Ajus­tar cuen­tas al pa­sa­do, apos­tar por el fu­tu­ro

Tea­tro Vic­to­ria Sz­pun­berg ha si­do la dra­ma­tur­ga re­si­den­te en la Sa­la Bec­kett en la pre­sen­te tem­po­ra­da, que aho­ra cie­rra con la re­cu­pe­ra­ción de uno de sus mon­ta­jes de más éxi­to y un nue­vo tex­to; dos obras, dos mo­men­tos vi­ta­les

La Vanguardia - Culturas - - Escenario|s -

La dra­ma­tur­ga Vic­to­ria Sz­pun­berg fo­to­gra­fia­da re­cien­te­men­te en la Sa­la Bec­kett

NURIA CUA­DRA­DO

El tea­tro del Po­ble­nou des­pe­di­rá la re­si­den­cia que du­ran­te es­ta tem­po­ra­da ha pro­ta­go­ni­za­do la dra­ma­tur­ga ar­gen­ti­na re­po­nien­do uno de sus tex­tos cla­ve, La mar­ca pre­fe­ri­da de las her­ma­nas Claus­man ,yes­tre­nan­do su obra más re­cien­te, Amor mun­di. Y si en el pri­me­ro Sz­pun­berg con­ju­ra al­gu­nos fantasmas de su pa­sa­do –la re­pre­sión de la dic­ta­du­ra ar­gen­ti­na y el exi­lio–, en el se­gun­do se en­fren­ta a los que pue­den asal­tar el fu­tu­ro de sus hi­jos a tra­vés de una re­fle­xión so­bre la edu­ca­ción en bo­ca de una pro­fe­so­ra que lle­ga a su fi­nal.

Pe­ro em­pe­ce­mos por el prin­ci­pio, por­que pa­ra en­ten­der la obra de Vic­to­ria Sz­pun­berg (Bue­nos Ai­res, 1973) es vi­tal sa­ber quién es y cuál es su his­to­ria: hi­ja del ac­ti­vis­ta y es­cri­tor Al­ber­to Sz­pun­berg, que en 1976 di­ri­gía el suplemento cul­tu­ral

del pe­rió­di­co bo­nae­ren­se La Opi­nión. “El día que el ejér­ci­to fue a bus­car a mi pa­dre, él no es­ta­ba en el dia­rio y se lle­va­ron a un com­pa­ñe­ro, que des­apa­re­ció. Nos avi­sa­ron con una lla­ma­da de te­lé­fono en cla­ve. Y to­da la fa­mi­lia en­tra­mos en la clan­des­ti­ni­dad. Pri­me­ro en Ar­gen­ti­na, lue­go en Uru­guay, Fran­cia y Ca­ta­lun­ya”. Se ins­ta­la­ron en El Masnou cuan­do ella aún era una ni­ña, pe­ro una ni­ña car­ga­da de me­mo­ria, co­mo las dos ado­les­cen­tes pro­ta­go­nis­tas de La mar­ca pre­fe­ri­da de las her­ma­nas Claus­man.

La his­to­ria de las her­ma­nas Claus­man da­ta del 2010, cuan­do Spunz­berg lle­va­ba ya más de una dé­ca­da es­cri­bien­do tea­tro: se ha­bía es­tre­na­do en 1998 con to­dos los ho­no­res con En­tre aquí y allá (Lo que du­ra un pa­seo), que le per­mi­tió ser be­ca­da con una re­si­den­cia por el Ro­yal Court de Lon­dres. L’apa­ra­dor (2003), Est­he­tic Pa­ra­di­se (2004) y La mà­qui­na de par­lar (2007) la con­du­je­ron has­ta una be­ca de Ibe­res­ce­na pa­ra es­cri­bir so­bre la dic­ta­du­ra ar­gen­ti­na y el exi­lio, de ahí sur­gie­ron tres pie­zas: El meu avi no va anar a Cu­ba, La me­mò­ria d’una Lu­di­sia (2008, tex­to pa­ra ra­dio) y La mar­ca pre­fe­ri­da de las her­ma­nas Claus­man. “Que­ría ha­blar so­bre có­mo se re­pre­sen­ta el ho­rror”, re­cuer­da Sz­pun­berg el pun­to de par­ti­da de la his­to­ria de “dos her­ma­nas ado­les­cen­tes en los años no­ven­ta en un pue­blo de Ca­ta­lun­ya, dos hi­jas de exi­lia­dos de iz­quier­das que jue­gan a re­pre­sen­tar qué es lo que les pa­só a sus pa­dres; me in­tere­sa­ba ha­blar so­bre có­mo con­vi­ven con ese re­la­to tan gran­di­lo­cuen­te en un mo­men­to de con­su­mis­mo y mar­cas”.

La mar­ca pre­fe­ri­da de las her­ma­nas Claus­man se es­tre­nó en el Tan­ta­ran­ta­na en el 2010 con di­rec­ción de Gloria Ba­la­ñà e in­ter­pre­ta­do por Ma­ria Ro­drí­guez y Dia­na Tor­né. El mis­mo equi­po que aho­ra la vuel­ve a de­fen­der. “Yo no po­dría ha­ber­la di­ri­gi­do”, ad­mi­te Sz­pun­berg que, en cam­bio, sí ha que­ri­do di­ri­gir su úl­ti­mo tex­to, el que lle­ga­rá a la Bec­kett en el mar­co del Fes­ti­val Grec,

Amor mun­di, una re­fle­xión so­bre la edu­ca­ción que con­ti­núa la es­te­la de

Ba­le­na bla­va (2018), par­te de la lec­tu­ra de los tex­tos de Han­nah Arendt y tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta a una maes­tra que de­be li­diar con sus du­das so­bre có­mo res­pon­der an­te un ca­so de aco­so.

“El amor so­bre el que he es­cri­to es el amor en el es­pa­cio pú­bli­co. Y los maes­tros son cla­ves por­que su la­bor es edu­car. Y en la edu­ca­ción es­tá to­do”, apun­ta Sz­pun­berg que par­te de cues­tio­nar­se “có­mo los maes­tros pue­den con­vi­vir con el mis­mo mun­do hos­til que to­dos no­so­tros y se­pa­rar­se de él pa­ra po­der edu­car”. Y que ha tras­la­da­do es­ta pre­gun­ta a la his­to­ria de una maes­tra que ha de res­pon­der a un ca­so de aco­so y lo ha­ce, en con­tra de sus prin­ci­pios, mos­tran­do una ac­ti­tud vio­len­ta an­te la mal­tra­ta­do­ra.

“Siem­pre in­ten­to que mi tea­tro ten­ga va­rias ca­pas, por­que no me gus­ta que el tea­tro sea li­te­ral... Me gus­ta tra­tar al pú­bli­co co­mo adul­tos y apues­to por un tea­tro que ha­ga pen­sar y que in­co­mo­de, aun­que tam­bién que emo­cio­ne. Me in­tere­sa la com­ple­ji­dad”, re­co­no­ce Sz­pun­berg que, pe­se a que su fir­ma es fá­cil­men­te re­co­no­ci­ble en to­das sus obras, rehú­ye par­tir de una es­cri­tu­ra con­ven­cio­nal o que si­ga fór­mu­la al­gu­na. “In­ten­to que la for­ma sur­ja de lo que pre­ten­do ex­pli­car”, apun­ta y, rá­pi­da­men­te, ade­lan­tán­do­se a po­si­bles ma­len­ten­di­dos, aña­de: “Eso no quie­re de­cir que la for­ma sea críp­ti­ca”. Y con­clu­ye: “El tea­tro pue­de abrir lu­ga­res pa­ra la poe­sía o la re­fle­xión y no tan só­lo pa­ra la tra­ma, co­mo ocu­rre en las se­ries de te­le­vi­sión. A mí no me in­tere­sa ha­cer tea­tro de tra­ma o ar­gu­men­to. Me in­tere­san otros re­cur­sos que pue­den apor­tar emo­ción o pen­sa­mien­to”.

En ‘Amor mun­di’ una maes­tra afron­ta un ca­so de aco­so y, con­tra sus prin­ci­pios, lo ha­ce con una ac­ti­tud vio­len­ta

Vic­to­ria Sz­pun­berg

La mar­ca pre­fe­ri­da de las her­ma­nas Claus­man

SA­LA BEC­KETT. HAS­TA EL 16 DE JU­NIO

Amor mun­di

DEL 27 DE JU­NIO AL 28 DE JU­LIO

ANA JI­MÉ­NEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.