La ra­na y el agua hir­vien­do

La Vanguardia - Culturas - - Portada - SERGIO VI­LA-SANJUÁN

Es muy co­no­ci­da la fá­bu­la: si sol­ta­mos una ra­na so­bre un ca­zo con agua hir­vien­do, al to­mar con­tac­to el ani­mal pe­ga un bo­te, sal­ta le­jos y sal­va la vi­da. Si por el con­tra­rio la su­mer­gi­mos en el agua fría y po­ne­mos de­ba­jo un fue­go sua­ve, la ra­na no se mo­ve­rá y mo­ri­rá her­vi­da.

Po­si­ble­men­te el gé­ne­ro li­te­ra­rio/te­le­vi­si­vo/ci­ne­ma­to­grá­fi­co de mo­da es la dis­to­pía, esa plas­ma­ción de un fu­tu­ro ho­rro­ro­so que nos in­vi­ta a re­fle­xio­nar so­bre el pre­sen­te. Sue­le lle­gar de la mano de al­gún su­ce­so apo­ca­líp­ti­co: nues­tra so­cie­dad ha im­plo­sio­na­do por cual­quier fac­tor in­terno o ex­terno, y la gen­te so­bre­vi­ve co­mo pue­de en un mun­do que ya tie­ne po­co que ver con el nues­tro. Es el Mad Max de la gran pan­ta­lla o En la ca­rre­te­ra de Cor­mac McCarthy en el plano li­te­ra­rio.

Per­so­nal­men­te me pa­re­cen más su­ges­ti­vas las dis­to­pías sua­ves, aque­llas en las que se par­te del pre­sen­te y, pa­si­to a pa­si­to, con mu­cha cal­ma, se nos mues­tra co­mo en unos po­cos años nues­tro pa­no­ra­ma pue­de cam­biar de for­ma ra­di­cal, sin que ape­nas nos de­mos cuen­ta pe­ro dan­do pa­so a un mun­do que es, pa­ra nues­tro pas­mo, otro.

Así ocu­rría en la gran no­ve­la de Mi­chel Houe­lle­becq, Su­mi­sión, donde la con­ver­sión de un país eu­ro­peo y mo­derno –sí, Fran­cia– a los dic­ta­me­nes del is­la­mis­mo ra­di­cal se pro­du­ce a tra­vés de las ur­nas, me­dian­te unas re­for­mas en prin­ci­pio muy sua­ves, ca­si con­sen­sua­das, has­ta que de pron­to el pen­sa­mien­to li­bre ha des­apa­re­ci­do de las uni­ver­si­da­des, la po­li­ga­mia es una prác­ti­ca co­rrien­te y las fran­ce­sas no se pue­den qui­tar el hi­yab pa­ra an­dar por la ca­lle. La ra­na en el agua ti­bia.

Al­go pa­re­ci­do ocu­rre en la se­rie de la BBC, dis­po­ni­ble en HBO , Years by years, que nos na­rra en seis ca­pí­tu­los las pe­ri­pe­cias de una fa­mi­lia bri­tá­ni­ca de cla­se me­dia, los Lyons, en los quin­ce años por ve­nir. Es­ta crea­ción del ga­lés Rus­sell T. Da­vies pro­yec­ta ha­cia el ma­ña­na, de ma­ne­ra bas­tan­te plau­si­ble, cues­tio­nes muy de vi­da co­ti­dia­na, so­bre to­do la apli­ca­ción de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial a los ho­ga­res y al pro­pio cuer­po, en el ca­mino ha­cia el post­hu­ma­nis­mo, así co­mo las nue­vas op­cio­nes fa­mi­lia­res y se­xua­les. Pe­ro tam­bién al­gu­nas de las fa­ce­tas más in­quie­tan­tes de nues­tro pa­no­ra­ma po­lí­ti­co, co­mo el au­ge po­pu­lis­ta con sus ten­den­cias au­to­ri­ta­rias. En la se­rie, la fi­gu­ra de Vi­vien­ne Rock, en­car­na­da por la gran Em­ma Thom­pson, re­pre­sen­ta un com­pen­dio ¿in­ten­si­fi­ca­do? de lo peor del pa­no­ra­ma po­lí­ti­co ac­tual, de Do­nald Trump a quie­nes quie­ran us­te­des ima­gi­nar­se. Co­mo en la Fran­cia de Houe­lle­becq, la Gran Bre­ta­ña de Rus­sell T. Da­vies, con sus cam­pos de con­cen­tra­ción pa­ra emi­gran­tes, ha vi­vi­do los cam­bios de for­ma su­til, ¡de­mo­crá­ti­ca­men­te!, sin que la gen­te se die­ra real­men­te cuen­ta. Co­mo la ra­na en el agua que aún no ha em­pe­za­do a her­vir.

‘Years by years’, co­mo ‘Su­mi­sión’, nos mues­tra co­mo de for­ma muy su­til la li­ber­tad pue­de per­der­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.