Ci­ne men­tal de au­tor

Pro­sa Ril­ke guía a Si­mo­na Škra­bec, que pa­sa del en­sa­yo a un li­bro de es­ti­lo per­so­na­lí­si­mo so­bre la ex­pe­rien­cia con­tem­po­rá­nea de las vi­das en trán­si­to

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

y la de­ri­va nó­ma­da. No son cro­mi­tos: tie­nen den­si­dad hu­ma­na y li­te­ra­ria, trans­pa­ren­cias, pla­nos que se cor­tan, que for­man vo­lú­me­nes o que que­dan en sus­pen­so co­mo el ale­ro de una ca­sa que se aban­do­nó a la fuer­za.

En otra pro­sa, el pre­tex­to es un bar­co que trans­por­ta una reali­dad en­ce­rra­da en si mis­ma, que re­pre­sen­ta otra vi­da po­si­ble y que es el sím­bo­lo de que to­dos –Eu­ro­pa, Áfri­ca– po­de­mos via­jar en la mis­ma na­ve. La ex­pe­rien­cia del via­je­ro, del exi­lia­do, del lec­tor de dia­rios, del lec­tor de odas ma­rí­ti­mas, del lec­tor de poe­sía se van mez­clan­do en un va­so en el que los di­fe­ren­tes lí­qui­dos for­man tur­bu­len­cias, di­bu­jan, se di­suel­ven de ma­ne­ra len­ta, con hi­li­tos ca­da vez más fi­nos.

En la ci­ta de la es­cri­to­ra de best se­llers Pearl. S. Buck que abre una de las sec­cio­nes, se ha­bla de un ar­tis­ta chino que di­bu­ja en la mis­ma lá­mi­na un ci­rue­lo y unos crisantemo­s, dos plantas que no flo­re­cen en la mis­ma épo­ca. Y bien, Torno del bosc amb les mans ten­yi­des es­tá lleno de es­te ti­po de di­bu­jos com­pues­tos, que com­bi­nan dos an­gus­tias, dos mie­dos, dos de­seos, de mo­men­tos dis­tin­tos de la vi­da. Mu­chos de es­tos tex­tos re­tra­tan mo­men­tos de via­je, pa­san en ho­te­les, avio­nes, ba­res an­tes de em­bar­car: lu­ga­res en los que la ex­pe­rien­cia del mo­men­to es más vo­lá­til y que, por es­ta ra­zón, per­mi­ten bus­car lo fun­da­men­tal de las co­sas: ver­se a uno mis­mo y el mun­do a dis­tan­cia: en la re­fle­xión so­bre el uni­for­me de las aza­fa­tas o en la sen­sa­ción de li­ber­tad o de li­be­ra­ción de char­lar con un des­co­no­ci­do o co­mer un bocadillo pa­ra pa­sar el tiem­po y neu­tra­li­zar la an­gus­tia. O –el li­bro es­tá lleno de opo­si­cio­nes y con­tra­rios– en el pá­ni­co de re­gis­tro en el con­trol de se­gu­ri­dad o la cons­ta­ta­ción que por mu­chos avio­nes en los que mon­tes nin­guno de ellos te lle­va­rá a ca­sa.

Qui­zás el li­bro po­dría ha­ber­se ela­bo­ra­do un po­co más es­truc­tu­ral­men­te. Tie­nes la sen­sa­ción que si bien ca­da tex­to tie­ne un jue­go in­terno que tra­ba­ja muy bien, la su­per­po­si­ción de las pie­zas no apor­ta un sen­ti­do nue­vo más allá de la su­ma de los sen­ti­dos com­ple­jos de las di­fe­ren­tes pie­zas del rom­pe­ca­be­zas. Di­ce la au­to­ra, en la fra­se fi­nal del li­bro que “a tot arreu hi

Sa­be en­con­trar en la vi­da sen­ci­lla una profundida­d de ex­pe­rien­cia que in­vi­ta a ex­plo­rar lo esen­cial

ha mi­ralls”. Y en otro lu­gar: “Les cons­tel·la­cions ver­bals s’aca­ben ins­tal·lant als nos­tres fir­ma­ments per guiar-nos i des­orien­tar-nos, tot al­ho­ra”. Es el éxi­to y la li­ge­ra in­quie­tud que de­ja Torno al bosc amb les mans ten­yi­des. Una pe­lí­cu­la de un nue­vo ci­ne eu­ro­peo, muy bue­na, en ver­sión ori­gi­nal ca­ta­la­na.

Si­mo­na Škra­bec

Torno del bosc amb les mans ten­yi­des L’AVENÇ. 186 PÁ­GI­NAS. 16,50 EU­ROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.