El uni­ver­so de Pi­cas­so an­te y tras la cá­ma­ra

Re­co­rri­do El mu­seu Pi­cas­so pre­sen­ta más de un cen­te­nar de imá­ge­nes fo­to­grá­fi­cas del ar­tis­ta pro­ce­den­tes de sus ar­chi­vos per­so­na­les

La Vanguardia - Culturas - - Arte|s -

AL­MU­DE­NA BLAS­CO VA­LLÉS

Es­ta no es una ex­po­si­ción so­bre pin­tu­ra, a pe­sar de que se ha­ble de Pi­cas­so: es una ex­po­si­ción so­bre una pa­sión por la fo­to­gra­fía que nos mues­tra des­de el jo­ven Pi­cas­so, cuan­do aun no se ocul­ta­ba tras la ca­pu­cha del ge­nio de la pin­tu­ra del si­glo XX, has­ta el oc­to­ge­na­rio, que acep­ta fo­to­gra­fiar­se pa­ra la re­vis­ta Des­tino, pa­san­do por su po­se con jer­sey ma­ri­ne­ro en Va­llau­ris en 1952 o en su ca­sa de Can­nes don­de le cap­ta en to­da su com­ple­ji­dad el jo­ven Leo­pol­do Po­més. Se tra­ta, en su­ma, afir­ma Violeta An­drés, co­mi­sa­ria de la ex­po­si­ción, de se­guir “la vi­sión del ar­tis­ta so­bre su pro­pia ima­gen y su prác­ti­ca ar­tís­ti­ca”.

Un re­co­rri­do en nue­ve eta­pas, una por sa­la, que se ini­cia en el ve­rano de 1909, cuan­do Pi­cas­so to­ma dis­tan­cia de su es­pa­cio de crea­ción, el Pa­rís de la Be­lle Épo­que, pa­ra pen­sar en sí mis­mo in­ven­tan­do el es­pa­cio de su me­mo­ria en la Hor­ta de Sant Joan, el lu­gar don­de su­peró la es­car­la­ti­na sien­do ado­les­cen­te, y que trans­for­ma en un ta­ller de ar­tis­ta (¿o aca­so plató?, se pre­gun­ta Vi­la­tó en Gol­feJuan, agos­to de 1948 A la de­re­cha ima­gen de sa­la en la que pue­de ver­se al fon­do la fo­to­gra­fía de Émily Sa­vitry ‘La mano de Pa­blo Pi­cas­so sos­te­nien­do Eduard Vallès) pa­ra ajus­tar el pai­sa­je a la es­ca­la cu­bis­ta. Lo ha­ce por me­dio de las fo­to­gra­fías que en­via­ba a Ger­tru­de Stein co­mo tes­ti­mo­nio de su tra­ba­jo o cuan­do se de­ja re­tra­tar con ese ai­re in­do­len­te que ve­mos en el Hos­tal del Trom­pet con go­rra pro­le­ta­ria. De la cul­tu­ra an­ces­tral ha­ce un re­por­ta­je con el que de­mues­tra los be­ne­fi­cios que con­lle­va pa­ra el hom­bre mo­derno el cul­ti­vo de su in­te­rior en esa par­te ma­ter­nal, fe­me­ni­na por tan­to, que cons­ti­tu­ye la tie­rra en su gra­do ce­ro, cul­ti­vos, mu­las, ni­ños, la Guar­dia Ci­vil: un uni­ver­so ru­ral atra­pa­do en la fo­to­gra­fía pa­ra re­ve­lar­lo a tra­vés de la fór­mu­la cu­bis­ta. Ges­to de ge­nio. ¿Po­de­mos du­dar­lo?

De ese ve­rano don­de, en ca­li­dad de fo­tó­gra­fo, se en­cuen­tra con su me­mo­ria per­so­nal, sur­ge en Pi­cas­so un de­seo de se­pa­ra­ción sin re­torno pa­ra otor­gar al ac­to crea­dor la cohe­ren­cia de unos años que se en­ca­mi­nan a la Gran Gue­rra. En la sa­la 2 ve­mos a un Pi­cas­so fo­tó­gra­fo en­sa­yan­do lo que quie­re ha­cer el Pi­cas­so pin­tor. La fo­to­gra­fía de Canals, quien le re­ga­ló su pri­me­ra cá­ma­ra, la pe­que­ña escultura de bron­ce ‘La cabra’”, Pa­rís, 1950. An­te ella, la escultura de Pi­cas­so ‘La cabra’

IMA­GEN: MU­SEU PI­CAS­SO, BAR­CE­LO­NA. FO­TO­GRA­FIA: MI­QUEL COLL, © SUC­CES­SIÓ PA­BLO PI­CAS­SO, VEGAP, MA­DRID 2019

Un vi­si­tan­te an­te la fo­to­gra­fía de Ro­bert Ca­pa en la que apa­re­cen Fra­nçoi­se Gi­lot, Pi­cas­so y Ja­vier

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.