Los chi­cos con las chi­cas

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - JU­LIÀ GUILLAMON AN­TO­NIO LO­ZANO

El otro día tui­teé de co­ña que si Ser­gi Pà­mies hu­bie­ra es­cri­to la no­ve­la de Mar­ta Orriols se hu­bie­ra ti­tu­la­do L’art de par­lar amb les plan­tes y que si Orriols hu­bie­ra es­cri­to el li­bro de Pà­mies se ha­bría lla­ma­do Apren­dre a por­tar ga­var­di­na. De­trás de la bro­ma sub­ya­cía la cons­ta­ta­ción de que hom­bres y mu­je­res es­cri­ben dis­tin­to, ca­da vez más. Ya sé que no se pue­de ge­ne­ra­li­zar y que ca­da cual es ca­da cual. Pe­ro en los li­bros es­cri­tos por se­ño­ras re­co­noz­co una fuer­za que lle­va a en­fren­tar­se con la vi­da y sa­car lecciones de es­ta lu­cha. Mien­tras que en los li­bros es­cri­tos por Los clá­si­cos pa­re­cen sus­ci­tar dos reac­cio­nes an­ta­gó­ni­cas cuan­do lle­ga el lar­go asue­to. O se con­si­de­ran in­com­pa­ti­bles con la re­la­ja­ción neu­ro­nal o idó­neos an­te una men­te des­pe­ja­da y un ho­ri­zon­te en cal­ma. Una so­lu­ción in­ter­me­dia pa­sa por sa­bo­rear­los en pe­que­ñas do­sis, al mo­do de una co­pa de ca­va bien fría, un acer­ca­mien­to tí­mi­do que se­gu­ra­men­te de­je con ga­nas de más.

Los cuen­tos suel­tos que el se­llo NÓR­DI­CA va pu­bli­can­do en pri­mo­ro­sas edi­cio­nes ilus­tra­das son una in­vi­ta­ción idó­nea a es­ta ter­ce­ra vía. En­ca­be­zan­do una co­lec­ción de re­la­tos pu­bli­ca­daen1922, La­fies­tae­nel­jar­dín­se am­bien­ta, de for­ma har­to con­ve­nien­te, en un día de prin­ci­pios de ve­rano pa­ra enmarcar, de esos con los cie­los del to­do des­pe­ja­dos, el ter­mó­me­tro se­ño­res veo un mun­do pa­ra­do, que de­cep­cio­na a los pro­ta­go­nis­tas, que no son ca­pa­ces de adap­tar­se a él. Los que saben lle­var ga­bar­di­na o ha­blar con las plan­tas son siem­pre los otros. Por ejem­plo...

Can­to jo i la mun­tan­ya ba­lla (ANA­GRA­MA) de Ire­ne So­là, es un li­bro que de­mues­tra una con­fian­za en la ca­pa­ci­dad de ex­pli­car his­to­rias, bien con­ta­das, de tra­ba­jar los dis­tin­tos re­gis­tros del len­gua­je (has­ta lle­gar, en oca­sio­nes, al ex­ce­so de con­fian­za). De ma­ne­ra que el lec­tor que­da atra­pa­do por la his­to­ria, los per­so­na­jes y la ma­ne­ra de re­tra­tar­los. El li­bro, ade­más, tie­ne una só­li­da ba­se con­cep­tual. Po­ne en pie una teo­ría so­bre la na­rra­ción y los na­rra­do­res, le­van­ta un jue­go con los re­fe­ren­tes ar­tís­ti­cos, mu­si­ca­les, an­tro­po­ló­gi­cos. El te­ma de la bru­je­ría, con todas sus ra­mi­fi­ca­cio­nes his­tó­ri­cas y cul­tu­ra­les, sir­ve de aglu­ti­nan­te. La li­te­ra­tu­ra ca­ta­la­na tie­ne siem­pre el li­bro que hay que leer. Es­ta tem­po­ra­da es Can­to jo i la mun­tan­ya ba­lla.

Sa­tèl·lits (MALESHERBE­S) de Eli­sen­da Solsona de­mues­tra la mis­ma teo­ría. No en­con­tra­mos aque­llas ga­nas de zam­par­se el mun­do des­de com­pa­si­vo y sin no­ti­cias del vien­to. Una fa­mi­lia pu­dien­te –ma­tri­mo­nio y tres hi­jos– ul­ti­ma los pre­pa­ra­ti­vos de una ve­la­da fes­ti­va don­de no fal­ta­rán em­pa­re­da­dos, ro­sas y mú­si­ca. ¿Qué po­dría sa­lir mal? Pues que un po­bre pa­dre de fa­mi­lia nu­me­ro­sa, re­si­den­te en unos ba­rra­co­nes de­ma­sia­do cer­ca­nos, ten­ga el mal gus­to de mo­rir ese mis­mo día en un accidente.

Mans­field re­tra­ta con fi­lo la in­sen­si­bi­li­dad y con­des­cen­den­cia de las cla­ses pu­dien­tes, ju­gan­do con es­pe­cial acier­to con su idea de lo que es “ex­tra­va­gan­te”. Do­ta­dí­si­ma pa­ra la cap­ta­ción de de­ta­lles (la ale­gría que ema­na de las man­chas de sol y de las flo­res, la ex­pre­sión de de­lei­te pro­cu­ra­da por la na­ta mon­ta­da, las for­mas del hu­mo de­pen­dien­do de la chi­me­nea de la que sa­len….), la neo­ze­lan­de­sa cie­rra a lo gran­de es­ta gema mos­tran­do lo inefa­ble de la vi­da en unas po­cas lí­neas. Un se­gun­do cuen­to, La se­ño­ri­ta Brill, y los di­bu­jos al pas­tel de Car­men Bueno elevan el con­jun­to.

Po­co des­pués de fi­na­li­zar la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, dos her­ma­nos en la ado­les­cen­cia, Nat­ha­niel y Ra­chel, asis­ten con in­quie­tud a la par­ti­da de sus pa­dres con rum­bo a Sin­ga­pur, im­pe­li­dos por apa­ren­tes mo­ti­vos pro­fe­sio­na­les, mien­tras ellos se que­dan en su Lon­dres na­tal al cui­da­do de un tu­tor. De in­me­dia­to sur­gen las du­das so­bre los mo­ti­vos reales de­trás de la mar­cha de sus pro­ge­ni­to­res (lo que irá am­plián­do­se a su pa­pel en el De arri­ba a aba­jo los au­to­res Eli­sen­da Solsona, Jo­sé Car­los Llop y Amy M. Ho­mes Sa­tèl·lits.

To­ni Sa­la es uno de los sé­niors más sé­niors. A los cuarenta años ob­tu­vo el Pre­mi Na­cio­nal y po­dría­mos de­cir que ges­tio­na su obra –que pro­fun­di­za en el agu­je­ro que abrie­ron sus pri­me­ros li­bros, breves y con­tun­den­tes– con la au­to­ri­dad de un clá­si­co. En Per­se­cu­ció (L’AL­TRA) ofre­ce un re­tra­to de­sola­dor del mun­do de hoy trans­for­ma­do en un yer­mo geo­grá­fi­co y mo­ral.

A par­tir de tres his­to­rias co­nec­con­flic­to bé­li­co), sen­sa­ción de des­con­fian­za que se agra­va con la lle­ga­da de un con­jun­to de ex­tra­ños pa­ra los que no pa­re­cen re­gir las nor­mas so­cia­les más con­ven­cio­na­les.

Luz de gue­rra, fi­na­lis­ta del pre­mio Boo­ker 2018, pu­bli­ca­do por AL­FA­GUA­RA en cas­te­llano y NA­VO­NA en ca­ta­lán, On­daat­je per­fec­cio­na su mi­ra­da poé­ti­ca e in­te­rro­ga­ti­va a las ex­pe­rien­cias for­ma­ti­vas es­qui­vas, ese in­te­rés reite­ra­do de to­da su obra por la in­ter­pre­ta­ción de he­chos sig­ni­fi­ca­ti­vos del pa­sa­do, en­vuel­tos por de­fec­to en mis­te­rio y en la bru­ma que se ex­pan­de por nues­tra me­mo­ria fa­li­ble, y cu­yo des­ci­fra­mien­to com­ple­to, por tan­to, que­da más allá de las ca­pa­ci­da­des hu­ma­nas, que­dan­do só­lo el consuelo de re­ci­clar­los en al­ta li­te­ra­tu­ra.

Ad­ver­ten­cia: leer un cuen­to de la “lan­za­lla­mas”, co­mo Días te­mi­bles (ANA­GRA­MA), A.M. Ho­mes exi­ge lue­go dos ho­ras (mí­ni­mo) de di­ges­tión, ni mo­jar los pies en el agua, pues una des­car­ga de elec­tri­ci­dad re­co­rre el cuer­po y la men­te su­fre una con­mo­ción que exi­ge re­po­so. La escritora fuer­za a la Amé­ri­ca con­tem­po­rá­nea a mi­rar­se en un es­pe­jo ne­gro de ca­ra a que aflo­ren sus de­mo­nios y mi­se­rias, a so­me­ter­se a un po­lí­gra­fo que di­bu­ja tem­pes­ta­des. Pa­ra en­ten­der­nos, Dis­ney­lan­dia (pro­ta­go­nis­ta de unos de es­tos do­ce cuen­tos con ga­rras) es una pesadilla, los su­bur­bios an­ge­li­nos, un ce­po. En­ró­len­se en es­te sa­fa­ri, fe­roz pe­ro des­ter­ni­llan­te.

Mi­chael On­daat­je A.M. Ho­mes

Eli­sen­da Solsona To­ni Sa­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.