Las ma­dres te­rri­bles

No­ve­la Ada Castells des­cri­be la re­la­ción en­tre ma­dre, hi­ja y nie­ta, una his­to­ria que fun­cio­na co­mo ex­plo­ra­ción del ca­rác­ter y cu­ra psi­coa­na­lí­ti­ca

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - JU­LIÀ GUILLAMON

La car­ta al pa­dre (o a la ma­dre) es al­go tan an­ti­guo co­mo la car­ta a los Reyes Ma­gos. Aho­ra ocu­pa me­sas en­te­ras de li­bre­rías. Es una mo­da. O qui­zás, des­pués de años en los que no se po­día de­cir mal de las ma­dres (que en­car­na­ban una bon­dad au­to­má­ti­ca) se ha ro­to el ta­bú. En El cel no es per a tot­hom de Mar­ta Ro­jals, Per­ma­gel d’Eva Bal­ta­sar y El llit dels al­tres de An­na Pun­so­da, pa­ra dar tres títulos y tres nom­bres de tem­po­ra­da, en­con­tra­mos pa­dres te­rri­bles. Jun­to a hi­jos que, pa­ra sa­cu­dir­se el mal que les hi­cie­ron pa­dres y ma­dres, de­ci­den que no cae­rán en la tram­pa de acep­tar su dis­cur­so.

En el ca­so de Ma­re de Ada Castells (Barcelona, 1968), la ma­dre, Ra­quel, es una prin­ce­sa-bruja. Prin­ce­sa por­que su­bli­mó las frus­tra­cio­nes e in­ca­pa­ci­da­des, y creó un mun­do de se­ño­ra ri­ca y re­pei­na­da, de aque­llas se­ño­ras de fi­na­les de los se­ten­ta, bien ca­sa­das con un pro­fe­sio­nal que ga­na­ba di­ne­ro, un mé­di­co que pa­ga­ba via­jes, elec­tro­do­més­ti­cos y mue­bles ex­clu­si­vos. El de­li­rio de gran­de­za de la ma­dre as­fi­xia a las tres hi­jas, que la ven co­mo una ma­la pé­co­ra. No hay ca­pa­ci­dad de po­ner­se en la piel del otro, de en­ten­der al otro. La ma­dre es el es­pe­jo en el que se mi­ra la na­rra­do­ra. Ada Castells fo­to­gra­fia­da en su ca­sa

Ma­re es un li­bro so­bre los úl­ti­mos años de Ra­quel, es­cri­to pa­ra su­pe­rar el due­lo. Tie­ne co­mo ba­se una bio­gra­fía que la ma­dre es­cri­bió en los úl­ti­mos años de su vi­da y una lis­ta de ob­je­tos de sal­do, de un gran pi­so de 240 me­tros cua­dra­dos, que hay que va­ciar y al­qui­lar pa­ra pa­gar una re­si­den­cia. Uno de los sub­te­mas, que co­nec­ta con El dit de l’àngel (1998), la pri­me­ra no­ve­la de Ada Castells, es el re­tra­to de una fa­mi­lia pro­tes­tan­te ca­ta­la­na, con el abue­lo que com­pen­sa los re­mil­gos de la ma­dre. Tam­bién de­ja caer una go­ta de fal­ta de pie­dad lu­te­ra­na. El pa­dre pa­sa de pun­ti­llas, co­mo un po­bre hom­bre y una víc­ti­ma más. “Jo hau­ria vol­gut una ma­re de ma­nual”. No lo fue. Y de ahí no sa­li­mos.

“A ca­sa no es ver­ba­lit­za­ven els sen­ti­ments, es do­na­ven per su­po­sats (...) Par­lar d’amor es con­si­de­ra­va una cur­si­la­da que vo­re­ja­va el pe­cat”. El li­bro es una lu­cha ti­tá­ni­ca pa­ra rom­per es­te pre­cep­to y des­pe­dir a la ma­dre muer­ta con un ges­to afec­tuo­so, que no aca­ba de to­mar for­ma. La na­rra­do­ra tam­po­co se en­tien­de ni se comunica con su hi­ja Ele­na y es­ta es qui­zás la he­ren­cia prin­ci­pal de lo pa­sa­do. Las pá­gi­nas en las que la pro­fe­so­ra de la ni­ña lee la car­ti­lla a la na­rra­do­ra, con tó­pi­cos azu­ca­ra­dos, son un pa­sa­je de hu­mor ne­gro bri­llan­te. Equi­li­bra muy bien la his­to­ria de la ma­dre e in­tro­du­ce una hu­ma­ni­dad es­cép­ti­ca.

“Es­tic fe­ta a pro­va de bom­bes sen­ti­men­tals”, pe­ro to­do el li­bro es una bom­ba. Des­de el re­sen­ti­mien­to ha­cia la ma­dre has­ta una es­ce­na de abu­so se­xual de la na­rra­do­ra ado­les­cen­te, que qui­zás es­tá po­co in­te­gra­do en el con­jun­to. La no­ve­la lu­ce la divisa “lo voy a con­tar to­do”. Y lo cuen­ta. Que­da mu­cho­po­ren­ten­dery­per­do­nar.

Ada Castells

Ma­re

LA CAM­PA­NA. 229 PÁ­GI­NAS. 18 EU­ROS

XA­VIER CER­VE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.