La Tie­rra ha per­di­do ma­sa

Na­rra­cio­nes Eli­sen­da Sol­so­na ha es­cri­to ocho cuen­tos de an­gus­tia e in­quie­tud, con un tras­fon­do psi­co­ló­gi­co y sim­bó­li­co, so­bre un mun­do sin cen­tro

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - JULIÀ GUILLAMON

Es una no­che os­cu­rí­si­ma. De­be­ría aso­mar la lu­na ple­na, pe­ro la Llu­na ha hui­do de la gra­vi­ta­ción de la Tie­rra y ha pro­vo­ca­do un se­rie de ca­ta­clis­mos: tras­tor­nos meteorológ­icos –nie­va y ha­ce ca­lor–, inun­da­cio­nes, las fie­ras del zoo­ló­gi­co se han es­ca­pa­do de jau­las y fo­sos y me­ro­dean por las ca­lles. Pa­ra­le­la­men­te, las frus­tra­cio­nes, los trau­mas y las neu­ro­sis tam­bién han sa­li­do de la jau­la y pa­ra se­guir­las en su ron­da por mon­ta­ñas y pla­zas, Eli­sen­da Sol­so­na ha es­cri­to ocho cuen­tos an­gus­tian­tes.

Quie­ro ter­mi­nar es­te ar­tícu­lo con pa­la­bras fer­vo­ro­sas de alien­to a los lec­to­res pa­ra que lean Sa­tèl·lits y dis­fru­ten de él. Em­pe­za­ré, pues, por lo que me­nos me ha gus­ta­do: la len­gua. El li­bro es­tá sal­pi­ca­do de aque­llas ex­pre­sio­nes que Enric Go­mà con­si­de­ra que hay que fu­mi­gar: no son in­co­rrec­tas, pe­ro lle­van pegada la go­ma del cas­te­llano: di­ce pas­sa­temps en lu­gar de en­tre­te­ni­ments, la gen­te es ba­lan­ce­ja en lu­gar de gron­xar-se, mai abans (nun­ca an­tes) en lu­gar de, por ejem­plo mai de la vi­da, el sue­lo es­tà hu­mit: a mí me pa­re­ce que és moll. Apa­re­ce un pez que dei­xa de mou­re’s (de­ja de mo­ver­se). No hi ha vol­ta en­re­re (no hay vuelta atrás). Sen­se pes­tan­ye­jar (sin pes­ta­ñear). Se abu­sa de los po­se­va La es­cri­to­ra Eli­sen­da Sol­so­na

si­vos: la se­va prò­pia sang dins el tim­pà. Mu­chas fra­ses es­cri­tas con el ver­bo es­tar de­be­rían in­cor­po­rar el ver­bo ser. Ca­da vez que sa­le una de es­tas ex­pre­sio­nes, ten­go que re­ini­ciar. No pue­do, con el ca­ta­là que ara es par­la.

Di­cho lo cual: que ima­gi­na­ción tan por­ten­to­sa. Pa­ra ex­pli­car que la gen­te que­dan­do sin sus­tan­cia, que vi­vi­mos unas vi­das in­sig­ni­fi­can­tes, que no exis­te el cen­tro, se sir­ve de la me­tá­fo­ra as­tro­nó­mi­ca. A par­tir del mo­men­to en que no hay lu­na, se pier­den las se­gu­ri­da­des. Las pa­re­jas se rom­pen, la ima­gi­na­ción de los ni­ños co­rre sin freno, las fa­mi­lias re­ve­lan su na­tu­ra­le­za te­rri­ble y gre­ga­ria.

Ca­da uno de los cuen­tos fun­cio­na de for­ma in­de­pen­dien­te y jun­tos for­man una no­ve­la de epi­so­dios. Las tra­mas psi­co­ló­gi­cas es­tán bien bor­da­das so­bre el bas­ti­dor sim­bó­li­co don­de jue­gan de ma­ne­ra des­ta­ca­da los ani­ma­les. En un cuen­to es un oso, que es una pro­yec­ción co­lec­ti­va de va­rios per­so­na­jes, en otro es una tor­tu­ga (con la ima­gen del ni­ño al­bino que ca­bal­ga so­bre el ca­pa­ra­zón, co­mo en una es­cul­tu­ra ba­rro­ca), en el otro es una ce­bra, con el tra­je car­ce­la­rio, y un lo­bo –un hom­bre lo­bo–, que ara­ña a los ca­ba­llos. El mun­do ani­mal abre una vía de sa­li­da a la mez­quin­dad de los hom­bres, con el fo­tó­gra­fo que ama­man­ta a un osezno, la fa­mi­lia que de­vo­ra pa­lo­mas y vue­la en ban­da­da. El efec­to de rea­lis­mo fan­tás­ti­co no pue­de es­tar más lo­gra­do. Balls es un re­la­to de ini­cia­ción im­po­nen­te, so­bre una chi­ca que acep­ta las nor­mas y la pro­tec­ción del clan.

El otro gran va­lor de Sa­tèl·lits es el rit­mo in­terno, con un cuen­to at­mos­fé­ri­co, am­bien­ta­do en una es­ta­ción de es­quí, con el tras­fon­do de la crea­ción ar­tís­ti­ca. Des­pués vie­ne una rá­fa­ga de cuen­tos cor­tos. El li­bro aca­ba con dos re­la­tos ex­ten­sos, pro­ta­go­ni­za­dos por ni­ños. El cuen­to fi­nal, Rei­xes nos de­vuel­ve al prin­ci­pio: li­ber­tad y crea­ción. Es un muy buen pri­mer li­bro y da la im­pre­sión que Eli­sen­da Sol­so­na a pe­nas ha re­ba­na­do el can­to del­pan­del­ta­len­to.

Eli­sen­da Sol­so­na Sa­tèl·lits

MA­LES HERBES.221 PÁ­GI­NAS. 18 EU­ROS

MA­NÉ ES­PI­NO­SA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.