­ria, efi­caz y prác­ti­ca pa­ra el ac­tual tiem­po de in­cer­ti­dum­bre que nos ha to­ca­do vi­vir. Una lec­ción ol­vi­da­da. Via­jes por la his­to­ria de Eu­ro­pa. TUS­QUETS

El ter­cer li­bro ele­gi­do es el be­llo re­la­to que Gui­ller­mo Altares (Ma­drid, 1968) de­di­ca a Eu­ro­pa, te­ñi­do con la ele­gan­cia y el sa­ber es­tar de quien ha via­ja­do mu­cho, ha vis­to mu­cho y ha es­cu­cha­do mu­cho. Aquí se nos ofre­cen una se­rie de es­tam­pas co­mo la me­jor ma­ne­ra de com­pren­der la reali­dad de una di­ver­si­dad co­mo es la cul­tu­ra eu­ro­pea, he­cha de pue­blos, len­guas, sen­sa­cio­nes e ima­gi­na­cio­nes con mu­cha per­so­na­li­dad ca­da una de ellas. Altares las co­se con un hi­lo de oro, las lle­va a un cau­dal ex­pli­ca­ti­vo que con­vier­te al lec­tor en cóm­pli­ce vo­lun­ta­rio de su re­la­to, al in­vi­tar­le a re­co­rrer co­mo hi­zo él mis­mo aque­llos paí­ses, ciu­da­des, te­rri­to­rios, na­cio­nes, que han con­fi­gu­ra­do ese mun­do que lla­ma­mos Eu­ro­pa, al que que­re­mos el me­jor de los fu­tu­ros po­si­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.