En­tre­vis­ta a Pe­ter Hook, mú­si­co Elo­gio y dis­pa­ra­te del ‘club­bing’ mo­derno

La Vanguardia - Culturas - - Escenario|s -

LUIS COS­TA

De en­tra­da, ‘The Haçien­da’ po­dría con­fun­dir­se con un li­bro de au­to­ayu­da di­ri­gi­do a quie­nes tie­nen en men­te abrir un club…

Po­dría ser, pe­ro en mi ca­so no ha fun­cio­na­do,ya­quee­nel2010­vol­víaa­brir otro club, aun­que es­ta vez con so­cios mu­cho más sen­sa­tos. No lo con­si­de­ro un li­bro de con­se­jos, sino un dia­rio de aven­tu­ras. No te­nía­mos ni idea de dón­de nos es­tá­ba­mos me­tien­do. De nin­gún mo­do. Es­tá­ba­mos to­dos tan ale­gre­men­te fe­li­ces, has­ta que los pro­ble­mas de di­ne­ro y los im­pues­tos, en 1985, nos de­vol­vie­ron a la reali­dad. Nos en­fren­tá­ba­mos a un co­lap­so eco­nó­mi­co. Así que tu­vi­mos tres años in­creí­bles en The Haçien­da co­mo área de jue­gos pri­va­da, sin preo­cu­par­nos por el di­ne­ro. Es­tu­vi­mos ju­gue­tean­do mien­tras Ro­ma ar­día. Tony [Wilson] y Rob [Gret­ton, má­na­ger de Joy Di­vi­sion y New Or­der] no te­nían ni idea de lo que les es­ta­ban per­mi­tien­do ha­cer a los de­más. Creo que só­lo que­rían ver la par­te bue­na de las per­so­nas. Se com­por­ta­ron con los de­más tal y co­mo que­rían que lo hi­cie­ran con ellos. Así lo hi­cie­ron, pe­ro ter­mi­na­ron por ser com­ple­ta­men­te rí­gi­dos con es­ta pre­mi­sa. Y ese fue el pro­ble­ma.

¿Có­mo fue su ex­pe­rien­cia en los clubs de Nue­va York co­mo Dan­ce­te­ria o Stu­dio 54? ¿Qué pen­sa­ban re­pli­car de esos tem­plos del bai­le?

Los clubs de Nue­va York te­nían un hu­mo muy os­cu­ro y eran muy van­guar­dis­tas en su di­se­ño. The Haçien­da re­sul­tó ser esen­cial, la gen­te co­mo no­so­tros por fin te­nía un lu­gar al que ir en Man­ches­ter. No ha­bía una in­ten­ción de re­pli­car los clubs de Nue­va York, só­lo sen­tía­mos que íba­mos a te­ner la mis­ma éti­ca que aque­llos lu­ga­res pa­re­cían te­ner. Pe­ro lue­go se con­vir­tió en una com­pe­ten­cia por en­ci­ma del tres mil por cien­to del ex­pe­ri­men­to del club noc­turno so­bre­di­men­sio­na­do de Ben Kelly [ar­qui­tec­to del edi­fi­cio]. Pe­ro lo que Ben creó fue mu­cho más que esas la­men­ta­bles ca­jas ne­gras su­cias de Nue­va York, mu­cho más que un Stu­dio 54.

La in­gen­te can­ti­dad de erro­res ab­sur­dos y ma­las de­ci­sio­nes que se to­ma­ron es de­ses­pe­ran­te. Pe­ro hay uno que es­cue­ce es­pe­cial­men­te: que el club per­ma­ne­cie­ra abier­to du­ran­te to­da la se­ma­na, a pe­sar de es­tar siem­pre va­cío. Y to­do por no trai­cio­nar la qui­jo­tes­ca idea de Tony Wilson de club so­cial. ¿Có­mo es po­si­ble que esa si­tua­ción se pro­lon­ga­ra has­ta lo in­sano en el tiem­po?

No es­toy se­gu­ro de cuán­to tiem­po du­ró exac­ta­men­te es­ta si­tua­ción, pe­ro te­nían to­da la in­ten­ción de con­ver­tir­lo en un pun­to de en­cuen­tro pa­ra mú­si­cos dis­per­sos co­mo no­so­tros. La cues­tión es que ese ti­po de clubs so­cia­les sue­len ser muy pe­que­ños, mien­tras que es­to era enor­me y frío. To­do lo que te­nía que ver con el di­se­ño re­sul­ta­ba po­co aco­ge­dor, a pe­sar de lo ma­ra­vi­llo­so que era. Y ese ti­po de ideas se vie­ron frus­tra­das a mu­chos ni­ve­les, de­bi­do al ta­ma­ño del club.

¿Te­nían cu­rio­si­dad por co­no­cer otras es­ce­nas de club eu­ro­peas co­mo las de Ibi­za, Bél­gi­ca (New Beat) o Va­len­cia (Ba­ca­lao), pa­ra to­mar al­gu­nas ideas?

Bueno, Rob y Mi­ke Pic­ke­ring [el pri­mer dj re­si­den­te y pro­gra­ma­dor del club], en par­ti­cu­lar, de­fen­dían el hou­se de Chica­go y De­troit, in­clu­so an­tes de que los clubs ibi­cen­cos se es­for­za­ran por de­jar su hue­lla. Ibi­za fue una mez­cla de to­do, des­de in­die, punk has­ta post-punk…, y no creo que los

El ba­jis­ta de Joy Di­vi­sion y New Or­der cuen­ta en un li­bro su ex­pe­rien­cia co­mo co­pro­pie­ta­rio del que fue el club más fa­mo­so del Reino Uni­do. Un hi­to cul­tu­ral y un ne­go­cio ab­so­lu­ta­men­te desas­tro­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.