En­tre­vis­ta a “Que­re­mos cam­biar el es­tán­dar de la be­lle­za”

La Vanguardia - Culturas - - Arte|s -

Arri­ba, ‘Dra­wing on the wa­ter sur­fa­ce crea­ted by dan­ce of Koi and Peo­ple-In­fi­nity’. Aba­jo, ‘Uni­ver­se of wa­ter par­ti­cles on a rock whe­re peo­ple gat­her’. gra­cias al pú­bli­co: mi­les de ma­ri­po­sas apa­re­cen o des­apa­re­cen cuan­do el vi­si­tan­te toca las paredes, una evo­lu­ción en tiempo real que de­pen­de de la in­ter­ac­ción y que for­ma agru­pa­cio­nes de gran be­lle­za que no se re­pi­ten nun­ca, ca­da ac­ción da lu­gar a una reac­ción úni­ca. De es­ta ma­ne­ra, cual­quie­ra pue­de con­ver­tir­se en el ar­tis­ta crea­dor de las imá­ge­nes, su au­sen­cia de ac­ción tie­ne co­mo re­sul­ta­do la au­sen­cia de pro­yec­ción, es de­cir, de la obra, de la mis­ma ma­ne­ra que ca­da per­so­na tie­ne la ca­pa­ci­dad de re­la­cio­nar­se con la na­tu­ra­le­za y ac­tuar so­bre el frá­gil equi­li­brio que man­te­ne­mos con ella.

La ter­ce­ra ins­ta­la­ción, En­so– Cold light (2018), re­in­ter­pre­ta la ca­li­gra­fía tra­di­cio­nal ja­po­ne­sa En­so, que sig­ni­fi­ca jus­ta­men­te círcu­lo, y en el zen se vin­cu­la a un es­ta­do de la men­te en que se li­be­ran el cuer­po y el es­pí­ri­tu pa­ra que pue­dan crear. La prác­ti­ca zen con­sis­ten­te de­jar­se ir y en di­bu­jar un círcu­lo me­dian­te una so­la pin­ce­la­da, sin que ha­ya po­si­bi­li­dad de reha­cer­lo ni com­ple­tar­lo. El círcu­lo flu­ye li­bre­men­te. Aquí es­ta prác­ti­ca se con­vier­te en una es­pe­cie de ca­li­gra­fía es­pa­cial, que se lle­va a ca­bo en un pe­que­ño es­pa­cio de las sa­las: el círcu­lo que­da sus­pen­di­do en el es­pa­cio en un mo­vi­mien­to tri­di­men­sio­nal que se pue­de ob­ser­var des­de di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta, va­rian­do así en fun­ción de la si­tua­ción del es­pec­ta­dor.

Ex­pli­can des­de teamLab que en la pin­tu­ra ja­po­ne­sa pre­mo­der­na, el agua, los ríos, ma­res, se ex­pre­sa­ban me­dian­te una se­rie de lí­neas que su­ge­rían vi­da. “Den­tro de Black wa­ves, la gen­te pue­de sen­tir que las fron­te­ras en­tre ellos mis­mos y las olas des­apa­re­cen. Las fron­te­ras en­tre no­so­tros y la na­tu­ra­le­za se di­fu­mi­nan”.Asíes.

teamLab

ES­PA­CIO FUN­DA­CIÓN TE­LE­FÓ­NI­CA. MA­DRID.WWW.ES­PA­CIO.FUNDACIONT­ELEFONICA.COM. HAS­TA EL 1 DE SEP­TIEM­BRE SYLVIA MAR­TÍ

Los pies des­cal­zos, los va­que­ros re­co­gi­dos por en­ci­ma de las ro­di­llas, el mó­vil res­guar­da­do en una pul­cra fun­da plas­ti­fi­ca­da… Pa­ra des­cu­brir el teamLab Pla­nets en To­kio hay que an­dar so­bre el agua, abrir la men­te y agu­di­zar los sen­ti­dos. Un ban­co de lu­mi­no­sos y co­lo­ri­dos pe­ces koi –vir­tua­les, por su­pues­to–, ser­pen­tea en­tre las pier­nas sen­si­bles al mo­vi­mien­to del vi­si­tan­te y, de­trás de una puer­ta os­cu­ra, un mun­do de ilu­sio­nes óp­ti­cas y una en­vol­ven­te llu­via di­gi­tal de pé­ta­los y flores pro­vo­ca un es­pon­tá­neo “Ohhhh” de ad­mi­ra­ción co­lec­ti­vo. En los mu­seos de teamLab no hay pers­pec­ti­vas úni­cas y se rom­pe el con­cep­to tra­di­cio­nal del es­pec­ta­dor pa­si­vo. En pleno de­ba­te del mu­seo co­mo ex­pe­rien­cia, ellos van un pa­so más allá y pro­po­nen una in­mer­sión to­tal en ins­ta­la­cio­nes in­ter­ac­ti­vas de gran for­ma­to a las que la tec­no­lo­gía li­be­ra de sus li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas. Y el re­sul­ta­do es sor­pren­den­te, di­ver­ti­do y sí, emo­cio­nan­te.

teamLab, fundado por el inge­nie­ro matemático Tos­hi­yu­ki Ino­ko en el 2001, es un co­lec­ti­vo de ar­te mul­ti­dis­ci­pli­na­rio en el que con­vi­ven crea­do­res de ani­ma­ción di­gi­tal, in­ge­nie­ros, ar­qui­tec­tos, di­se­ña­do­res grá­fi­cos y ma­te­má­ti­cos. Va­rios cen­te­na­res de ul­tra­tec­nó­lo­gos, se­gún su pro­pia de­fi­ni­ción, que has­ta res­pon­den a las en­tre­vis­tas de for­ma con­jun­ta. >

© TEAMLAB

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.