To­do ni­ño es una ba­ta­lla

En­sa­yo Arno Gruen ana­li­za el ori­gen de la agre­si­vi­dad y la vio­len­cia, que iden­ti­fi­ca con el odio a uno mis­mo

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

ALBERT LLA­DÓ

Ar­pa aca­ba de re­cu­pe­rar el en­sa­yo El ex­tra­ño que lle­va­mos den­tro, con el que Arno Gruen (Berlín, 1923Zu­rich, 2015) fue re­co­no­ci­do con el pres­ti­gio­so Gesch­wis­ter-Scholl­cuan­do Preis a prin­ci­pios de si­glo. El pen­sa­dor, que se opo­ne a la idea freu­dia­na de que los hu­ma­nos te­ne­mos una ten­den­cia in­na­ta a la des­truc­ción, ana­li­za las cau­sas del odio, que se for­ja des­de la más tem­pra­na edad, y que lue­go se pue­de lle­gar a pro­pa­gar ma­si­va­men­te, co­mo en el ca­so del na­zis­mo.

Para Arno Gruen, el odio a los de­más siem­pre tie­ne que ver con el odio a uno mis­mo. Es la im­po­si­bi­li­dad de ex­pre­sar la ver­güen­za, y el sen­ti­do de cul­pa no ex­te­rio­ri­za­do ade­cua­da­men­te, lo que nos ha­ce ir ocul­tan­do una vul­ne­ra­bi­li­dad que re­pri­mi­mos. El ale­mán, que pa­só gran par­te de su vi­da en Es­ta­dos Uni­dos y Sui­za, com­bi­na el es­tu­dio de la per­so­na­li­dad de sus pa­cien­tes con el per­fil de per­so­na­jes que han pa­sa­do a la his­to­ria por su mal­dad, co­mo Her­mann Gö­ring, Ru­dolf Hess o el mis­mí­si­mo Hitler.

En to­dos los ca­sos, es la abs­trac­ción, ver al otro co­mo un en­gra­na­je de un gru­po enemi­go, lo que per­mi­te cor­tar to­da po­si­bi­li­dad de em­pa­tía. Sin sin­gu­la­ri­zar al in­di­vi­duo que te­ne­mos en­fren­te, lo des­hu­ma­ni­za­mos, y, así, po­de­mos hu­mi­llar­lo o mal­tra­tar­lo. Gruen con­si­de­ra que esa po­si­ción na­ce ya en el Arno Gruen

ni­ño, cuan­do los pa­dres, con la ex­cu­sa de “ci­vi­li­zar­lo”, lo único que ha­cen es es­ta­ble­cer su do­mi­nio en una suer­te de lu­cha de po­der. Por eso el pen­sa­dor re­cu­rre a una fra­se pro­nun­cia­da por Hitler en 1934, és­te pro­cla­ma que “to­do ni­ño es una ba­ta­lla”.

“El enemi­go in­te­rior, que es idén­ti­co al ajeno, es aque­lla par­te del ni­ño que se per­dió por­que la ma­dre o el pa­dre la re­cha­za­ron”, sos­tie­ne el tam­bién psi­có­lo­go. Ese pro­ce­so, nos re­cuer­da el au­tor, “de­be trans­mi­tir­se con­vir­tien­do a otros en víc­ti­mas”.

Hay un ca­pí­tu­lo en el li­bro, La ca­ma­ra­de­ría, que es tris­te­men­te ac­tual. Pa­re­ce que nos es­té ha­blan­do del ca­so de La Ma­na­da. “No es de ex­tra­ñar que, en so­cie­da­des en las que se da mu­cha im­por­tan­cia a idea­les ex­ter­nos de mas­cu­li­ni­dad, co­mo el ho­nor, el de­ber y la leal­tad, los ín­di­ces de ase­si­na­dos y ho­mi­ci­dios sean muy al­tos”, di­ce el au­tor.

Arno Gruen con­si­de­ra que esa per­so­na­li­dad es­tá ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­da con la am­bi­ción y la obe­dien­cia, dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da. “La can­ti­dad de vio­len­cia que el in­di­vi­duo ex­pe­ri­men­ta de­ter­mi­na el gra­do de su so­me­ti­mien­to a la au­to­ri­dad”, apun­ta. Cuan­do el ni­ño no pue­de mos­trar li­bre­men­te su de­bi­li­dad, na­ce, en­ton­ces, una pro­pen­sión a la ali­nea­ción. Esa más­ca­ra de lo hu­mano, una per­so­na­li­dad fic­ti­cia sin ca­pa

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.