El em­bru­jo del co­ne­jo

La Vanguardia - Culturas - - Arte|s -

Por te­mor a re­sul­tar ob­via, la crítica de ar­te ha asu­mi­do ha­ce tiem­po que la na­rra­ción asép­ti­ca, ca­si fo­ren­se, de los pro­duc­tos que es­tu­dia no al­can­za pa­ra jus­ti­fi­car su ta­rea. La cla­ri­dad ha de­ja­do pa­so a la ava­lan­cha; la des­crip­ción al sig­ni­fi­ca­do; la cons­ta­ta­ción al sím­bo­lo. El al­tar de la Acró­po­lis de Pér­ga­mo no pue­de abor­dar­se con las mis­mas he­rra­mien­tas con­cep­tua­les que La im­po­si­bi­li­dad fí­si­ca de la muer­te en la men­te de al­go vi­vo, el ti­bu­rón ti­gre con­ser­va­do en for­mal­dehí­do con el que Da­mien Hirst sa­cu­dió ha­ce pron­to tres dé­ca­das el mains­tream del ar­te con­tem­po­rá­neo. La na­tu­ra­le­za del lu­gar don­de la obra se ins­cri­be, un lu­gar que no es só­lo fí­si­co, sino so­cial, obli­ga a una mo­di­fi­ca­ción de las ca­te­go­rías in­ter­pre­ta­ti­vas.

Va­léry apun­tó que la ex­ce­len­cia en el ar­te más nue­vo res­pon­día siem­pre a la exi­gen­cia por sa­tis­fa­cer una ne­ce­si­dad an­ti­gua. Y aun­que es cier­to que el in­cons­cien­te no es­cri­be cró­ni­cas, sino a lo su­mo afo­ris­mos que as­pi­ran a ser re­ve­la­do­res, no lo es me­nos que una de las fun­cio­nes del ar­te a lo lar­go del tiem­po ha con­sis­ti­do en su ca­pa­ci­dad fas­ci­na­do­ra. Que Ste­ve Cohen, quien por cier­to fue tam­bién el com­pra­dor del ti­bu­rón de Hirst, ha­ya pa­ga­do 91 mi­llo­nes de dó­la­res por el Rab­bit de ace­ro inoxi­da­ble de Jeff Koons, con­vir­tién­do­la ‘Rab­bit’, 1986, la es­cul­tu­ra de Jeff Koons que ha ba­ti­do ré­cords así en la obra que ha al­can­za­do en vi­da de su au­tor un va­lor mo­ne­ta­rio más al­to, ge­ne­ra­rá una her­me­néu­ti­ca que de­be­rá aten­der me­nos a la pie­za que a su con­tex­to, me­nos a la in­ser­ción del ar­tis­ta en una dis­ci­pli­na que a la épo­ca de ve­de­tis­mo que sin­gu­la­ri­za hoy el ar­te, me­nos a los as­pec­tos ma­te­ria­les, sus­tan­ti­vos de la obra, que a su sig­ni­fi­ca­ción co­mo hi­to de un cro­no­ma­pa y de una re­la­ción muy pre­ci­sa en­tre ob­je­to y mer­ca­do, pe­ro ha­ría­mos mal en des­de­ñar la ex­pli­ca­ción, ca­si tau­to­ló­gi­ca, de que el em­bru­jo del co­ne­jo re­si­de en de­fi­ni­ti­va en la pas­mo­sa evi­den­cia de que su va­lor sea el que es. O di­cho de otro mo­do, en que el di­ne­ro pa­ga­do por él se con­vier­ta en el úni­co ba­re­mo fia­ble de su im­por­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.