La no­ve­la de los de­ta­lles

No­ve­la Ger­brand Bak­ker, jar­di­ne­ro con­ver­ti­do en es­cri­tor, con­si­gue un tex­to de enor­me belleza a par­tir de una his­to­ria fa­mi­liar de amor y due­lo

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

ÁLVARO CO­LO­MER

El es­cri­tor neer­lan­dés Ger­brand Bak­ker tu­vo una ilu­mi­na­ción ha­ce die­ci­sie­te años. Es­ta­ba en Cór­ce­ga, de ex­cur­sión por la mon­ta­ña cuan­do sin­tió la lla­ma­da de la li­te­ra­tu­ra, y ac­to se­gui­do lo aban­do­nó to­do pa­ra po­ner­se a es­cri­bir. Has­ta ese mo­men­to, ha­bía tra­ba­ja­do co­mo tra­duc­tor, jar­di­ne­ro y mo­ni­tor de pa­ti­na­je. Cuan­do pu­bli­có su pri­me­ra no­ve­la, To­do es­tá tran­qui­lo arri­ba (Ra­yo Ver­de), lo úni­co que que­da­ba de su pa­sa­do era la pa­sión por las plan­tas. Ac­tual­men­te, es­cri­be por las ma­ña­nas y cui­da el jardín por las tar­des. Aun­que es­ta se­gun­da ac­ti­vi­dad es hoy un hobby. La fa­ma y los premios se lo per­mi­ten.

Aho­ra lle­ga has­ta no­so­tros su ter­cer tí­tu­lo, Ju­nio, una no­ve­la que vie­ne pre­ce­di­da por unas re­se­ñas al­go jus­ti­llas en los Paí­ses Ba­jos y por unas ala­ban­zas de lo más en­vi­dia­bles en Reino Uni­do. Bak­ker di­ce que la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da de su país le tie­ne oje­ri­za por­que no sa­be dón­de ubi­car­lo. Y al­go de ver­dad de­be de ha­ber en es­tas pa­la­bras, por­que la no­ve­la es se­nEl es­cri­tor ho­lan­dés Ger­brand Bak­ker en su vi­si­ta a Bar­ce­lo­na en el 2015

sa­cio­nal. Así de cla­ro: sen­sa­cio­nal.

Ju­nio arran­ca con una es­ce­na que es to­do osa­día: la rei­na Ju­lia­na vi­si­ta los pueblos del nor­te del país y, mediante el uso de la pri­me­ra per­so­na, nos cuen­ta el te­dio que le do­mi­na al te­ner que asis­tir a los ac­tos pro­to­co­la­rios que han or­ga­ni­za­do to­dos y ca­da uno de los al­cal­des que hay en su re­co­rri­do. En uno de es­tos municipios aca­ri­cia la

me­ji­lla de una ni­ña (Han­ne) que, unas ho­ras des­pués y sin que la mo­nar­ca lle­gue a en­te­rar­se, se­rá arro­lla­da por la fur­go­ne­ta del pa­na­de­ro. Y aquí es don­de em­pie­za real­men­te la no­ve­la. Por­que, ca­si cua­ren­ta años des­pués, la fa­mi­lia de la fa­lle­ci­da se reúne en la gran­ja don­de vi­ven sus pa­dres y, sin que se ha­ga una alu­sión ex­pre­sa al te­ma, to­dos mues­tran la pa­rá­li­sis vi

ÀLEX GAR­CIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.