Es­cri­to­res y ar­tis­tas en el Me­di­te­rrá­neo

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

En fe­cha tan tem­pra­na co­mo 1856, el com­po­si­tor Pros­per Mé­ri­mée ya echa­ba pes­tes de las trans­for­ma­cio­nes que la lle­ga­da de los re­si­den­tes in­gle­ses y las hor­das de mar­se­lle­ses que iban de vi­si­ta los do­min­gos es­ta­ban pro­pi­cian­do en Can­nes. Se que­ja­ba de la apa­ri­ción de nue­vas cons­truc­cio­nes con as­pec­to de cas­ti­llos neo­gó­ti­cos en mi­nia­tu­ra, de la mul­ti­pli­ca­ción de ho­te­les y has­ta de la apa­ri­ción del al­can­ta­ri­lla­do y el su­mi­nis­tro de gas en el pue­ble­ci­to. En su opi­nión: “Can­nes se es­tá ci­vi­li­zan­do mu­cho, de­ma­sia­do di­ría yo”.

MÉ­RI­MÉE Y EL TU­RIS­MO.

Tras una vi­da mar­ca­da por las adic­cio­nes y la in­fe­li­ci­dad que di­si­mu­la­ba con sus aires de dan­di, Klaus Mann tra­tó de sui­ci­dar­se en 1949 en un mo­des­to ho­tel de Can­nes y aca­bó fa­lle­cien­do en un hos­pi­tal cer­cano. Su pa­dre, el ti­tán de las le­tras ale­ma­nas Tho­mas Mann, es­ta­ba en Es­to­col­mo cuan­do re­ci­bió un te­le­gra­ma con la no­ti­cia y reac­cio­nó con su im­per­tur­ba­ble y per­tur­ba­do­ra frial­dad. Anotó en su dia­rio: “Un ges­to ofen­si­vo, feo, cruel, irres­pe­tuo­so e irres­pon­sa­ble por par­te de Klaus”.

KLAUS MANN Y SU PA­DRE. VIR­GI­NIA WOOLF Y LA FE­LI­CI­DAD.

En 1925, tras la pu­bli­ca­ción de La se­ño­ra Da­llo­way, Vir­gi­nia Woolf pa­só con Leo­nard una tem­po­ra­da en el pe­que­ño ho­tel Le Cen­dri­llon de Cas­sis y des­cu­brió la “fe­li­ci­dad per­fec­ta… hay pin­to­res por to­dos la­dos. No hay án­gu­lo pa­no­rá­mi­co don­de no ha­ya un aus­te­ro y vie­jo se­ñor pin­tan­do… Es­te lu­gar tie­ne todas las vir­tu­des: co­mi­da ex­qui­si­ta, un puer­to mag­ní­fi­co, ca­lor, sol, vi­ñe­dos, olivares”.

No­ve­lis­ta con ven­tas es­tra­tos­fé­ri­cas, Wi­lliam Som­mer­set Maug­ham ama­só una for­tu­na que le per­mi­tió ad­qui­rir la ele­gan­te vi­lla La Mau­res­que en Cap Fe­rrat, que ha­bía man­da­do cons­truir el rey Leo­pol­do de Bél­gi­ca, el car­ni­ce­ro del Con­go. El es­cri­tor re­ci­bía allí a in­vi­ta­dos de pe­di­grí, des­de li­te­ra­tos co­mo Ki­pling o H.G. Wells, a fi­gu­ras co­mo el Aga Khan, Wins­ton Chur­chill –que se de­di­ca­ba a pin­tar acua­re­las– o el du­que de Wind­sor, cu­ya lle­ga­da al­te­ra­ba a to­do el mun­do por lo pun­ti­llo­so que era con las cues­tio­nes de eti­que­ta. Pe­ro du­ran­te las ma­ña­nas Maug­ham des­apa­re­cía, por­que se en­ce­rra­ba a es­cri­bir en el úl­ti­mo pi­so de la vi­lla. Pa­ra evi­tar que el es­pec­ta­cu­lar pai­sa­je lo dis­tra­je­ra, ha­bía he­cho ce­gar la ven­ta­na con la­dri­llos.

MAUG­HAM Y EL PAI­SA­JE. BLAS­CO IBÁ­ÑEZ Y LA MASONERÍA.

Gra­cias al di­ne­ral que ga­nó con la ven­ta de los de­re­chos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos de San­gre y are­na y Los cua­tro ji­ne­tes del apo­ca­lip­sis, en 1922 Blas­co Ibá­ñez pu­do com­prar­se una fas­tuo­sa vi­lla en Men­ton, lla­ma­da Fontana Rosa. De­co­ró el jar­dín con bustos de sus hé­roes li­te­ra­rios –Cer­van­tes, Bal­zac y Dic­kens– y en los ban­cos de pie­dra co­lo­có un em­ble­ma con cin­co ro­sas, el de la lo­gia ma­só­ni­ca a la que per­te­ne­cía. Gatsby,

EDUARD WASOW/GETTY IMAGES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.