Un jui­cio con­tra el ol­vi­do

No­ve­la Des­de el ar­chi­vo de Wies­ba­den, An­net­te Hess fic­cio­na un re­la­to so­bre el pa­pel que tu­vo la gen­te co­rrien­te en las atro­ci­da­des del na­zis­mo

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

CAR­LES BAR­BA

La pre­sen­te no­ve­la es tri­ple­men­te un re­tra­to de fa­mi­lia, de mu­jer y de país. La fa­mi­lia se lla­ma Bruhns, es pro­tes­tan­te y de cla­se me­dia, y re­gen­ta un res­tau­ran­te en la ca­lle Ber­ger de Frank­furt (la Ca­sa Ale­ma­na). La mu­jer pro­ta­go­nis­ta res­pon­de por Eva, tie­ne vein­ti­po­cos años, ejer­ce de tra­duc­to­ra, es la se­gun­da hi­ja de los Bruhns y, en el mo­men­to de arran­car el li­bro, es­tá pen­dien­te de que su pro­me­ti­do, un ri­co em­pre­sa­rio, la pi­da co­mo es­po­sa. El país ra­dio­gra­fia­do es na­tu­ral­men­te Ale­ma­nia: es­ta­mos en 1964, Frank­furt se ha re­cons­trui­do des­pués de los raids alia­dos, los pro­ce­sos de des­na­zi­fi­ca­ción han que­da­do atrás, y en las ra­dios, el Lo­ve me do de los Beatles en­lo­que­ce a los jó­ve­nes. Por aña­di­du­ra, han lle­ga­do de nue­vo las Na­vi­da­des, y fa­mi­lias co­mo los Bruhns cie­rran fi­las más que nun­ca, en una at­mós­fe­ra ho­ga­re­ña y bue­nis­ta.

Pe­ro he­te aquí que un buen día con­vo­can de ur­gen­cia a Eva Bruhns pa­ra un tra­ba­jo in­só­li­to pa­ra ella: la de tra­du­cir –del po­la­co– un pro­ce­so con­tra vein­tiún ex miem­bros de las SS ac­ti­vos en su día en Ausch­witz. Des­de la pri­me­ra se­sión, y a me­di­da que va oyen­do tes­ti­mo­nios (y va dán­do­se cuen­ta de la cí­ni­ca im­pa­si­bi­li­dad de los en­cau­sa­dos), Eva se sen­ti­rá con­mo­cio­na­da en lo más ín­ti­mo, al pun­to de enaje­nar­se de su pro­pia fa­mi­lia y del mis­mí­si­mo pro­me­ti­do (a los que ve es­cla­vos de una mo­ral pe­que­ño­bur­gue­sa), y se iden­ti­fi­ca­rá ca­da vez más de co­ra­zón con las víc­ti­mas, en­tre ellos un ju­dío hún­ga­ro de nom­bre Ot­to Cohn, a quien to­do el mun­do se qui­ta de en­ci­ma con des­dén an­ti­se­mi­ta y a quien ella ve en cam­bio co­mo un cam­peón de la dig­ni­dad hu­ma­na. Es­te hom­bre se ha com­pro­me­ti­do a iden­ti­fi­car a los que ma­ta­ron a su mu­jer e hi­jas, y lo ha­ce en el jui­cio con tal con­tun­den­cia que so­li­vian­ta to­da­vía más la con­cien­cia éti­ca de Eva y la pre­pa­ra pa­ra un des­en­mas­ca­ra­mien­to que se pro­du­ci­rá en su círcu­lo más pró­xi­mo y pon­drá pa­tas arri­ba su pro­pio pa­sa­do y en es­pe­cial su pro­pia in­fan­cia.

Le­jos de ser la enési­ma no­ve­la so­bre Ausch­witz, es­ta ope­ra pri­ma de An­net­te Hess (Han­no­ver, 1967) nos re­cuer­da que en pleno mi­la­gro ale­mán, los crí­me­nes de los cam­pos de ex­ter­mi­nio dis­ta­ban de es­tar sal­da­dos, y pre­ci­sa­men­te por­que im­pe­ra­ba la tó­ni­ca de no que­rer sa­ber, el em­pe­ño que pu­sie­ron fis­ca­les ale­ma­nes en sen­tar en el ban­qui­llo a An­net­te Hess y Johann Zi­lien, uno de los res­pon­sa­bles del ar­chi­vo de Wies­ba­den

sus pro­pios con­ciu­da­da­nos, re­fle­ja­ría una vo­lun­tad de en­ca­rar de una vez por to­das un lus­tro in­fa­man­te. An­net­te Hess con­ci­bió la no­ve­la tan pron­to pu­do ac­ce­der a las ac­tas y gra­ba­cio­nes de los jui­cios con­ser­va­dos en el ar­chi­vo de Wies­ba­den. Y si

su fic­ción tie­ne un va­lor es­pe­cial, es el de ha­ber apun­ta­do có­mo la gen­te co­rrien­te ju­gó en el man­te­ni­mien­to del na­cio­nal­so­cia­lis­mo un pa­pel tan de­ci­si­vo co­mo el de las es­truc­tu­ras de po­der. Al igual que Mar­tin Da­vid­son en El na­zi per­fec­to (la cró­ni­ca so­bre un abue­lo tan en­can­ta­dor co­mo vil), la au­to­ra re­la­ta muy bien co­mo las peo­res atro­ci­da­des pue­den eje­cu­tar­se en unas coor­de­na­das de nor­ma­li­dad. Y po­ne en evi­den­cia en de­fi­ni­ti­va que las per­so­nas apa­ren­te­men­te más cam­pe­cha­nas pue­den ali­men­tar al mal con

Ópe­ra pri­ma de la au­to­ra que dis­ta de ser la enési­ma no­ve­la so­bre el ex­ter­mi­nio en el cam­po de Ausch­witz

EFE/PLA­NE­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.