Proa na­ve­ga

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - ANTONIO ITUR­BE

El editor Jo­sep Lluch

La editorial Proa ha en­ca­ra­do to­do ti­po de vien­tos y ti­fo­nes des­de que la fun­da­ron en Ba­da­lo­na en 1928 Jo­sep Que­ralt y Mar­cel·lí An­tic, dos dis­cí­pu­los de Pom­peu Fa­bra. De Ba­da­lo­na se mu­dó a Per­pi­ñán em­pu­ja­da por el desastre de la Gue­rra Ci­vil y en 1964 re­tor­nó a Barcelona y ac­tual­men­te si­gue mo­vien­do el re­mo in­te­gra­da en el por­taa­vio­nes de Pla­ne­ta. Aun­que van pa­ra cen­te­na­rios, si­guen des­ple­gan­do ve­las. Tras per­der la pu­bli­ca­ción del Pre­mi Sant Jor­di en ju­lio pa­sa­do (que pa­sa a pu­bli­car En­ci­clo­pè­dia Ca­ta­la­na), han de­ci­di­do or­ga­ni­zar su pro­pio pre­mio y po­nen so­bre el ta­pe­te 40.000 eu­ros pa­ra el ga­na­dor. El ju­ra­do se re­uni­rá en sep­tiem­bre y el fa­llo se da­rá a co­no­cer, ya con el li­bro edi­ta­do, en no­viem­bre.

Pa­ra ver có­mo an­da la sa­la de má­qui­nas de Proa, me acer­co has­ta la avenida Diagonal. De­cía Jo­seph Con­rad ha­ce cien años que el ser hu­mano siem­pre se cree muy mo­derno en su épo­ca. En la nues­tra, que nos pa­re­ce tan chic, he­mos vuel­to a há­bi­tos de los tiem­pos del desa­rro­llis­mo co­mo el plu­ri­em­pleo. Aquí otro Jo­seph, Jo­sep Lluch, es editor por par­ti­da tri­ple: de Proa, Em­pú­ries y Pòr­tic. Proa es una editorial li­te­ra­ria, Em­pú­ries publica un po­co de to­do pe­ro con más es­cri­tor del mo­men­to i na­rra­ti­va in­ter­na­cio­nal, mien­tras que Pòr­tic se en­fo­ca al en­sa­yo po­lí­ti­co y so­cial.

Le pre­gun­to a Lluch có­mo ha­ce pa­ra es­tar en sin­to­nía con tres se­llos tan dis­tin­tos: “Las edi­to­ria­les y sus se­llos vie­nen de una tra­di­ción y has de ser fiel a ella. Cla­ro que hay que ir mo­di­fi­can­do co­sas, pe­ro de lo que se tra­ta es de aco­plar­te a un pro­yec­to que tie­ne una tra­yec­to­ria de ma­ne­ra que pue­das sen­tir­te có­mo­do en él. Me gus­tan los cambios gra­dua­les”.

¿Y por qué con­vo­car un pre­mio aho­ra? “Es una for­ma de con­se­guir au­to­res de cier­ta tra­yec­to­ria que no aca­ben de es­tar a gus­to don­de es­tán y de des­cu­brir nue­vas vo­ces. Y tam­bién una pla­ta­for­ma de pro­mo­ción de títulos que tal vez no ten­drían tan­ta vi­si­bi­li­dad”. Me pre­gun­to si no hay ya de­ma­sia­dos pre­mios li­te­ra­rios… “Sí que hu­bo una épo­ca en que te­nía­mos en el eco­sis­te­ma 12 o 14 pre­mios li­te­ra­rios, pe­ro mu­chos fue­ron des­apa­re­cien­do. Es ver­dad que cuan­do hay un ex­ce­so, los pre­mios li­te­ra­rios ge­ne­ran más po­lu­ción que otra co­sa. Se lle­gó a un pun­to en que la fa­ja en un li­bro di­cien­do que ha­bía ga­na­do tal o cual pre­mio, más que na­da, lo ha­cía sos­pe­cho­so”. ¿Y el su­yo se­rá un pre­mio de­tox? “A la ho­ra de con­vo­car es­te pre­mio so­mos cons­cien­tes de la res­pon­sa­bi­li­dad. Es una apues­ta fuer­te”.

Proa tie­ne una lí­nea li­te­ra­ria y Lluch es un editor con for­ma­ción de fi­ló­lo­go, pe­ro en el en­gra­na­je de una editorial mul­ti­na­cio­nal, las cuen­tas man­dan. Le pre­gun­to si hay que ha­cer mu­chas re­nun­cias: “Hay que lo­grar que la fac­tu­ra­ción, que es muy im­por­tan­te, no ma­te tu vi­sión de editor. No es fá­cil, pe­ro se tra­ta de ha­cer equi­li­brios. A mí me gus­tan los equi­li­brios… ¡En ca­sa éra­mos seis her­ma­nos, así que sé muy bien lo que es pac­tar!”.

El au­tor em­ble­má­ti­co de Proa (en una es­cu­de­ría po­ten­te con nom­bres co­mo Joan-Lluís Lluís o Ramon Sol­so­na ) es Jau­me Ca­bré, tal vez el es­cri­tor de re­fe­ren­cia de la li­te­ra­tu­ra ca­ta­la­na en la ac­tua­li­dad. Tra­to de en­te­rar­me en qué an­da Ca­bré… “Es­cri­bien­do”. In­ten­to son­sa­car al­go más a Lluch pe­ro, aun­que con mu­cha cortesía, no suel­ta pren­da. “Tra­ba­jar con Jau­me Ca­bré es muy mo­ti­va­dor”, me ex­pli­ca.

Jo­sep Lluch es más de vio­lín que de trompeta, pe­ro su ta­lan­te pau­sa­do no apa­ga el bri­llo de sus ojos cuan­do ha­bla con fer­vor de su tra­ba­jo: “En una editorial su prin­ci­pal va­lor es la con­fian­za de los lec­to­res, de los li­bre­ros y de los au­to­res y esa só­lo la ga­nas picando pie­dra”. Pues que Proa si­ga re­man­doal­vien­to.

T. ITUR­BE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.