El mun­do ex­tra­ña­do de Gino

La Vanguardia - Culturas - - Arte|s -

SÒNIA HER­NÁN­DEZ

Al de­te­ner­se an­te al­gu­nas de las es­ce­nas tra­za­das por el ar­tis­ta bar­ce­lo­nés na­ci­do en Ciu­dad de México en 1969 Gino Ru­bert, el po­si­ble es­pec­ta­dor pue­de ex­pe­ri­men­tar al­go pa­re­ci­do al vér­ti­go. Co­mo cuan­do se es­cu­cha una de esas afir­ma­cio­nes es­cue­tas y ro­tun­das en las que, tras su apa­ren­te sen­sa­tez, se en­cuen­tra al­go que des­con­cier­ta. An­te uno de los gran­des cua­dros que ex­po­ne la ga­le­ría Sen­da, un ob­ser­va­dor me con­tó sin des­pe­gar la mi­ra­da de la obra que su psi­co­te­ra­peu­ta le ha­bía di­cho que la so­lu­ción a la ma­yo­ría de sus pro­ble­mas pa­sa­ba por apren­der –a su edad– a ser más rea­lis­ta. Aña­dió que, sin em­bar­go, la reali­dad a ve­ces no es tan ob­via. La que re­pro­du­ce o re­pre­sen­ta Gino Ru­bert tam­po­co lo es, aun­que re­tra­tos de per­so­nas reales ten­gan una pre­sen­cia tan des­ta­ca­da en sus es­ce­nas. Así su­ce­de en los dos cua­dros de di­men­sio­nes has­ta aho­ra inusua­les en la obra de es­te ar­tis­ta, en los que ha re­crea­do una inau­gu­ra­ción

El ar­tis­ta in­clu­ye los ros­tros de fa­mi­lia­res, ar­tis­tas, ami­gos, pre­sen­cias po­si­bles en cual­quier inau­gu­ra­ción

de una ve­ro­sí­mil ex­po­si­ción su­ya. Pin­tu­ras y ar­tis­tas den­tro de otra pin­tu­ra. Allí co­lo­ca, en un ejer­ci­cio que tie­ne mu­cho de jue­go, los ros­tros de ar­tis­tas his­tó­ri­cos, jun­to a fa­mi­lia­res, ami­gos, co­no­ci­dos y otras pre­sen­cias po­si­bles en cual­quier inau­gu­ra­ción de su ciu­dad.

So­bran aquí los nom­bres de los re­tra­ta­dos pues­to que abru­ma­dor es el es­pa­cio que ocu­pan en los lien­zos. Tan­to, que in­clu­so el ar­tis­ta sin­tió –se­gún sus pro­pias pa­la­bras– la ebrie­dad de la “jau­ría” y la ne­ce­si­dad de “de­jar de uti­li­zar fo­to­gra­fías, que es lo que he he­cho siem­pre”. Pe­ro tam­po­co los es­pa­cios in­te­rio­res de­sier­tos con cier­ta evo­ca­ción a De Chi­ri­co eran lo que bus­ca­ba el ar­tis­ta. El mun­do ra­ro en el que Gino Ru­bert ha­bi­ta ne­ce­si­ta “las al­mas de las fi­gu­ras para no perder in­ten­si­dad”, así que de mo­men­to ha lle­ga­do a un pun­to in­ter­me­dio en el que los pro­ta­go­nis­tas que ocu­pan los lu­ga­res apa­re­cen y se van se­gún los tiem­pos que mar­ca una luz >

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.