La hue­lla de Os­car Ma­sot­ta

El he­te­ro­do­xo en­sa­yis­ta in­tro­du­jo a La­can en Bar­ce­lo­na, con sus gru­pos de estudio que reunían a es­tu­dian­tes, psi­có­lo­gos y psi­quia­tras, ju­ris­tas e in­te­lec­tua­les co­mo Eu­ge­nio Trías o Alberto Car­dín

La Vanguardia - Culturas - - Portada - JO­SÉ R. UBIETO

El pa­so de Os­car Ma­sot­ta (Bue­nos Ai­res, 1930-Bar­ce­lo­na, 1979) por Bar­ce­lo­na fue cla­ve para mu­chos de los que nos de­di­ca­mos hoy al psi­coa­ná­li­sis. Aun sin ter­mi­nar nuestros es­tu­dios de psi­co­lo­gía, an­cla­dos en un sa­ber aca­dé­mi­co mor­ti­fi­can­te, que­da­mos pren­di­dos de la chis­pa y la fres­cu­ra que ese ar­gen­tino, hui­do de la dic­ta­du­ra, nos traía.

Te­nía­mos al­gu­na idea del psi­coa­ná­li­sis or­to­do­xo, pre­sen­te to­da­vía en la Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía de la en­ton­ces Uni­ver­si­dad Cen­tral de Bar­ce­lo­na, pe­ro la pes­te que nos tra­jo Ma­sot­ta –pa­ra­fra­sean­do a Freud a su lle­ga­da a Es­ta­dos Uni­dos– nos vi­vi­fi­có. Has­ta el pun­to que hoy, cua­ren­ta años des­pués de su muer­te, la Bi­blio­te­ca del Campo Freu­diano que él fun­dó en 1977 si­gue en ac­ti­vo co­lec­cio­na­do vo­lú­me­nes de psi­coa­ná­li­sis, pe­ro so­bre to­do or­ga­ni­zan­do pre­sen­ta­cio­nes de li­bros, cur­sos y de­ba­tes. Mu­chos vin­cu­la­dos a las pa­sio­nes de Ma­sot­ta: el psi­coa­ná­li­sis, por su­pues­to, pe­ro tam­bién el arte (ci­ne, li­te­ra­tu­ra, pin­tu­ra).

Ma­sot­ta fue sin du­da un in­cla­si­fi­ca­ble, co­mo que­dó pa­ten­te en la ex­po­si­ción La teo­ría co­mo ac­ción desa­rro­lla­da en el Mac­ba el año pa­sa­do. Su tra­yec­to­ria abar­có, ade­más del psi­coa­ná­li­sis, cam­pos di­ver­sos co­mo la li­te­ra­tu­ra, los mo­vi­mien­tos van­guar­dis­tas en el arte plás­ti­co, la his­to­rie­ta, la se­mio­lo­gía o las teo­rías es­truc­tu­ra­lis­tas. Su po­si­ción he­ré­ti­ca, al mar­gen del aca­de­mi­cis­mo –él mis­mo de­jó a me­dias sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios– y con una fuer­te enun­cia­ción pro­pia, re­sul­tó cru­cial en mu­chas de las trans­for­ma­cio­nes del campo cul­tu­ral ar­gen­tino, pe­ro tam­bién la­ti­noa­me­ri­cano, en las dé­ca­das de los cin­cuen­ta y se­sen­ta. No cual­quie­ra po­día ser, al mis­mo tiem­po, mar­xis­ta y aman­te del pop art, en aque­llos años de re­sis­ten­cia y de fuer­tes con­vic­cio­nes ideo­ló­gi­cas,

Fue pro­ce­den­te del mun­do del hap­pe­ning co­mo, pos­te­rior­men­te, de­vino en un lec­tor de Jac­ques La­can y en psi­coa­na­lis­ta. En 1974 fun­dó en Bue­nos Ai­res la Es­cue­la Freu­dia­na tras via­jar a Pa­rís y en­tre­vis­tar­se con La­can. La si­tua­ción po­lí­ti­ca le obli­gó a huir de Ar­gen­ti­na y, tras un año y me­dio en Lon­dres, don­de con­tac­tó con al­gu­nos jó­ve­nes psi­quia­tras ca­ta­la­nes y ga­lle­gos, lle­gó a Bar­ce­lo­na a fi­na­les de 1975 para de­di­car­se ca­si ex­clu­si­va­men­te a la en­se­ñan­za del psi­coa­ná­li­sis, y par­ti­cu­lar­men­te a la in­tro­duc­ción de Jac­ques La­can en Es­pa­ña.

Lo hi­zo con un dis­po­si­ti­vo, traí­do de su país, que fue­ron los gru­pos de estudio, don­de se amal­ga­ma­ban es­tu­dian­tes, pro­fe­sio­na­les de la psi­co­lo­gía y la psi­quia­tría, ju­ris­tas e in­te­lec­tua­les co­mo Eu­ge­nio Trías o Alberto Car­dín, cons­ti­tu­yén­do­se co­mo ver­da­de­ras ex­pe­rien­cias de ela­bo­ra­ción de sa­ber. Un gru­po de ocho o do­ce per­so­nas al­re­de­dor de una mesa, en el ta­ller del pin­tor Gui­no­vart y lue­go en su do­mi­ci­lio de la ca­lle J.S. Bach, se reunían –mu­chas ve­ces de no­che– para leer los tex­tos de Freud y de La­can.

Ma­sot­ta fue un lec­tor un tan­to es­pe­cial, que no se li­mi­ta­ba a ex­pli­car el con­te­ni­do de lo que leía sino que, so­bre to­do, nos en­se­ñó a leer. Y hay que de­cir que leer a La­can no era fá­cil y me­nos en aque­llos tiem­pos don­de ni si­quie­ra sa­bía­mos de Nor­ber­to Mos­tei­rin: Re­tra­to de Os­car Ma­sot­ta para ‘La Na­ción’, Bue­nos Ai­res, 9 de sep­tiem­bre de 1970. su exis­ten­cia. El psi­coa­na­lis­ta En­ric Be­ren­guer re­cor­da­ba (Ma­sot­ta, su agal­ma) có­mo ese tra­ba­jo de lec­tu­ra com­bi­na­ba dos con­sig­nas: “Una, es­truc­tu­ra­lis­ta: bus­car la es­truc­tu­ra del tex­to, su ca­rác­ter de sis­te­ma. Otra, la­ca­nia­na: ha­cer res­pon­der al tex­to por las pre­gun­tas que plan­tea”. Com­bi­na­ba así la aten­ción al de­ta­lle con el es­fuer­zo de cap­tar en ca­da tex­to las pre­gun­tas que plan­tea. Un re­cuer­do per­so­nal de esa fa­ci­li­dad, no exen­ta de ri­gor, con la que Ma­sot­ta nos trans­mi­tía con­cep­tos di­fí­ci­les y no­ve­do­sos para no­so­tros: en una oca­sión, y an­te mi pre­gun­ta por el de­seo, que él –si­guien­do a La­can– li­ga­ba a la fal­ta y no tan­to a un ob­je­to con­cre­to, se­ña­ló una ban­de­ja de cro­que­tas re­cién he­chas que al­guien de la ca­sa lle­va­ba al co­me­dor y me di­jo: “¿Te ape­te­cen? Pues bien, hoy no las pro­ba­rás… pe­ro tu de­seo por ellas si­gue vivo”.

La hue­lla de Ma­sot­ta en Bar­ce­lo­na si­gue hoy más vi­va que nun­ca. Su pa­sión por la lec­tu­ra le lle­vó a or­ga­ni­zar ci­clos de con­fe­ren­cias en di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes de la ciu­dad: Fun­da­ció Mi­ró, don­de dic­tó una con­fe­ren­cia so­bre Freud y la es­té­ti­ca, el Ins­ti­tu­to Ale­mán y sus Lec­tu­ras de Freud, o el De­par­ta­men­to de Psi­quia­tría de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na don­de in­ter­vino a pro­pó­si­to de la psi­co­sis.

Sus Lec­cio­nes de in­tro­duc­ción al psi­coa­ná­li­sis, trans­crip­ción de sus cur­sos en Es­pa­ña, fue un au­tén­ti­co li­bro de ca­be­ce­ra para mu­chos in­tere­sa­dos que se aden­tra­ban en la lec­tu­ra de La­can des­cu­brien­do, así, una ma­ne­ra di­fe­ren­te de acer­car­se al tex­to. To­do ese tra­ba­jo con­flu­yó en las dos bi­blio­te­cas que él fun­dó en Es­pa­ña, la de Bar­ce­lo­na y la de Vi­go, que se con­vir­tie­ron en el em­brión de una am­plia co­mu­ni­dad de psi­coa­na­lis­tas de orien­ta­ción la­ca­nia­na, que hoy si­guen su tra­ba­jo en el mar­co de la Es­cue­la La­ca­nia­na de Psi­coa­ná­li­sis (ELP), in­te­gra­da en la Aso­cia­ción Mun­dial de Psi­coa­ná­li­sis (AMP).

Jo­sé Ra­món Ubieto es psi­coa­na­lis­ta (AMP). Di­rec­tor de la re­vis­ta ‘Freu­dia­na’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.