Es­plen­do­res y mi­se­rias de la ‘up­per class’

No­ve­la Do­mi­nick Dun­ne com­bi­na ‘gran­deur’ y sor­di­dez en su apro­xi­ma­ción al mun­do de los po­de­ro­sos de Los An­ge­les. El fa­lle­ci­do no­ve­lis­ta y pe­rio­dis­ta mues­tra la in­ti­mi­dad de las al­tas es­fe­ras y sus com­ple­jas do­bles vi­das ro­dea­das de lu­jo

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

CARLES BAR­BA

Cuan­do Scott Fitz­ge­rald com­ple­tó Her­mo­sos y mal­di­tos, in­for­mó a su edi­tor en es­tos tér­mi­nos: “Mi his­to­ria cuen­ta có­mo Ant­hony Patch y su jo­ven y be­lla es­po­sa Gloria se des­tru­yen con­tra las ro­cas de la di­si­pa­ción”. Do­mi­nick Dun­ne po­dría ha­ber di­cho lo mis­mo de su me­jor no­ve­la, que Li­bros del As­te­roi­de pre­sen­ta aho­ra en tra­duc­ción de Pa­blo Me­dia­vi­lla. Es­ta­mos an­te un de­mo­le­dor re­tra­to de ma­tri­mo­nio acau­da­la­do, el de Ju­les y Pau­li­ne Men­del­son y, por ex­ten­sión, el de to­da una co­mu­ni­dad de Los Án­ge­les, la jet set lo­cal, unas dos­cien­tas fa­mi­lias al­gu­nas de las cua­les des­cien­den de los cla­nes es­pa­ño­les fun­da­do­res de la me­tró­po­lis, y que en ge­ne­ral tie­nen a ga­la guar­dar dis­tan­cias con la gen­te del ci­ne, y con­ser­van unos ri­tua­les so­cia­les no me­nos en­do­gá­mi­cos que la high class de la Cos­ta Es­te. La cla­se, la ele­gan­cia y la so­fis­ti­ca­ción por des­con­ta­do for­man par­te in­di­so­cia­ble de la al­ta so­cie­dad angelina, y los Men­del­son, con su man­sión de Clouds, su gla­mu­ro­sa es­ca­le­ra de en­tra­da, sus Mo­net y su Mai­llol, per­so­ni­fi­can es­ta opu­len­cia, don­de la eti­que­ta y el in­ge­nio mun­dano man­tie­nen per­pe­tua­men­te en­gra­sa­dos los re­sor­tes de su co­ti­za­ción so­cial. Los Men­del­son or­ga­ni­zan pe­rió­di­ca­men­te fies­tas con las que ase­gu­ran su pre­emi­nen­cia, y es en una de es­tas ve­la­das –con una se­ten­te­na de in­vi­ta­dos ele­gi­dos al mi­lí­me­tro– don­de Do­mi­nick Dun­ne arran­ca su re­la­to, y nos da ya in­di­cios de la co­rrup­ción mo­ral que es­con­de aquel mun­do de mi­llo­na­rios.

A esa ce­le­bra­ción por cier­to ha acu­di­do un jo­ven neo­yor­quino, Phi­lip Quen­nell, a quien la an­fi­trio­na ha te­ni­do el an­to­jo de in­cluir, sa­bién­do­lo un es­cri­tor pro­me­te­dor. Y se­rá es­te per­so­na­je sen­sa­to y ex­terno a las éli­tes de aque­llas la­ti­tu­des, del que se ser­vi­rá Dun­ne para des­en­mas­ca­rar­las. Del mis­mo mo­do, Henry Ja­mes en Las bos­to­nia­nas opo­ne un rús­ti­co jo­ven del Mi­si­si­pi a to­das las so­fis­te­rías de sus he­roí­nas de Nue­va In­gla­te­rra. Quen­nell es en cier­to mo­do el Co­ches de lu­jo apar­ca­dos en el ho­tel Be­verly Wils­hi­re, en Be­verly Hills; lu­ga­res co­mo es­te son los que re­crea Do­mi­nick Dun­ne en sus no­ve­las Nick Ca­rra­way de es­ta his­to­ria, el único que no es­tá pre­so en la red de com­pli­ci­da­des y se­cre­tos que man­tie­nen el sta­tu quo de los po­de­ro­sos, y el único asi­mis­mo que ve o in­tu­ye to­das sus do­ble­ces y que adi­vi­na las ca­la­mi­da­des que se cier­nen so­bre los pro­ta­go­nis­tas más frá­gi­les.

En­tre es­tos úl­ti­mos des­co­lla “una mu­jer inopor­tu­na” que da tí­tu­lo a la no­ve­la, una pre­cio­si­dad pe­li­rro­ja que res­pon­de por Flo March y que so­ñan­do lle­gar a ac­triz de mi­ni­se­rie se que­da

Una fies­ta de los Men­del­son mues­tra ya los in­di­cios de la co­rrup­ción mo­ral de los mi­llo­na­rios

en ca­ma­re­ra de una ca­fe­te­ría de Sun­set Bou­le­vard. Ju­les Men­del­son, el gran mag­na­te de L.A., da por ca­sua­li­dad con ella y la to­ma co­mo aman­te. Para no co­me­ter nin­gún spoi­ler, bas­ta­rá de­cir aquí que Flo (jun­to a Quen­nell) es el otro per­so­na­je pu­ro de la na­rra­ción, y si re­sul­ta inopor­tu­na

Quen­nell es el Nick Ca­rra­way del re­la­to, el único que no es­tá pre­so en la red de se­cre­tos y ve sus do­ble­ces

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.