La le­tra y la san­gre

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - J.A. MASOLIVER RÓDENAS (FUNANMBULI­STA),

Con­tra los que ha­blan de cha­ta­rre­ría li­te­ra­ria, la es­tre­cha re­la­ción en­tre li­te­ra­tu­ra y vi­da ha sur­gi­do co­mo una re­no­va­do­ra pro­pues­ta fren­te a la tra­di­ción rea­lis­ta y el ar­ti­fi­cio de la no­ve­la ex­pe­ri­men­tal.

En Esa bru­ma in­sen­sa­ta (SEIX BA­RRAL), Rai­ner Sch­nei­der Reus de­ci­de cam­biar de nom­bre y con­ver­tir­se en un es­cri­tor ocul­to co­mo Tho­mas Pyn­chon o Sa­lin­ger y se ins­ta­la en Nue­va York con el nom­bre de Rai­ner Bros. Regresa a Bar­ce­lo­na y se en­cuen­tra con su her­mano, pro­vee­dor de ci­tas que le sir­van pa­ra cons­truir sus no­ve­las y que se sien­te “fas­ci­na­do por es­tar en la som­bra”, an­te un pro­yec­to de no­ve­la “in­ter­tex­tual siem­pre al bor­de de un acan­ti­la­do”. Se tra­ta de uti­li­zar “el am­plio re­per­to­rio que la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra ha­bía pues­to a nues­tra dis­po­si­ción”. Al mis­mo tiem­po hay una pro­yec­ción au­to­bio­grá­fi­ca en torno a Bar­ce­lo­na, “su des­gra­cia­da ciudad na­tal”. To­do al ser­vi­cio de la tra­ma no­ve­les­ca.

Si se til­da a Llop de li­bres­co, en Orien­te (AL­FA­GUA­RA) muy bien se me­re­ce la ex­co­mu­nión. El na­rra­dor de es­te dia­rio, que no es un es­cri­tor, se re­fu­gia en un con­ven­to y allí se en­cuen­tra con un bi­blió­fi­lo in­glés, co­mo él co­lec­cio­nis­ta li­ber­tino de anéc­do­tas amo­ro­sas y pin­tu­ras eró­ti­cas. El ero­tis­mo es el alien­to que se res­pi­ra a lo lar­go de una no­ve­la ani­ma­da por la sen­sua­li­dad del len­gua­je, en com­pa­ñía de unos es­cri­to­res con­ver­ti­dos en per­so­na­jes.

El es­cri­tor en la som­bra de Vi­la-Ma­tas se con­vier­te en La so­cie­dad de los per­so­na­jes inaca­ba­dos im­pú­di­ca­men­te, en un ne­gro que pa­ra más in­ri es mo­ro, co­mo el men­ti­ro­so cro­nis­ta de El Qui­jo­te, Ci­de Ha­me­te Be­nen­ge­li. Car­de­ño­sa sien­te que se le ha ago­ta­do la ins­pi­ra­ción y acu­de a Jo­sé en lo que va a ser una mul­ti­pli­ca­ción de na­rra­do­res, en una su­ce­sión de es­ce­nas des­ca­be­lla­das que son, en reali­dad, un ho­me­na­je a la li­ber­tad crea­do­ra, una “pesadilla de reali­da­des y fic­cio­nes” don­de se con­fun­den per­so­nas y per­so­na­jes, y el na­rra­dor se con­vier­te en un me­ro per­so­na­je más de fic­ción. La som­bra de Pi­ran­de­llo re­co­rre to­da la no­ve­la.

La re­be­lión de los ven­de­do­res am­bu­lan­tes en Santiago de Chile sir­ve pa­ra des­en­mas­ca­rar al po­der en Su­mar (PE­RI­FÉ­RI­CA), una no­ve­la que no es po­lí­ti­ca, por­que la denuncia es­tá he­cha des­de la con­vul­sión del len­gua­je que ro­za lo alu­ci­na­to­rio, co­mo lo es to­da ex­pre­sión de la reali­dad que se ale­je de las propuestas con­ven­cio­na­les. En las dificultad­es con las que a ve­ces tro­pe­za­mos co­mo lec­to­res es­tá la fas­ci­nan­te acu­mu­la­ción de su­ge­ren­cias y la sen­sa­ción de que lo fa­mi­liar es al mis­mo tiem­po nue­vo.

Aho­ra que te vas (TUS­QUETS). Ruth se sien­te obli­ga­da, pe­se a te­ner la re­gla, a ha­cer el amor pa­ra no de­cep­cio­nar a su ma­ri­do. As­quea­da, de­ci­de huir de Lon­dres pa­ra re­en­con­trar­se con su ami­ga Andrea. El re­en­cuen­tro de las dos amigas les per­mi­te re­cons­truir sus vi­das des­de la in­fan­cia bar­ce­lo­ne­sa has­ta el pre­sen­te. Andrea es la pro­tec­to­ra y Ruth la neu­ró­ti­ca per­se­gui­da por un fan­tas­ma que ha de mar­car to­da su vi­da: su mens­trua­ción. La es­pe­ra en su pu­ber­tad, im­pa­cien­te por con­ver­tir­se en mu­jer, pa­ra lue­go acom­pa­ñar­le a lo lar­go de su vi­da, ho­rro­ri­za­da an­te la san­gre y mar­ca­da des­de ni­ña por el “mie­do en el cuer­po a noen­ten­der­na­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.