El triun­fo del amor

Na­rra­ti­va Mau­ro Li­ber­te­lla ,y su ma­dre, Ta­ma­ra Ka­mens­zain, se su­mer­gen en el pa­sa­do fa­mi­liar y li­te­ra­rio en sus tex­tos au­to­bio­grá­fi­cos

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

me­di­da que pa­san los años, se mul­ti­pli­can sus aven­tu­ras y se con­vier­te en un gran ex­per­to en es­te ali­men­to.

Es­tas dos tra­mas, ba­sa­das en la au­to­su­pera­ción cons­tan­te y ta­lla­das por el mis­mo pa­trón (qui­zá en al­gún pun­to cues­ta dis­tin­guir­las), con­ver­gen en Bu­da­pest, don­de los Via­der tie­nen la opor­tu­ni­dad de pro­bar un de­li­cio­so ba­ti­do de le­che con ca­cao que les ofre­ce Jef­tè. Es­te en­cuen­tro acen­túa el mi­to del Ca­cao­lat.

Aun­que el li­bro ex­pli­que en de­ta­lle la crea­ción del pro­duc­to, es­bo­ce una fo­to­gra­fía his­tó­ri­ca com­ple­ta o nos ha­ga par­tí­ci­pes de los pro­gre­sos de la in­dus­tria agroalimen­taria, el au­tor de­di­ca to­dos sus es­fuer­zos a ren­dir ho­me­na­je al es­pí­ri­tu em­pren­de­dor, a las per­so­nas que lo hi­cie­ron po­si­ble y, en es­pe­cial, al in­ge­nio an­te la ad­ver­si­dad.

Ro­ger To­rres i Graell

Gust de ca­cau

VIE­NA EDI­CIONS. 352 PÁ­GI­NAS. 20 EU­ROS J.A. MASOLIVER RÓ­DE­NAS

Mau­ro Li­ber­te­lla na­ció en Ciu­dad de Mé­xi­co en 1983, don­de vi­vían exi­lia­dos sus pa­dres, pa­ra es­ta­ble­cer­se de­fi­ni­ti­va­men­te en Bue­nos Ai­res al año si­guien­te. Na­rra­dor, pe­rio­dis­ta cul­tu­ral, crí­ti­co y en­sa­yis­ta, ha pu­bli­ca­do tres no­ve­las es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­das, Mi li­bro en­te­rra­do (2013), El in­vierno con mi ge­ne­ra­ción (2015) y Un reino de­ma­sia­do bre­ve (2017), y que ahora han si­do reu­ni­das en un so­lo vo­lu­men con el acer­ta­do tí­tu­lo de La­be­rin­tos en lí­nea rec­ta. Hi­jo del re­va­lo­ri­za­do no­ve­lis­ta de cul­to Héc­tor Li­ber­te­lla y Ta­ma­ra Ka­mens­zain, una de las más ce­le­bra­das poe­tas ar­gen­ti­nas, im­pac­ta es­pe­cial­men­te Mi li­bro en­te­rra­do, so­bre el di­vor­cio, la ago­nía y la muer­te de Héc­tor. Su au­tor nos di­ce que “Con­cuer­do con Zam­bra so­bre to­do en la idea de que la fic­ción es in­su­fi­cien­te. Del mis­mo mo­do que la vi­da es in­su­fi­cien­te sin fic­ción”, aquí lle­va­da “al lí­mi­te de la emo­ción”. Una in­ten­si­dad re­for­za­da por el he­cho de que se ha­bla de lo que Héc­tor su­frió su di­vor­cio, sin re­fe­ren­cias a la es­po­sa, y se con­cen­tra so­bre to­do en el al­coho­lis­mo (“me­lan­cohó­li­co”, se de­fi­nía él), en una de­gra­da­ción fí­si­ca que nos de­ja de­sola­dos. No se es­tro­peó nun­ca la bue­na re­la­ción con Mau­ro, a quien alen­ta­ba co­mo es­cri­tor del que elo­gia –él, de­fen­sor de la tex­tua­li­dad y el her­me­tis­mo– la cla­ri­dad de su es­cri­tu­ra.

El in­vierno con mi ge­ne­ra­ción si­gue es­tan­do mar­ca­da por el pe­si­mis­mo. Gi­ra en torno a la amis­tad y a los ri­tua­les del gru­po, con va­ria­das si­tua­cio­nes y anéc­do­tas co­mo el en­cuen­tro con Ma­ra­do­na. “Die­go, in­so­por­ta­ble”, co­men­ta. Nos va pre­sen­tan­do los dis­tin­tos per­so­na­jes y el pa­pel de ca­da uno de ellos en un pe­rio­do que cu­bre la dé­ca­da de los no­ven­ta. Es de­cir, asis­ti­mos a una es­pe­cie de edu­ca­ción sen­ti­men­tal, un dia­rio de ado­les­cen­cia que re­tra­ta a to­da una ge­ne­ra­ción. La amis­tad ter­mi­na irre­me­dia­ble­men­te co­mo ter­mi­na el amor en Un reino de­ma­sia­do bre­ve. Es­ta­mos an­te la no­ve­la de una cons­tan­te ago­nía. Ca­da uno de los amo­res del pro­ta­go­nis­ta de es­te li­bro “es­cri­to en ter­ce­ra per­so­na, pe­ro si­go sien­do yo”, es muy dis­tin­to, lo que da una enor­me va­rie­dad a la na­rra­ción. Flo­ren­cia es su pri­mer amor, con ella co­no­ce la ple­ni­tud del se­xo –en un li­bro, por otro la­do, de es­ca­so ero­tis­mo– y los ce­los. Has­ta que una lar­ga su­ce­sión de conflictos lle­va a la di­so­lu­ción. Co­mo lle­ga­rá con Laura, don­de pron­to se da cuen­ta de que un desen­la­ce es in­mi­nen­te. En es­te ca­so es él quien la aban­do­na. Más dra­má­ti­ca es la re­la­ción con Ana, la más in­ten­sa de las tres, lle­na de en­cuen­tros y des­en­cuen­tros, co­mo si am­bos fue­sen inevi­ta­bles. Lo que no le im­pi­de re­gre­sar a Flo­ren­cia en es­ta no­ve­la de amor y desamor.

Es­to es pre­ci­sa­men­te lo que ocu­rre en El li­bro de Ta­mar, de Ta­ma­ra Ka­mens­zain (Bue­nos Ai­res, 1947), un li­bro es­cri­to con enor­me de­li­ca­de­za y que desa­rro­lla as­pec­tos no tra­ta­dos por Mau­ro. To­do na­ce de un ex­tra­ño poe­ma, una es­pe­cie de je­ro­glí­fi­co que Héc­tor le de­ja de­ba­jo de la puer­ta de la casa en la que ha­bían vi­vi­do jun­tos con sus hi­jos más de vein­te años. Un poe­ma que “ver­si­fi­có pa­ra mí con el fin de en­tre­gar­me to­da una his­to­ria co­mún con­den­sa­da en una com­bi­na­to­ria de le­tras”. De­ci­de pues ir des­ci­fran­do, ca­pí­tu­lo por ca­pí­tu­lo, el men­sa­je anagra­má­ti­co: ca­da ver­so da tí­tu­lo a un ca­pí­tu­lo. Ade­más de ofre­cer­nos una vi­sión de la exi­gen­te es­cri­tu­ra de Héc­tor y de su ge­ne­ra­ción (Ma­sot­ta, Jo­se­fi­na Lud­mer, Pi­glia, Ger­mán Gar­cía, Os­val­do Lam­borg­hi­ni, to­dos muy cer­ca­nos a La­can), la lec­tu­ra se ha­ce ca­da vez más trans­pa­ren­te has­ta que lo em­pie­za a leer co­mo “un ge­nuino poe­ma de amor”.

La obra de Ka­mens­zain, es­cri­ta con enor­me de­li­ca­de­za, desa­rro­lla as­pec­tos no tra­ta­dos por Mau­ro

Mau­ro Li­ber­te­lla La­be­rin­tos en lí­nea rec­ta

LI­TE­RA­TU­RA RAN­DOM HOU­SE. 224 PÁ­GI­NAS. 17,90 EU­ROS

Ta­ma­ra Ka­mens­zain

El li­bro de Ta­mar

ETER­NA CA­DEN­CIA. 96 PÁ­GI­NAS. 12,,80 EU­ROS Cap­tu­ra de una char­la con Ta­ma­ra Ka­mens­zain (de­re­cha) y Mau­ro Li­ber­te­lla (iz­quier­da) en el pro­gra­ma te­le­vi­si­vo ar­gen­tino ‘Cam­po de Ba­ta­lla’

YOUTU­BE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.