El hom­bre tras el mi­to

Epis­to­la­rio Las car­tas de Xam­mar son re­co­gi­das pa­ra re­vi­vir los días de es­te per­so­na­je fas­ci­nan­te a tra­vés de la co­ti­dia­ni­dad y de la cons­pi­ra­ción

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - JOR­DI AMAT

Du­ran­te la pos­gue­rra, el me­mo­ria­lis­mo ca­ta­lán tra­zó una gran pa­rá­bo­la del mun­do de ayer. La ini­ció en 1951 Sol­de­vi­la con Del llum de gas al llum elèc­tric,con­quis­tó­la­ci­ma­con­las­me­mo­rias de Sa­ga­rra y El que­darn gris gris y 1974 se ce­rró con los re­cuer­dos dic­ta­dos de Eu­ge­ni Xam­mar (18881973). Sei­xan­ta anys d’anar pel món, pug­naz y di­ver­ti­do, apun­ta­la­ba la le­yen­da de un ho­me­not que el per­pe­tuo ale­ja­mien­to ha­bía con­ver­ti­do en mi­to: un na­cio­na­lis­ta ra­di­cal, afi­la­do es­cri­tor de dia­rios, cos­mo­po­li­ta y con­ser­va­dor en quien con­fluía la mo­ral ci­vil in­gle­sa, una só­li­da cul­tu­ra li­te­ra­ria fran­ce­sa y la ad­mi­ra­ción ren­di­da por el in­di­vi­dua­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. Tar­da­mos mu­cho en to­mar con­cien­cia de la va­lía de sus cró­ni­cas es­cri­tas en la Ale­ma­nia don­de se in­cu­ba­ba el hue­vo de la ser­pien­te fas­cis­ta y de la in­fluen­cia que ha­bía ejer­ci­do so­bre Jo­sep Pla, pe­ro el mi­to no lo des­men­tían las car­tas en Pla ni las pie­zas co­mo co­rres­pon­sal. Tam­po­co lo hi­zo la no­ta­ble bio­gra­fía que le de­di­có el mi­tó­mano Quim To­rra.

Es aho­ra, con la edi­ción de su epis­to­la­rio,queel­mi­to­sehahe­cho­car­ne. Pri­me­ro por­que el pró­lo­go de Xa­vier Pla es un en­sa­yo bio­grá­fi­co mo­dé­li­co: fi­ja nue­vos da­tos de la tra­yec­to­ria de Xam­mar (en el epí­lo­go re­ma­ta Ama­deu Cui­to) y las co­se con la me­jor des­crip­ción de la re­tó­ri­ca del pe­rio­dis­ta. Pe­ro el hom­bre com­pa­re­ce so­bre to­do por­que Car­tes d’un po­le­mis­ta (bá­si­ca­men­te es­cri­tas en­tre 1922 y 1960) nos si­túa den­tro del ca­me­rino don­de un ti­po sin­gu­lar se pre­pa­ra­ba pa­ra ac­tuar en la es­fe­ra pú­bli­ca co­mo un per­so­na­je fas­ci­nan­te. Des­de las car­tas a Joan Es­tel­rich –ges­tor de la po­lí­ti­ca cul­tu­ral y pe­rio­dís­ti­ca de Cam­bó du­ran­te la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra– has­ta las más bien abu­rri­das que di­ri­gía a su ín­ti­mo Car­les Es­plà –cuan­do Xam­mar era Eu­ge­ni Xam­mar

un tra­duc­tor cua­li­fi­ca­do en ins­ti­tu­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les de la gue­rra fría–, aquí el lec­tor da­rá con ca­rac­te­ri­za­cio­nes vi­pe­ri­nas, mu­chas es­ce­nas cos­tum­bris­tas, afir­ma­cio­nes de un pa­trio­tis­mo pé­treo, al­gún chis­me so­bre el tris­te exi­lio re­pu­bli­cano (con Ta­sis o Vi­go) o aná­li­sis po­lí­ti­cos lú­ci­dos (en con­ver­sa­ción con Ta­rra­de­llas, por ejem­plo).

Pe­ro el lec­tor, leí­da una car­ta tras la otra, so­bre to­do vi­vi­rá la co­ti­dia­ni­dad de una lu­cha por la vi­da. Pu­ra y du­ra. Con 30 y po­cos años era ne­go­ciar el pre­cio por los ar­tícu­los, planificar li­bros que nun­ca es­cri­bi­ría, cons­pi­rar a fa­vor de la cau­sa na­cio­na­lis­ta o con­se­guir fi­nan­cia­ción pa­ra via­jar a Ru­sia. La lu­cha por la vi­da de un exi­lia­do que ha pa­sa­do los 60, en cam­bio, era or­ga­ni­zar fi­nan­zas o via­jes en­tre Amé­ri­ca y Eu­ro­pa, tra­du­cir do­cu­men­tos ofi­cia­les y con­se­guir me­di­ci­nas que to­ma su mu­jer o re­cu­pe­rar za­pa­tos ol­vi­da­dos en Gi­ne­bra –se le pi­de a Ar­mand Obiols–. Es una lu­cha que nun­ca aca­ba y su vér­ti­ce lo su­fri­mos jun­to a él en el exi­lio de Per­pi­ñán, con la Re­pú­bli­ca de­rro­ta­da y Fran­cia ocu­pa­da, con du­das so­bre si de­be mar­char o no y cuan­do lo po­drá ha­cer. Su su­fri­mien­to vi­vi­do con ele­gan­cia lo co­no­ce­mos a tra­vés de las car­tas que en­vió a Ra­mon Su­gran­yes de Franch. Es el mo­men­to más dra­má­ti­co de to­do el epis­to­la­rio, cuan­do vi­vir só­lo era so­bre­vi­vir y el hom­bre seim­pu­so­del­to­doal­mi­to.

Su su­fri­mien­to lo vi­vió con ele­gan­cia, cuan­do vi­vir só­lo era so­bre­vi­vir y el hom­bre se im­pu­so del to­do a la le­yen­da

Eu­ge­ni Xam­mar

Car­tes d’un po­le­mis­ta (1907-1973)

QUADERNS CRE­MA. EDI­CIÓN DE XA­VIER PLA. 595 PÁ­GI­NAS. 26 EU­ROS

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.