La ex­pul­sión de Bar­ce­lo­na

En­sa­yo Ju­lià Gui­lla­mon re­edi­ta, vein­te años después, un tí­tu­lo mí­ti­co so­bre los años se­ten­ta y ochenta en Bar­ce­lo­na a tra­vés de la li­te­ra­tu­ra, el ar­te y el pe­rio­dis­mo, y lo com­ple­ta tra­tan­do las no­ve­las que han apa­re­ci­do en los úl­ti­mos tiem­pos de te­má­ti­ca

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - JOR­DI AMAT

A lo lar­go de un po­co más de un año, en­tre mar­zo de 1999 y el ve­rano del 2000, Ju­lià Gui­lla­mon (Bar­ce­lo­na, 1962) pu­bli­có en la Re­vis­ta de Ca­ta­lun­ya una se­rie de ar­tícu­los so­bre la cul­tu­ra ca­ta­la­na que or­bi­ta­ba en torno al te­ma de la ciu­dad –el tra­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na en na­rra­ti­va, en­sa­yo y pe­rio­dis­mo– du­ran­te el úl­ti­mo cuar­to del si­glo XX. Me re­cuer­do en la he­me­ro­te­ca de Filología tra­gán­do­me­los fas­ci­na­do. Mien­tras en las au­las la con­ver­sión de los tex­tos en his­to­ria ten­día a fo­si­li­zar­los, co­mo si una vez pe­tri­fi­ca­dos no pu­die­ran for­mar par­te de nues­tras vidas, la in­ter­pre­ta­ción de Gui­lla­mon fun­cio­na­ba co­mo una in­vi­ta­ción fres­ca a ex­pe­ri­men­tar el cos­mo­po­li­tis­mo au­tén­ti­co a tra­vés de un dis­cur­so crí­ti­co y un cor­pus atí­pi­co que pa­sa­ba de lar­go las fron­te­ras de los gé­ne­ros ca­nó­ni­cos. Va­le que en el cen­tro de su re­fle­xión es­ta­ba el aná­li­sis de dos clá­si­cos con­tem­po­rá­neos –La ciu­dad de los pro­di­gios y El jar­dí dels set cre­pus­cles–, pe­ro no era me­nos im­por­tan­te la vi­ñe­ta de un có­mic con­tra­cul­tu­ral, la des­crip­ción de un bar de di­se­ño de ai­re neo­yor­quino o el re­cuer­do au­to­bio­grá­fi­co de las fá­bri­cas ol­vi­da­das de su ba­rrio –co­mo un es­bo­zo del me­mo­ra­ble El ba­rrio de la pla­ta.

Cuan­do en 2001 reunió aque­lla se­rie en vo­lu­men, com­pa­san­do tex­to e ima­gen, lo tu­ve que leer con el mis­mo ba­be­ro que ha­bía ba­bea­do con El per­què de tot ple­gat. Ahora que por fin La ciu­dad in­te­rrum­pi­da se ha tra­du­ci­do y re­edi­ta­do, lo he re­leí­do y no he po­di­do de­jar de pre­gun­tar­me qué en­ten­dí la pri­me­ra vez. Di­ría que el atrac­ti­vo de la mi­ra­da no me de­jó con­tem­plar un bos­que que, creo, po­cos lec­to­res es­ta­ban lo bas­tan­te pre­pa­ra­dos pa­ra abra­zar com­ple­to: su te­sis de fon­do –la de la “rup­tu­ra en­tre los ar­tis­tas y los po­lí­ti­cos, en­tre el pú­bli­co y los crea­do­res” – iba de­ma­sia­do a con­tra­co­rrien­te.

El li­bro, que tra­za­ba una pa­rá­bo­la que se ini­cia­ba con el fer­vor de la con­tra­cul­tu­ra y con­cluía en el iró­ni­co va­cío de la post­mo­der­ni­dad, pro­po­nía una ex­pli­ca­ción al­ter­na­ti­va a la que se ha­bía con­ver­ti­do en he­ge­mó­ni­ca. Cuan­do la mar­ca Bar­ce­lo­na su­mi­nis­tra­ba do­sis co­ti­dia­nas de or­gu­llo ca­pi­ta­lis­ta a una ciu­da­da­nía com­pla­ci­da, él mos­tra­ba una su­ce­sión de al­ter­na­ti­vas mo­ra­les y co­lec­ti­vas que se ha­bían pro­pues­to des­de una cul­tu­ra crí­ti­ca pa­ra cons­truir la ciu­dad de­mo­crá­ti­ca y al mis­mo tiem­po ex­pli­ca­ba có­mo el nue­vo po­der las ha­bía aca­ba­do de in­te­rrum­pir con los Jue­gos del 92 co­mo coar­ta­da. No me ex­tra­ña que Mas­ca­rell y Bohi­gas le en­con­tra­ran pe­gas: Co­bi que­da­ba bien an­dra­jo­so. Lo que de­nun­cia­ba con ele­gan­cia, sin acri­tud pe­ro con fir­me­za, era la vic­to­ria de la pla­ni­fi­ca­ción tec­no­crá­ti­ca so­bre la cul­tu­ra, la trans­for­ma­ción am­né­si­ca so­bre unas iden­ti­da­des en di­so­lu­ción to­da vez que el mar­co don­de te­nían sen­ti­do –la ciu­dad– es­ta­ba des­apa­re­cien­do. Bar­ce­lo­na, de al­gu­na ma­ne­ra, es­ta­ba ha­cien­do ex­tra­ños a los mis­mos bar­ce­lo­ne­ses.

Vein­te años después Gui­lla­mon ha re­edi­ta­do el en­sa­yo y lo ha com­ple­men­ta­do con uno nue­vo que tie­ne 150 pá­gi­nas y que es un re­pa­so in­ten­cio­na­do a la pro­duc­ción ar­tís­ti­ca so­bre la ciu­dad de las úl­ti­mas dos dé­ca­das. Se ti­tu­la El gran no­ve­loi­de so­bre Bar­ce­lo­na. En el arran­que ya que­da plan­tea­da la cla­ve, ci­fran­do la sig­ni­fi­ca­ción ci­vil que sin du­da tu­vo el li­bro. Ha­ce una bre­ve cró­ni­ca de los de­ba­tes que ac­ti­vó su pu­bli­ca­ción (aquí mis­mo, el día de la pre­sen­ta­ción) y la co­nec­ta con el es­treno de la pe­lí­cu­la de no fic­ción En cons­truc­ció de Gue­rín. ¿Qué es­ta­ba pa­san­do? Después de años de com­pla­cen­cia do­mi­nan­te em­pe­za­ba a co­brar for­ma un dis­cur­so crí­ti­co. Quien sa­li­va­ba, pa­ra en­ten­der­nos, ya era un Ma­nuel Delgado. Tras la mar­ca de la ciu­dad de pres­ti­gio internacio­nal, di­fí­cil­men­te po­día so­te­rrar­se el co­rro­si­vo­de­la­des­per­so­na­li­za­ción­del­ciu­da­dano. La fic­ción lo ha­bía en­sa­ya­do, co­mo él ha­bía mos­tra­do, y en la piel de la ciu­dad la ro­tu­ra era una reali­dad. Es­ta­mos en el 2001 y la gran co­me­dia del Fò­rum se veía ve­nir.

El nue­vo en­sa­yo con­fir­ma hi­pó­te­sis de tra­ba­jo que ha­ce vein­te años Gui­lla­mon ha­bía pro­pues­to co­mo ám­bi­tos de ex­plo­ra­ción po­si­bles. Lo ha­ce co­men­tan­do poe­ma­rios, cuen­tos, ex­po­si­cio­nes u obras de tea­tro y sub­pro­duc­tos ar­tís­ti­cos. Do­mi­na la ma­te­ria con una ma­du­rez y ex­haus­ti­vi­dad en­vi­dia­bles. Con­si­de­ra que el gé­ne­ro des­de el que más se han es­ta­do in­ves­ti­gan­do los bo­que­tes ur­ba­nos ha si­do el do­cu­men­tal en tan­to que gé­ne­ro com­pro­me­ti­do

La mar­ca Bar­ce­lo­na su­mi­nis­tra­ba do­sis co­ti­dia­nas de or­gu­llo ca­pi­ta­lis­ta a una ciu­da­da­nía com­pla­ci­da

En la piel de la ciu­dad la ro­tu­ra era una reali­dad, es­ta­mos en el 2001 y la gran co­me­dia del Fò­rum se veía ve­nir

–con Ciu­dad muer­ta co­mo pa­ra­dig­ma–, pe­ro el nú­cleo de la nue­va se­gun­da par­te, otra vez, es la li­te­ra­tu­ra y so­bre to­do una in­ter­pre­ta­ción de la na­rra­ti­va que le per­mi­te es­ta­ble­cer mul­ti­tud de co­ne­xio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas. Va ha­cien­do un re­pa­so de obras –la lis­ta es afor­tu­na­da­men­te lar­ga, hay tan­tos y tan bue­nos– me­nos teo­ri­za­da que en la pri­me­ra en­tre­ga, pe­ro el ar­gu­men­ta­rio no de­ja de re­for­zar su in­tui­ción ori­gi­na­ria.

Don­de tal vez en­cuen­tre la me­jor for­mu­la­ción sea res­ca­tan­do al­gu­nos ar­tícu­los so­bre la de­gra­da­ción de la ciu­dad de Quim Monzó, in­cor­po­ran­do la di­si­den­cia de Ciu­dad Prin­ce­sa y a tra­vés de las fic­cio­nes de Adrià Pu­jol y Bor­ja Ba­gun­yà. La in­te­rrup­ción, es­tá cla­ro, ha con­ti­nua­do. El ex­tra­ña­mien­to no se ha de­te­ni­do has­taex­pul­sar­nos.

Ju­lià Gui­lla­mon

La ciu­dad in­te­rrum­pi­da/La ciu­tat in­ter­rom­pu­da ANA­GRA­MA. 528/507 PÁ­GI­NAS. 21,90 EU­ROS

MI­QUEL BARGALLÓ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.