Mar­tí Gó­mez y los La­ra

El ve­te­rano pe­rio­dis­ta se ce­ba ca­ri­ño­sa­men­te con la fa­mi­lia fun­da­do­ra y pro­pie­ta­ria de la edi­to­rial Pla­ne­ta; una só­li­da apro­xi­ma­ción a una épo­ca y a los en­tre­si­jos del ne­go­cio del li­bro

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - JOAN DE SA­GA­RRA

Jo­sé Mar­tí Gó­mez me ha­ce lle­gar su úl­ti­mo li­bro: Los La­ra. Apro­xi­ma­ción a una fa­mi­lia y a su tiem­po (Ga­la­xia Gu­ten­berg), con una bo­ni­ta de­di­ca­to­ria: “Joan: sin tu amis­tad la vi­da hu­bie­se si­do mu­cho más abu­rri­da. El Mar­tí”. Con­fie­so que me pro­du­ce una cier­ta sor­pre­sa –y tam­bién una cier­ta en­vi­dia, pa­ra qué ne­gar­lo– que el ami­go Mar­tí, que es­te ve­rano cum­pli­rá 82 años –es del 37, me lle­va un año– to­da­vía ten­ga el hu­mor de pu­bli­car li­bros. Y no pre­ci­sa­men­te uno de esos li­bros tan agra­de­ci­dos en los que uno evo­ca vie­jos re­cuer­dos, per­so­na­jes que se cru­za­ron por su vi­da o re­co­ge vie­jas cró­ni­cas apa­re­ci­das aquí y allá, sino una só­li­da in­ves­ti­ga­ción de cer­ca de 300 pá­gi­nas so­bre una fa­mi­lia, los La­ra –el vie­jo Jo­sé Ma­nuel La­ra Her­nán­dez y los dos hi­jos, Jo­sé Ma­nuel y Fer­nan­do, que el fun­da­dor de Pla­ne­ta tu­vo con Ma­ría Te­re­sa Bosch–, una fa­mi­lia y, de ma­ne­ra es­pe­cial el hi­jo Jo­sé Ma­nuel, “una per­so­na­li­dad des­bor­dan­te (que) se desa­rro­lló en múl­ti­ples ám­bi­tos, des­de la em­pre­sa a la po­lí­ti­ca, de la edu­ca­ción al de­por­te, o de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción a las ins­ti­tu­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil”.

El li­bro de Mar­tí arran­ca de una en­tre­vis­ta que, ha­ce cer­ca de cin­cuen­ta años, el jo­ven Mar­tí y su co­le­ga Jo­sep Ramoneda le hi­cie­ron al vie­jo La­ra, una en­tre­vis­ta que fue pu­bli­ca­da en el número 118 del se­ma­na­rio Por Fa­vor, cuan­do aún no era pro­pie­dad de Pla­ne­ta. Una en­tre­vis­ta que se re­pro­du­ce ín­te­gra­men­te en el li­bro de Mar­tí y de la que no me re­sis­to a re­pro­du­cir un par de pre­gun­tas (y de res­pues­tas), pa­ra que el lec­tor se ha­ga una pe­que­ña idea de có­mo era el pe­rio­dis­mo –el buen pe­rio­dis­mo, por­que tam­bién lo ha­bía del ma­lo– de nues­tra ju­ven­tud: “Ce­lia Gá­mez ¿es­ta­ba tan bue­na co­mo us­ted di­ce?”. “Sí. Es­ta­ba fe­no­me­nal. Era la atrac­ción de to­da Es­pa­ña y ga­na­ba el di­ne­ro que que­ría, aun­que nos pa­ga­se re­gu­lar. Em­pe­zó pa­gán­do­me diez pe­se­tas por dos fun­cio­nes (el jo­ven La­ra bai­la­ba en una de sus re­vis­tas) y des­pués me subió a quin­ce”. “¿En­tien­de más de ma­te­má­ti­cas que de li­te­ra­tu­ra?”. “In­dis­cu­ti­ble­men­te. Creo que el éxi­to Jo­sé Ma­nuel La­ra Her­nán­dez creó e im­pul­só edi­to­rial Pla­ne­ta (arri­ba). Su hi­jo Jo­sé Ma­nuel La­ra Bosch (aba­jo) la con­vir­tió en uno de los gran­des gru­pos de edi­ción mun­dia­le­sSALVADOR de la edi­to­rial se de­bió a que cum­plió una con­di­ción si­ne qua non: pa­ra mon­tar una edi­to­rial, lo pri­me­ro que hay que ha­cer es no te­ner di­ne­ro. Si se tie­ne di­ne­ro, hay mu­cha ale­gría, se pu­bli­can li­bros muy ma­los y se aca­ba per­dién­do­lo to­do…”.

En el li­bro de Mar­tí apa­re­cen un mon­tón de es­cri­to­res, em­pre­sa­rios, po­lí­ti­cos y de­por­tis­tas ha­blan­do de los La­ra pa­ra bien o pa­ra mal. He de con­fe­sar que sien­to una de­bi­li­dad por los es­cri­to­res, que cuen­tan los en­tre­si­jos del fa­mo­so pre­mio Pla­ne­ta, a mu­chos de los cua­les lle­gué a co­no­cer y al­gu­nos de ellos si­guen afor­tu­na­da­men­te con vi­da, co­mo el ami­go Mar­sé, que en su día le can­tó las cua­ren­ta a Jo­sé Ma­nuel La­ra Bosch. No me ocu­rre lo mis­mo con la gen­te del Cer­cle d’Eco­no­mia o del Es­pan­yol, pe­ro el ofi­cio y el gra­ce­jo de Mar­tí han he­cho que me zam­pa­se en un par de no­ches las ca­si 300 pá­gi­nas del li­bro co­mo si los se­ño­res del Cer­cle y los de la jun­ta del Es­pan­yol fue­sen las gua­pas mu­cha­chas de uno de esos co­ros y dan­zas so­vié­ti­cos –¡qué pier­nas, qué vo­ces!– que ale­gra­ron mis años mo­zos.

En re­su­men: un es­plén­di­do li­bro y, a la vez, un va­lio­so do­cu­men­to pa­ra en­ten­der es­te país, la bur­gue­sía de es­te país. Un re­ga­lo del co­le­ga Mar­tí que, en los tiem­pos en que vi­vi­mos, po­lí­ti­ca y co­mu­ni­ca­ti­va­men­te (pren­sa, ra­dio y te­le­vi­sión) ha­blan­do, es muy de agra­de­cer. Cuan­do uno ha cum­pli­do ya los ochen­ta y los co­le­gas te lla­man “maes­tro”, de­sen­ga­ñé­mo­nos, es una ma­ne­ra co­mo otra cual­quie­ra de lla­mar­te vie­jo. No es es­te el ca­so de Mar­tí Gó­mez, que si es maes­tro, y lo es, em­pe­zó sién­do­lo de jo­ven y su in­com­bus­ti­ble cu­rio­si­dad y su hu­mor (mi­tad bri­tá­ni­co y mi­tad me­di­te­rrá­neo) ha­cen que si­ga sién­do­lo.

PS. Ga­lli­mard pu­bli­ca las crí­ti­cas ci­ne­ma­to­grá­fi­cas del jo­ven Fra­nçois Truf­faut en el se­ma­na­rio Arts-Spec­ta­cles. Más de qui­nien­tos ar­tícu­los en cin­co años (19541958). 524 pá­gi­nas, 24 eu­ros. “Pour la pre­miè­re fois, au lieu de di­re: ‘C’est bon! C’est mau­vais!’. J’ai com­men­cé à es­sa­yer d’ima­gi­ner com­ment ça au­rait pu être bon ou por­quoi c’était mau­vais”. Cé­le­bres po­lé­mi­cas (De­lan­noy, Au­tant-La­ra), sus ído­los (Ma­rilyn Mon­roe a Ja­mes Dean, de Hitch­cock a Re­noir), sus co­le­gas (Var­da, Ri­vet­te, Va­dim, Bres­son…). Y sa­ber lo que pen­sa­ba de Bar­dem, de Ber­lan­ga…

“Pa­ra mon­tar una edi­to­rial, lo pri­me­ro que hay que ha­cer es no te­ner di­ne­ro”, de­cía el pa­triar­ca

SANSUÁN / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.