Amo­res mal­di­tos

No­ve­la Lu­cía Bas­ka­ran abor­da en su se­gun­da no­ve­la com­ple­jas y tó­xi­cas re­la­cio­nes mien­tras se su­mer­ge en un in­ten­so pro­ce­so de des­cu­bri­mien­to per­so­nal. Lan­za­mien­to em­ble­má­ti­co en la nue­va eta­pa de Te­mas de Hoy

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

AN­TÒ­NIA JUS­TÍ­CIA

Es cu­rio­so lo que la gen­te re­cuer­da en torno a un su­ce­so trá­gi­co que sa­cu­de nues­tras vi­das. Un olor, una co­mi­da, “la úl­ti­ma vez que me pin­té los la­bios”. Ali­cia re­cuer­da que era vier­nes y que jus­to aca­ba­ba de com­pro­bar en el re­tro­vi­sor del co­che que no tu­vie­ra car­mín en­tre los dien­tes. Fue cuan­do re­ci­bió la lla­ma­da que le cam­bió la vi­da. Su no­vio, Mar­tín, con el que en una­se­ma­na­se­ca­sa­ría,aca­ba­de­mo­rir en un ac­ci­den­te de trá­fi­co. Una tra­ge­dia que la su­mer­ge en un pro­ce­so de ais­la­mien­to y au­to­com­pa­sión, la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra bu­cear en las mi­se­rias de la con­di­ción hu­ma­na.

Lu­cía Bas­ka­ran (Za­rautz, 1988) es­cri­be con las tri­pas. Du­ro, con­tun­den­te, sin flo­ri­tu­ras. “Es­cri­bo has­ta que se me aga­rro­tan los de­dos, es­cri­bo con el co­ra­zón en la gar­gan­ta (...), es­cu­po los si­len­cios y desato la ira...”. En es­ta su se­gun­da no­ve­la, Cuer­pos mal­di­tos, con una plu­ma más des­car­na­da si ca­be que en Par­tir, una au­to­con­fe­sión con la que que­dó fi­na­lis­ta del pre­mio He­rral­de de No­ve­la en 2015. La nue­va obra tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de ser el lan­za­mien­to em­ble­má­ti­co, en el campo na­rra­ti­vo de la nue­va eta­pa de Te­mas de Hoy, un se­llo re­pre­sen­ta­ti­vo de no-fic­ción del gru­po Pla­ne­ta que aho­ra reaparece ba­jo la tu­te­la de nue­vos res­pon­sa­bles con un ai­re de ex­tre­ma modernidad y la in­ten­ción de co­nec­tar con los pú­bli­cos más jó­ve­nes. Aquí la es­cri­to­ra vas­ca par­te de una tra­ge­dia real –“un ami­go me con­tó una his­to­ria que le ha­bía ocu­rri­do a unos ami­gos su­yos”, ex­pli­ca­ba re­cien­te­men­te– pa­ra di­se­ñar su par­ti­cu­lar ley del le­vi­ra­to: Ali­cia lle­na­rá el va­cío con el her­mano de su no­vio muer­to, Ot­to, con quien in­ten­ta­rá vol­ver a la vi­da. Y en ese trío que se es­ta­ble­ce ya en las pri­me­ras pá­gi­nas y del que al prin­ci­pio po­co sa­be­mos, la au­to­ra nos con­du­ce sin tre­gua por pa­sa­do y pre­sen­te ha­cia una con­clu­sión ines­pe­ra­da.

Por es­ta no­ve­la co­ral des­fi­lan per­so­na­jes se­cun­da­rios que tie­nen pa­pe­les cru­cia­les. Una es Ane, la ami­ga de la in­fan­cia, cu­ya re­la­ción se re­mon­ta al día que le pro­pi­nó un “hi­ja de pu­ta, un ti­rón de pe­lo y un es­cu­pi­ta­jo en la ca­ra”. Un amor a pri­me­ra vis­ta, in­con­di­cio­nal, nun­ca de­cla­ra­do, que pro­por­cio­na a Ali­cia sus pri­me­ras ex­pe­rien­cias lés­bi­cas y un cá­li­do en­torno fa­mi­liar. Tam­bién Cristina, la ma­dre au­sen­te cu­yas an­sias de es­ca­par de la ma­ter­ni­dad se tra­du­cen en au­to­le­sio­nes a al­tas ho­ras de la no­che; su con­tra­pun­to es Mer­ce­des, la ma­dre del no­vio muer­to, cu­ya re­la­ción con su hi­jo to­ma un ca­riz in­ces­tuo­so e in­quie­tan­te du­ran­te las reunio­nes fa­cuer­pos La au­to­ra vas­ca Lu­cía Bas­ka­ran

mi­lia­res. Y Mar­tín, el no­vio muer­to, de quien nos ha­ce­mos una pri­me­ra e im­pac­tan­te ima­gen: un cuer­po des­pa­rra­ma­do en el as­fal­to. Un chi­co de ca­sa bien al que la au­to­ra nos va mos­tran­do po­co a po­co pe­ro al que no co­no­ce­re­mos bien has­ta al fi­nal. Lo mis­mo que ocu­rre con su her­mano, Ot­to, am­bos pre­sen­ta­dos co­mo el día y la no­che, pe­ro que fi­nal­men­te aca­ba­rán sien­do dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da, am­bos in­fie­les, am­bos con las mis­mas mi­se­rias.

Tam­bién des­fi­lan cuer­pos, cuer­pos mal­di­tos, en­fer­mos, tó­xi­cos, que po­san... Per­so­nas que no se sien­ten a gus­to en su piel y que bus­can la ma­ne­ra de li­brar sus ba­ta­llas. Ali­cia se mas­tur­ba, bus­ca los lí­mi­tes de ese cuer­po, en el que no aca­ba de en­ca­jar. Re­cuer­da su pri­me­ra re­gla: “Có­mo po­día es­tar se­gu­ra de que esa san­gre era mens­trual? ¿No me la ha­bría pro­vo­ca­do yo, mas­tur­bán­do­me co­mo un ani­mal? ¿No se­ría esa san­gre una mues­tra más de to­da la os­cu­ri­dad que ha­bi­ta­ba en mí?”. Si­tua­cio­nes du­ras que ro­zan lo de­men­te y que ne­ce­si­tan ser eti­que­ta­das (¡qué ma­nía!) y ex­pli­ca­das a pie de pá­gi­na: gas­ligh­ting, body-mo­ni­to­ring, self-ob­jec­ti­fi­ca­tion... To­do ex­qui­si­ta­men­te tren­za­do por un fe­mi­nis­mo trans­ver­sal. Por­que, se­gún nos cuen­ta Bas­ka­ran, no­po­día­ser­deo­tra­ma­ne­ra.

Des­fi­lan la ma­dre au­sen­te que se au­to­le­sio­na, la ami­ga les­bia­na o el no­vio y el aman­te, am­bos in­fie­les

Lu­cía Bas­ka­ran Cuer­pos mal­di­tos

TE­MAS DE HOY. 222 PÁ­GI­NAS. 17,90 EU­ROS

IMA­NOL SA­LA­BE­RRIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.