Qué bueno que vi­nie­ron

Nés­tor Sán­chez u Os­val­do Lam­borg­hi­ni for­man par­te de la his­to­ria de Bar­ce­lo­na, ciu­dad a la que per­te­ne­cen hoy Ro­dri­go Fre­sán, Fla­via Com­pany o Lá­za­ro Co­vad­lo. Y el edi­tor Ri­car­do Ro­dri­go, due­ño de RBA

La Vanguardia - Culturas - - Portada - Xa­vi Ayén XA­VI AYÉN

Bar­ce­lo­na no se en­tien­de sin ar­gen­ti­nos. Es­to es una ver­dad irre­fu­ta­ble. Los ha­bi­tan­tes de es­ta ciu­dad me­di­te­rrá­nea ne­ce­si­ta­mos, al igual que el ai­re de la mon­ta­ña del Ti­bi­da­bo, que ha­ya ar­gen­ti­nos cir­cu­lan­do por las ca­lles, cuan­tos más me­jor: para ado­rar­los en el es­ta­dio, para cul­par­los de que nues­tras no­vias nos de­jen, para psi­coa­na­li­zar­nos y, por su­pues­to, para ha­blar de li­bros. El mun­do editorial no hu­bie­ra si­do el mis­mo sin ellos.

Ju­lio Cor­tá­zar (1914-1984) vi­vía en Pa­rís, pe­ro vi­si­ta­ba Bar­ce­lo­na a me­nu­do. El pro­fe­sor Joa­quín Mar­co re­cuer­da ha­ber vis­to al cro­no­pio dur­mien­do en el in­te­rior de su fur­go­ne­ta apar­ca­da en la pla­za Les­seps. Ve­nía a ver a su ami­ga Cris­ti­na Pe­ri Ros­si y a to­dos los es­cri­to­res, en aque­llos años del boom –los 60 y 70– y pos­te­rio­res. Ya de ni­ño so­ña­ba con unos ex­tra­ños mo­sai­cos de co­lo­res que más tar­de iden­ti­fi­có con los del Park Güell de An­to­ni Gau­dí, a don­de su ma­dre lo ha­bía lle­va­do cuan­do él te­nía en­tre uno y tres años y vi­vían en la ciu­dad. Ya adul­to, Cor­tá­zar ve­nía a com­prar­se ro­pa –jer­séis de cue­llo al­to y po­los por do­ce­nas– en El Cor­te In­glés. Su pri­me­ra es­po­sa y al­ba­cea, Au­ro­ra Ber­nár­dez, man­tu­vo apar­ta­men­to en el ba­rrio de Grà­cia has­ta su muer­te en el 2014.

Fue Cor­tá­zar el que se­ña­ló a Nés­tor Sán­chez (1935-2003) co­mo su po­si­ble su­ce­sor. No acer­tó. No hay vida más dra­má­ti­ca que la de es­te au­tor que fue re­pre­sen­ta­do por Car­men Bal­cells y edi­ta­do por Car­los Barral pe­ro que aca­bó, unos años des­pués, men­di­gan­do por las ca­lles de Man­hat­tan. Le die­ron in­clu­so por muer­to has­ta que re­apa­re­ció, por sor­pre­sa, para pa­sar los úl­ti­mos años de su vida en Bue­nos Ai­res. La muer­te de su hi­ja Pau­la, con un año, en 1972 en Bar­ce­lo01

na, no con­tri­bu­yó a me­jo­rar sus de­li­rios, sus alu­ci­na­cio­nes, esas vo­ces que le or­de­na­ban qué ha­cer... En­ri­que Vi­la-Ma­tas se hi­zo es­cri­tor tras leer No­so­tros dos, de Sán­chez, miem­bro ac­ti­vo de la sec­ta del armenio Gurd­jieff.

Lui­sa Va­len­zue­la pu­do coin­ci­dir con Sán­chez, pues lle­gó a la ciu­dad en 1973. Que­dó fas­ci­na­da por el ambiente pros­ti­bu­la­rio del ba­rrio chino –que de chino siem­pre ha te­ni­do muy po­co–, don­de am­bien­tó bue­na par­te de su no­ve­la Co­mo en la gue­rra, don­de el pro­ta­go­nis­ta acu­de ves­ti­do de mu­jer a se­sio­nes de pseu­do­psi­coa­ná­li­sis.

El rompe­dor Os­val­do Lam­borg­hi­ni (1940-1985) –au­tor fe­ti­che de Bo­la­ño o Cé­sar Ai­ra– vi­vió a fon­do la bohe­mia pre­olím­pi­ca y ex­pe­ri­men­tó di­ver­sas mar­gi­na­cio­nes: la del in­mi­gran­te ile­gal, la del pro­le­ta­rio editorial y la del si­len­cio del mun­do li­te­ra­rio. El au­tor de El Fiord desa­rro­lló una ca­rre­ra ar­tís­ti­ca a la que el Mac­ba, el mu­seo de arte con­tem­po­rá­neo de Bar­ce­lo­na, con­sa­gró una ex­po­si­ción en el 2015, don­de se le pre­sen­ta­ba co­mo rey del co­lla­ge y pre­cur­sor de con­cep­tos co­mo la li­te­ra­tu­ra ex­pan­di­da, la no­ve­la grá­fi­ca o la cul­tu­ra del fan­zi­ne.

En 1974 lle­gó Ho­ra­cio Váz­que­zRial (1947-2012), a quien per­se­guía la organizaci­ón te­rro­ris­ta Tri­ple A. Pro­lí­fi­co, pu­bli­có más de vein­te tí­tu­los tan­to de na­rra­ti­va co­mo de en­sa­yo. Su eclo­sión se pro­du­jo en los 80, con obras co­mo His­to­ria del Triste (fi­na­lis­ta del pre­mio Na­dal) o La rei­na de oros (fi­na­lis­ta del Pla­za & Ja­nés). En La ca­pi­tal del ol­vi­do (2004), usó el po­li­cia­co para sa­car a la luz sus recuerdos 02

01 Ro­dri­go Fre­sán lle­gó en 1999. Su úl­ti­mo li­bro es ‘La par­te so­ña­da’ (2017) 02 El edi­tor Ri­car­do Ro­dri­go lle­gó en 1971 y ha cons­trui­do el im­pe­rio RBA del ho­rror de la dic­ta­du­ra ar­gen­ti­na. En Bar­ce­lo­na, con­ta­ba, de­jó de ser de iz­quier­das; y fue uno de los fun­da­do­res del par­ti­do Ciu­da­da­nos.

Al­gu­nas au­to­ras ar­gen­ti­nas han adop­ta­do el idio­ma ca­ta­lán. Se tra­ta de Fla­via Com­pany –que es­tá dan­do la vuel­ta al mun­do des­de ju­nio del año pa­sa­do, sin fe­cha de re­gre­so– y al­ter­na am­bos idio­mas, con obras co­mo Ma­gô­ko­ro, apa­re­ci­do es­te año. El otro ejem­plo es Sil­va­na Vogt, que ha no­ve­la­do el co­rra­li­to en ca­ta­lán en La me­cà­ni­ca de l’ai­gua (2016).

Uno de los au­to­res más re­co­no­ci­dos in­ter­na­cio­nal­men­te es Ro­dri­go Fre­sán, que lle­gó en 1999 “por­que mi mu­jer es me­xi­ca­na y bus­cá­ba­mos un lu­gar neu­tral don­de cons­truir una vida juntos”. Es­tá a pun­to de cul­mi­nar un am­bi­cio­so pro­yec­to, su tri­lo­gía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.