¿Có­mo sue­na Dios?

No­ve­la Des­de su ex­pe­rien­cia, Pe­dro Mai­ral di­sec­cio­na las re­com­pen­sas y mi­se­rias del ofi­cio de es­cri­tor

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

AN­TO­NIO LO­ZANO

Al fa­mi­lia­ri­za­do con la obra del ar­gen­tino Pe­dro Mai­ral (Bue­nos Ai­res, 1970) bas­ta­rá de­cir­le que es­ta mis­ce­lá­nea de ar­tícu­los y cró­ni­cas no es un bo­nus track, un sim­ple con­jun­to de pe­cios en com­pa­ra­ción con em­bar­ca­cio­nes co­mo Una no­che con Sa­bri­na Lo­ve o La uru­gua­ya, sino que re­bo­sa de qui­la­tes. Pa­ra quien agra­dez­ca ava­les, Lei­la Gue­rrie­ro es­tá al fren­te de la se­lec­ción de tex­tos, que es co­mo te­ner a Ni­na Simone ejer­cien­do de pal­me­ra. Una crítica arries­ga­da se li­mi­ta­ría a ci­tar la fra­se con la que el es­cri­tor sin­te­ti­za el va­cío del que en­tien­de que ya se le han ce­rra­do las puer­tas de ac­ce­so al ful­gor de la be­lle­za ju­ve­nil –“La luz de sus vien­tres no es pa­ra vos”– y de­jar el res­to en blan­co con la es­pe­ran­za de que al lec­tor le bas­te pa­ra querer zam­bu­llir­se en un ta­len­to ca­paz de acu­ñar una fra­se así. La crítica an­zue­lo di­ría que el au­tor ha oí­do a Dios y sa­be que sue­na a am­pli­fi­ca­dor en­cen­di­do. La crítica pi­can­te su­ge­ri­ría que los atri­bu­tos fe­me­ni­nos ra­ra­men­te han con­ta­do con un rap­so­da tan so­bra­do de re­cur­sos… De­jé­mos­lo en que Mai­ral ocu­pa un lu­gar de honor en esa me­sa pre­si­den­cial tan dispu­tada co­mo es la pie­za, en­tre pe­rio­dís­ti­ca e ín­ti­ma, de ori­gen la­ti­noa­me­ri­cano.

“En­con­tré en las pa­la­bras al­go pa­re­ci­do a una iden­ti­dad. O al me­nos un lu­gar don­de ejer­cer mi con­fu­sión, don­de ha­cer pre­gun­tas, don­de tren­zar mis ca­bos suel­tos”, lee­mos en Un óm­ni­bus en el ai­re. Pa­san los días y es­te in­ten­to por evis­ce­rar la iden­ti­dad que es Ma­nio­bras de eva­sión que­da co­mo una ex­pe­rien­cia des­lum­bran­te, de una hon­du­ra hu­mil­de (o de una li­ge­re­za con hue­lla); un ma­nual que an­sía ex­pli­car­se la vi­da des­de la li­te­ra­tu­ra y ha­cer li­te­ra­tu­ra de la vi­da, to­ca­do por la gra­cia de en­con­trar por sis­te­ma la fór­mu­la ex­pre­si­va pre­ci­sa, cer­ca­na, emo­ti­va, di­ver­ti­da, re­so­nan­te.

Pre­ci­sa­men­te la cues­tión de la mi­ra­da que se apli­ca al en­torno y el es­ti­lo ocu­pan bue­na par­te de las re­fle­xio­nes del au­tor, em­pe­ci­na­do en el elo­gio­de­la­sen­ci­llezy­la­de­sa­cra­li­za­ción. Pe­dro Mai­ral “Yo­pre­fie­ro­pa­sar­por­su­per­fi­cial,pe­ro te­nien­do en cuen­ta que en la su­per­fi­cie aflo­ra lo pro­fun­do de la vi­da”, apun­ta en La en­tre­ga, don­de se re­co­ge la me­tá­fo­ra más lo­gra­da so­bre la for­ma li­te­ra­ria ideal con que es­te crí­ti­co se ha to­pa­do des­de que Tru­man Ca­po­te la com­pa­ró con la per­fec­ción de una na­ran­ja: “Es­tá­ba­mos me­ti­dos en un poe­ma bre­ve y sim­ple que de­cía que a mí me gus­ta­ría es­cri­bir así, co­mo dán­do­le agua a mi hi­jo en me­dio de la no­che”.

Por es­tos tex­tos de sub­ra­ya­do ob­se­si­vo o con bor­des de pá­gi­nas com­pul­si­va­men­te do­bla­dos, se di­sec­cio­na tam­bién, de un mo­do hi­la­ran­te, el ofi­cio del es­cri­tor con sus re­com­pen­sas y mi­se­rias, te­nien­do ca­bi­da des­de

“Yo pre­fie­ro pa­sar por su­per­fi­cial, pe­ro te­nien­do en cuen­ta que en la su­per­fi­cie aflo­ra lo pro­fun­do de la vi­da”

XA­VIER CERVERA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.