Joa­na Bo­net

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

tan­to quién po­ne el pa­ñal o no, sino quién es el que tie­ne la car­ga men­tal. De eso no se ha­bla, y eso es lo más ago­ta­dor. Y si tú no te sien­tes res­pon­sa­ble, ya es­tá ahí to­da la so­cie­dad pa­ra re­cor­dar­te ese pa­pel. Yo me pe­lea­ba con las maes­tras por eso, por­que si ha­bía al­gún pro­ble­ma en el co­le­gio a quien lla­ma­ban era a mí, nun­ca a mi ex­ma­ri­do. ¡Y te­nían los dos te­lé­fo­nos!

Es la oku­pa­ción, con k... Cuan­do ha­bla­mos de es­to siem­pre me vie­ne a la ca­be­za Si­mo­ne Veil, cuan­do es­tan­do en una reunión del Par­la­men­to Eu­ro­peo se pre­gun­tó qué te­nía en la ne­ve­ra aque­lla no­che pa­ra la ce­na de sus hi­jos. Es esa sen­sa­ción de te­ner siem­pre sie­te ca­be­zas, con sus di­fe­ren­tes

BO­NET:

yoes y sus di­fe­ren­tes iden­ti­da­des. A mí me ha cons­trui­do la cul­tu­ra, la li­te­ra­tu­ra. La ma­ter­ni­dad me ha cons­trui­do mu­cho, pe­ro yo mis­ma he te­ni­do que de­cons­truir­me pa­ra no ser ex­pul­sa­da de la cul­tu­ra, de la si­lla de mi tra­ba­jo, que siem­pre han si­do tra­ba­jos de di­rec­ción con una car­ga eje­cu­ti­va im­por­tan­te...

Esa pa­la­bra, ex­pul­sa­da, me de­fi­ne. Al ser ma­dre me he sen­ti­do ex­pul­sa­da de la cul­tu­ra, por­que es­ta no con­tem­pla la ma­ter­ni­dad co­mo un he­cho cul­tu­ral, sino co­mo al­go pu­ra­men­te bio­ló­gi­co, de sub­cul­tu­ra. De eso, que ha­ble Isa­bel Preys­ler o de­ter­mi­na­das re­vis­tas. Pe­ro la al­ta cul­tu­ra, no, ahí no tie­nes tu lu­gar. Yo lo sen­tí mu­cho, por­que siem­pre ha

FREI­XAS:

bía vi­vi­do en la al­ta cul­tu­ra y, de pron­to, lo que me es­ta­ba pa­san­do era in­vi­si­bi­li­za­do y des­pre­cia­do. No es só­lo una cuestión de or­ga­ni­za­ción y ho­ra­rios, sino de va­lo­res.

¿Có­mo se vi­vía en esas re­vis­tas fe­me­ni­nas, Joa­na?

BO­NET:

En ese en­torno sí po­día­mos man­te­ner con­ver­sa­cio­nes de mu­je­res en unos tiem­pos en los que no apa­re­cían en la pren­sa. Cuan­do lle­go en los años no­ven­ta a Wo­men, só­lo exis­tían las re­vis­tas porno, las re­vis­tas de chu­mi­nos y las re­vis­tas de ma­ru­jas...

¡Va­ya pa­no­ra­ma! Chu­mi­nos y ma­ru­jas.

...has­ta que lle­ga­ron las ca­be­ce­ras in­ter­na­cio­na­les y em­pe­za­mos a lle­var te­mas po­lí­ti­cos, eco­lo­gía... Pe­ro bueno. Re­cuer­do cuan­do en una oca­sión en­via­mos a un re­por­te­ro a Bra­sil, Eu­ge­ni Ca­sa­no­vas, a ha­cer un re­por­ta­je so­bre las in­dias ya­no­ma­mis. Ca­sa­no­vas se pier­de, no le en­con­trá­ba­mos, no ha­bía ma­ne­ra de con­tac­tar con él. Por lo que acu­dí a pe­dir ayu­da a un di­rec­ti­vo del gru­po. Su res­pues­ta fue: “¿Quién te man­da en­viar a un pe­rio­dis­ta al Ama­zo­nas pa­ra una re­vis­ta de tías?”. Siem­pre ese “quién te man­da a ti”, siem­pre con ese cues­tio­na­mien­to cuan­do rom­pías el guion y que­rías cre­cer... Eso siem­pre ha si­do así.

FREI­XAS: BO­NET: ¿La vi­sión de la ma­ter­ni­dad ha cam­bia­do pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes? FREI­XAS:

Un po­co sí, aho­ra to­man más li­bre­men­te la de­ci­sión de ser ma­dres o no. Pe­ro el pro­ble­ma de la ma­ter­ni­dad no se pue­de re­sol­ver co­mo se ha in­ten­ta­do has­ta aho­ra, sin que los hom­bres se im­pli­quen a fon­do. Lo cual sig­ni­fi­ca cam­biar la cul­tu­ra del tra­ba­jo y que de­jen de ser las mu­je­res las úni­ca pe­na­li­za­das por el te­ner des­cen­den­cia. Te­ne­mos que ter­mi­nar con es­ta di­co­to­mía en­tre el mo­de­lo del tra­ba­ja­dor que no se tie­ne que ocu­par de na­da ni de na­die y que es­tá to­tal­men­te dis­po­ni­ble y el mo­de­lo de la mu­jer cu­ya prio­ri­dad es la fa­mi­lia. El otro día leí un es­tu­dio que ex­pli­ca­ba que las mu­je­res asu­mían las ta­reas re­la­ti­vas a los hi­jos que son a lar­go pla­zo y re­quie­ren pla­ni­fi­ca­ción. Ellos van al par­que y les leen el cuen­to...

pe­ro an­tes no iban al par­que...

“Su­pe­ra­dos los 50, he la­va­do mis pre­jui­cios y me he des­pro­vis­to de mu­chí­si­mas in­se­gu­ri­da­des”

BO­NET:

Mi­llo­nes de mu­je­res abor­tan y se si­len­cia; el he­te­ro­pa­triar­ca­do nos ha­ce ca­llar so­bre nues­tras vi­das

¿Hay tam­bién un cam­bio en la pa­ter­ni­dad?

FREI­XAS:

Sí, pe­ro muy des­pa­cio. Si­gue la idea de que el ejer­ci­cio de la ma­ter­ni­dad es obli­ga­to­rio pa­ra las mu­je­res, mien­tras que pa­ra los pa­dres el ejer­ci­cio de la pa­ter­ni­dad >

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.