Puer­to ma­ca­bro

Po­li­cia­co En su no­ve­la más rea­lis­ta, Jor­di de Ma­nuel nos en­fren­ta a las ti­nie­blas es­con­di­das en lo co­ti­diano, a esas ver­da­des que pre­fe­ri­mos ig­no­rar

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - LI­LIAN NEU­MAN

El Port Fò­rum es el es­ce­na­rio prin­ci­pal de la no­ve­la En el re­cien­te BCNe­gra 2019, el te­ma cen­tral fue el puer­to co­mo geo­gra­fía, co­mo uni­ver­so ca­na­lla y co­mo idea de hui­da o de lle­ga­da. Y, co­mo se­ña­la­ba la ex con­ce­jal It­ziar Gon­zá­lez, el puer­to co­mo tie­rra incógnita y con ley pro­pia.

El Port Fò­rum es el es­ce­na­rio prin­ci­pal de es­ta nue­va in­tri­ga de Jor­di de Ma­nuel (Bar­ce­lo­na, 1962), adon­de ca­da día –ca­da no­che– se plan­ta el jo­ven Gas­par Ga­rín, en­car­ga­do­de­su­biry­ba­jar­la­ba­rre­ra­deen­tra­da de esos co­ches que lle­gan has­ta la ori­lla, don­de se ven bar­cos y ya­tes ama­rra­dos. Al­gu­nos im­pre­sio­nan­tes. Y Gas­par em­pie­za a ver al­go ex­tra­ño: un co­che en par­ti­cu­lar, un in­di­vi­duo que ape­nas en­se­ña el ros­tro y mo­vi­mien­tos jun­to a uno de esos bar­cos “de pu­ta ma­dre”.

Tal vez sea es­ta la no­ve­la más rea­lis­ta de es­te au­tor, bió­lo­go, pro­fe­sor de ins­ti­tu­to –se no­ta su tra­to con gen­te jo­ven; los ob­ser­va y los com­pren­de– y au­tor de nu­me­ro­sos li­bros, tam­bién ju­ve­ni­les. No es que no fue­ran rea­lis­tas las otras, pro­ta­go­ni­za­das por el ex­pe­ri­men­ta­do Marc Ser­giot, que en es­ta his­to­ria só­lo es men­cio­na­do por los otros dos in­ves­ti­ga­do­res, Lí­dia Sán­chez y Pau Ri­bó. Pe­ro en sus fic­cio­nes an­te­rio­res im­pe­ra­ba una Bar­ce­lo­na dis­tó­pi­ca y aquel ti­po so­li­ta­rio –Ser­giot– de tris­te destino. Y la ciu­dad mos­tra­ba per­fi­les alu­ci­nan­tes. So­bre to­do en una me­mo­ra­ble es­ce­na de per­se­cu­ción por Po­ble­nou, o en un pe­que­ño cuar­to pi­so de so­le­dad en la Bar­ce­lo­ne­ta.

La ver­dad, no ha­ce fal­ta ima­gi­nar de­ma­sia­das ti­nie­blas fu­tu­ras te­nien­do es­ta a mano: que un cha­val que ya no lo es tan­to vi­va con la ma­dre, una se­ño­ra con la que só­lo in­ter­cam­bia fra­ses hi­rien­tes (so­bre to­do por par­te de la se­ño­ra), sue­na a mun­do de hoy. El error de es­te jo­ven es he­re­dar, sin saber, un pues­to de tra­ba­jo de su di­fun­to pa­dre. Y es­to lo con­vier­te en tris­te pa­rá­si­to o al­go si­mi­lar.

Pe­ro hay al­go más: chi­cas co­mo Evelyn, que se ga­nan la vi­da sir­vien­do en McDo­nald’s e in­ten­tan al­go me­jor con bue­nas ar­mas, es co­sa de ca­da día. Evelyn es gua­pa, mo­re­na de ori­gen hon­du­re­ño, con una fa­mi­lia a la que ayu­dar. Po­dría lla­mar­se Eva, o Ro­sa, y po­dría ser una de esas chi­cas que ve­mos en la ca­lle al ser­vi­cio de no se sa­be quién (y a las que con­ver­ti­mos en trans­pa­ren­tes). El error de la ho­nes­ta y tra­ba­ja­do­ra Evelyn es acu­dir a una entrevista de tra­ba­jo en una ele­gan­te ofi­ci­na de la pla­za Ur­qui­nao­na. Y creer en esa pa­re­ja de ele­gan­tes in­te­rro­ga­do­res que, una se­ma­na des­pués, le ofre­cen un tra­ba­jo, uno bueno que ya le con­ta­rán.

Le­yen­do es­ta tra­ma fé­rrea con dro­gas que pro­vo­can in­cons­cien­cia, he pen­sa­do que el au­tor des­cen­día a ras de sue­lo a ha­cer­nos mor­der la reali­dad.Sí,esoes­lo­queha­ce.

Jor­di de Ma­nuel

La ba­rre­ra

AL­RE­VÉS.190 PÁ­GI­NAS. 17 EU­ROS

CÉSAR RAN­GEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.