La vi­gen­cia de la Cons­ti­tu­ción, y el po­der

Blan­co Val­dés plan­tea la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal co­mo so­lu­ción a los pro­ble­mas de Es­pa­ña, mien­tras que Du­rán-Pich ra­dio­gra­fía las oli­gar­quías que do­mi­nan el mun­do, ba­sa­das en nue­vas éli­tes y lob­bies en cons­tan­te mu­ta­ción

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - FÈ­LIX RIE­RA

¿A qué con­clu­sio­nes de­be­mos lle­gar al pre­gun­tar­nos acer­ca de la vi­gen­cia de la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la del 78, cuan­do cons­ta­ta­mos que el par­ti­do más vo­ta­do ha si­do el PSOE, que el prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción es el PP, que los par­ti­dos con­tra­rios o crí­ti­cos con la Cons­ti­tu­ción y a la mo­nar­quía par­la­men­ta­ria co­mo son Junts per Ca­ta­lun­ya, ERC, PNV o Po­de­mos tie­nen re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria y pue­den de­fen­der sus ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos den­tro de la le­ga­li­dad y que las con­di­cio­nes en que Es­pa­ña ha sa­li­do de la du­ra cri­sis eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca del 2006 han si­do me­jo­res que las de paí­ses co­mo Gre­cia, Reino Uni­do o Ita­lia? La res­pues­ta es que, cua­ren­ta años des­pués de su apro­ba­ción, la Cons­ti­tu­ción es cla­ra­men­te la prin­ci­pal ba­se de con­vi­ven­cia en­tre los es­pa­ño­les y el lu­gar don­de se ha cons­trui­do la cohe­sión so­cial de los ciu­da­da­nos.

Ro­ber­to L. Blan­co Val­dés, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal en la Uni­ver­si­dad de San­tia­go de Com­pos­te­la, ha es­cri­to un en­sa­yo, Luz tras las ti­nie­blas, una reivin­di­ca­ción de la Es­pa­ña cons­ti­tu­cio­nal, don­de mues­tra has­ta qué pun­to la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la es una de las he­rra­mien­tas más só­li­das pa­ra se­guir Una mu­jer con­tem­pla la Cons­ti­tu­ción ori­gi­nal que se en­cuen­tra en el Con­gre­so de los Dipu­tados en Ma­drid un sis­te­ma don­de to­do po­der pú­bli­co se ejer­ce por ór­ga­nos do­ta­dos de res­pon­sa­bi­li­dad”. Luz tras las ti­nie­blas es un en­sa­yo ri­gu­ro­so que cons­ta­ta que la Cons­ti­tu­ción de­be­ría ser mo­di­fi­ca­da, no pa­ra po­ner­la al día, sino “con la fi­na­li­dad de fa­vo­re­cer el arre­glo de pro­ble­mas cu­ya so­lu­ción se­ría, sin el cam­bio cons­ti­tu­cio­nal, im­po­si­ble o más di­fí­cil”. En es­te sen­ti­do, la gran cues­tión que abor­dar es el pro­ble­ma te­rri­to­rial, ya que im­pli­ca de­fi­cien­cias del fun­cio­na­mien­to del Es­ta­do au­to­nó­mi­co y la re­for­ma del Se­na­do po­dría ayu­dar a dar una so­lu­ción. Val­dés ob­ser­va que se ne­ce­si­ta “más coor­di­na­ción, co­la­bo­ra­ción e in­te­gra­ción y no más des­cen­tra­li­za­ción po­lí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal”.

En los úl­ti­mos años ha ha­bi­do una ten­den­cia en­sa­yís­ti­ca cen­tra­da en re­cha­zar el po­der, des­ve­lar­lo y erra­di­car­lo so­bre la ilu­sión de que es po­si­ble ha­cer­lo, des­de la iz­quier­da ra­di­cal, ba­jo nue­vas for­mas de go­bierno, don­de el po­der se di­lu­ye­ra al no que­rer ejer­cer­lo por im­pu­ro. Al­fon­so Du­rán-Pich, li­cen­cia­do en So­cio­lo­gía por la Uni­ver­si­dad de Deus­to y que ha ocu­pa­do di­ver­sos car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad en el mun­do em­pre­sa­rial, nos mues­tra en su en­sa­yo El oli­gar­ca ca­mu­fla­do que el po­der si­gue do­mi­nan­do el mun­do de­fen­di­do por las oli­gar­quías (el go­bierno de unos po­cos), ba­jo un sis­te­ma po­lí­ti­co y so­cial ba­sa­do en una cla­se do­mi­nan­te que ate­so­ra pri­vi­le­gios, for­tu­nas e in­fluen­cia.

El en­sa­yo es una ra­dio­gra­fía del po­der o, da­da la pre­ci­sión, una eco­gra­fía del po­der, don­de Du­rán-Pich de­mues­tra su evo­lu­ción cons­tan­te y cre­cien­te. El en­sa­yo mues­tra có­mo la oli­gar­quía ha pa­sa­do de es­tar fun­da­men­ta­da en la he­ren­cia del po­der a es­tar­lo en ma­nos de un sis­te­ma ba­sa­do en le­gi­ti­ma­do­res del mis­mo, co­mo son los lob­bies, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción o los par­ti­dos po­lí­ti­cos: “Son las fi­nan­zas las que han co­lo­ni­za­do la eco­no­mía y tam­bién se han li­be­ra­do de ella” ba­jo el le­ma “el ga­na­dor se lo que­da to­do”.

Los ofi­cian­tes del po­der, los oli­gar­cas, cuan­do son cons­cien­tes de que acu­mu­lan mu­cho po­der, ob­ser­van con es­tu­por que és­te ya es­tá en otra par­te y van de nue­vo en bus­ca de él. Con­se­cuen­te­men­te, es un po­der en cons­tan­te mu­ta­ción, ser­vi­do por nue­vas éli­tes que ya no sur­gen ne­ce­sa­ria­men­te de las cla­ses al­tas sino tam­bién de in­te­li­gen­cias ines­pe­ra­das, dis­rup­ti­vas y que fun­cio­nan al ser­vi­cio del man­te­ni­mien­to del sta­tu quo.

El en­sa­yo nos de­vuel­ve, ac­tua­li­za­do, el mi­to del po­der que ha­bi­ta en las pro­fun­di­da­des, si­nuo­so, ob­ser­van­te, im­pla­ca­ble, que no só­lo ha­bi­ta en el co­ra­zón de la so­cie­dad sino tam­bié­nen­la­psi­quehu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.