Un re­to en ca­ta­lán

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

no­ra­ma na­rra­ti­vo de los úl­ti­mos años, a la exis­ten­cia o no de lí­mi­tes en la con­ver­sión de se­cre­tos fa­mi­lia­res en ma­te­rial li­te­ra­rio. Y, ya fue­ra ángel o de­mo­nio el es­cru­ta­do, qué go­za­da te­ner a un no­ve­lis­ta en el ojo del hu­ra­cán pú­bli­co, en tiem­pos de su­pues­ta fla­ci­dez lec­to­ra.

A La muer­te del pa­dre le han se­gui­do cua­tro to­mos don­de Knaus­gård ha ido com­po­nien­do una au­to­bio­gra­fía des­pia­da­da –in­fan­cia, ado­les­cen­cia y edad adul­ta– para ha­blar­nos, an­tes que na­da, de la for­ja de un es­cri­tor; su lu­cha ha si­do la de quien va sor­tean­do he­ri­das, du­das, re­ve­ses y cui­tas mo­ra­les en su em­pe­ño por lle­gar a ser uno, ali­men­tán­do­se de cuan­to le ro­dea, ba­rrien­do a su pa­so con to­do y con to­dos (em­pe­zan­do por sí mis­mo), in­te­rro­gan­do a los tex­tos aje­nos y ex­plo­ran­do ca­mi­nos y to­nos di­fe­ren­tes, im­pul­sa­do en to­do mo­men­to por una vo­ra­ci­dad cie­ga, co­mo si en su ca­be­za no de­ja­ra de so­nar la ad­mo­ni­ción lan­za­da por Fran­cis Scott Fitz­ge­rald en una de sus car­tas: “No tie­ne sen­ti­do ser ar­tis­ta si uno no pue­de dar lo me­jor de sí”, y en­ten­dien­do que sa­car es­te “lo me­jor de sí” no ad­mi­te cláu­su­las ni omi­sio­nes, que el cu­chi­llo ha de es­tar siem­pre afi­la­do.

Y aho­ra lle­ga­mos a Fin, un cie­rre de más de mil pá­gi­nas que am­pli­fi­ca, e in­clu­so mag­ni­fi­ca, asun­tos y téc­ni­cas. Una ad­ver­ten­cia para em­pe­zar: prin­ci­pian­tes abstenerse, sim­ples cre­yen­tes abstenerse, en­tra­da re­ser­va­da a de­vo­tos. En un be­llo anun­cio de que el prin­ci­pio con­te­nía ya el fi­nal, Karl Ove Knaus­gård abre el re­la­to con­du­cién­do­nos a los pro­le­gó­me­nos de la sa­li­da del pri­mer vo­lu­men, cuan­do la ame­na­za de su tío Gun­nar de de­te­ner su pu­bli­ca­ción lo su­mer­ge en una cri­sis de an­gus­tia y cul­pa­bi­li­dad; sal­to brus­co a una se­su­da re­fle­xión so­bre la iden­ti­dad, pri­me­ro adop­tan­do un ca­riz her­me­néu­ti­co a par­tir de los lí­mi­tes del len­gua­je, apo­yán­do­se so­bre to­do en la poe­sía de Paul Ce­lan y la in­co­mu­ni­ca­bi­li­dad del Ho­lo­caus­to, y más tar­de cen­trán­do­se en la fuer­za de la pa­la­bra en el pro­ce­so de au­to­afir­ma­ción per­so­nal y en la ma­ni­pu­la­ción de las ma­sas, ilus­trán­do­se con la exis­ten­cia pau­pé­rri­ma de Adolf Hitler an­tes de su lle­ga­da al po­der (tra­mo cen­tral que, por mo­men­tos, es un ocho­mil in­clu­so para los de­vo­tos); y vuel­ta al ám­bi­to ín­ti­mo, don­de la es­ta­bi­li­dad fa­mi­liar y la crea­ti­vi­dad li­te­ra­ria se tam­ba­lean por cul­pa del des­gas­te del tiem­po, las con­se­cuen­cias pri­va­das y pú­bli­cas de la ex­po­si­ción de la in­ti­mi­dad y la en­fer­me­dad men­tal.

Knaus­gård vuel­ve a con­ju­gar lo co­ti­diano con lo su­bli­me, lo pro­sai­co con lo ele­va­do, sin es­ta­ble­cer je­rar­quías pues lo uno con­tie­ne a lo otro. Co­men­ta­rios al An­ti­guo Tes­ta­men­to, a obras de Dos­toievs­ki, Broch, Joy­ce, Hei­deg­ger o Hand­ke, a la pin­tu­ra de Tur­ner o al do­cu­men­tal Shoah coha­bi­tan con vi­si­tas al su­per­mer­ca­do, ra­bie­tas de los ni­ños, unas va­ca­cio­nes ne­fas­tas en Ca­na­rias, in­con­ta­bles ci­ga­rri­llos fu­ma­dos en la te­rra­za de ca­sa, la an­sie­dad de­ri­va­da de las pre­gun­tas de los pe­rio­dis­tas y la lim­pie­za del jar­dín. En el ges­to inane en­cuen­tra lo eterno y es­car­bar en lo in­cog­nos­ci­ble su­po­ne un ca­mino de re­gre­so a la bolsa de ba­su­ra por sa­car a la Si el ries­go que su­pu­so para Ana­gra­ma la con­tra­ta­ción de una obra de un au­tor no­rue­go des­co­no­ci­do, que aca­ba­ría arro­jan­do ca­si cua­tro mil pá­gi­nas, fue ma­yúscu­lo, para su se­llo en ca­ta­lán, L’Al­tra Edi­to­rial, fue di­rec­ta­men­te una te­me­ri­dad. La má­xi­ma res­pon­sa­ble del se­llo, Eu­gè­nia Brog­gi, re­co­no­ce a Cul­tu­ra/s: “Du­dé mu­chí­si­mo por­que es un pro­yec­to muy am­bi­cio­so y L’Al­tra es muy pe­que­ña, a lo que se su­mó que el ‘¡no lo ha­gas!’ fue uná­ni­me. Pe­ro si fun­dé la edi­to­rial fue pre­ci­sa­men­te para sa­car li­bros que me fli­pan”. Po­ner­se a la par que Ana­gra­ma, que lle­va­ba dos tí­tu­los en la ca­lle de ade­lan­to, y dar con tra­duc­to­ras tan ex­pe­di­ti­vas co­mo hi­per­fia­bles no fue fá­cil, pe­ro las ven­tas óp­ti­mas y, so­bre to­do, “co­lo­car a L’Al­tra en el ma­pa edi­to­rial ca­ta­lán e internacio­nal” re­com­pen­sa­ron con cre­ces el es­fuer­zo, se­gún Brog­gi. ca­lle. Se ol­vi­da que ca­si to­do en Mi lu­cha ver­sa so­bre el amor –al pa­dre, a la pa­re­ja,alos­hi­jos,alo­sa­mi­gos,ala­lec­tu­ra, al ofi­cio…–, aque­llo ca­paz de con­vo­car con idén­ti­ca fuer­za lo más pu­ro y lo más mu­grien­to. “Lo úni­co que no quie­ro de la vi­da es vi­vir­la”, di­ce en un mo­men­to del li­bro. En cier­to mo­do Karl Ove Knaus­gård nos ha en­tre­ga­do su vi­da. La que­rrás o no. La lee­rás o no. La apre­cia­rás o no. Se­rá un ac­to de ge­ne­ro­si­dad o el de­li­rio de un nar­ci­sis­ta. Pe­ro, oye, ¿hay ofren­da más gran­de al al­can­ce de un es­cri­tor?

Karl Ove Knaus­gård

Fin. Mi lu­cha: 6/ Fi­nal

ANA­GRA­MA/L’AL­TRA. TRA­DUC­CIÓN AL CAS­TE­LLANO: KIRSTI BAGGETHUN Y ASUN­CIÓN LO­REN­ZO/AL CA­TA­LÁN: CA­RO­LI­NA MO­RENO. 1.024/1.136 PÁ­GI­NAS. 29,9 EU­ROS

Co­men­ta­rios a obras de Dos­toievs­ki o Broch coha­bi­tan con vi­si­tas al su­per­mer­ca­do y ra­bie­tas de los ni­ños

Knaus­gård nos ha en­tre­ga­do su vi­da; la lee­rás o no, pe­ro ¿hay ofren­da más gran­de al al­can­ce de un es­cri­tor?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.