Blan­ca­nie­ves en el bar de en­fren­te

Cuen­tos His­to­rias ines­pe­ra­das, iro­nía, ni­ños que tum­ban las con­ven­cio­nes de los ma­yo­res: una an­to­lo­gía de Da­mià Bar­de­ra, ‘out­si­der’ pro­me­te­dor

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - JULIÀ GUILLAMON

río Mo­sa ter­mi­na ya pa­re­cién­do­se al Le­teo mis­mo, con sus aguas tur­bias y el ol­vi­do co­mo sa­li­da re­cu­rren­te a la ex­pe­rien­cia del ho­rror.

Una muy bue­na pri­me­ra no­ve­la. Un an­he­lo de es­pe­ran­za que tie­ne to­do de ob­se­si­vo en me­dio de la ex­pe­rien­cia de la na­da.

Nie­ves Mu­ñoz

Las ba­ta­llas si­len­cia­das EDHASA. 544 PÁ­GI­NAS. 21 EU­ROS ci­dad para ex­pre­sar los sen­ti­mien­tos, es la que me­jor re­pre­sen­ta Hitler. El pa­dre cons­tan­te­men­te le re­pri­me vio­len­ta­men­te, y la ma­dre lo so­bre­pro­te­ge en ex­ce­so, in­clu­so de una ma­ne­ra po­se­si­va. “Aquí en­tra el jue­go de la fan­ta­sía co­mo vía de es­ca­pe, lo cual ofre­ce al ni­ño la po­si­bi­li­dad de ex­pre­sar la ra­bia acu­mu­la­da”, afir­ma el en­sa­yis­ta.

El ex­tra­ño que lle­va­mos den­tro que­da se­pul­ta­do por la re­pre­sen­ta­ción de lo que que­re­mos tras­mi­tir que so­mos. Gruen con­si­de­ra a Hitler un li­sia­do mo­ral, cu­yo po­der de con­vic­ción no res­pon­de a la for­ta­le­za de su ca­rác­ter. Pe­ro, en­ton­ces, ¿por qué tan­ta gen­te se de­jó se­du­cir por sus ideas? El au­tor cree que el dic­ta­dor fue el re­sul­ta­do de un pro­ce­so psí­qui­co que lle­vó a la gen­te a bus­car un “salvador”. Y, ¿có­mo no caer, otra vez, en esos men­sa­jes me­siá­ni­cos y en esa apo­lo­gía ra­cis­ta y au­to­ri­ta­ria? El psi­có­lo­go pa­re­ce te­ner­lo cla­ro. “To­mar con­cien­cia del do­lor es la úni­ca ma­ne­ra de po­ner fin al ci­clo de au­to­des­truc­ción”, nos ad­vier­te.

Arno Gruen

El ex­tra­ño que lle­va­mos den­tro AR­PA . 245 PÁ­GI­NAS. 19.90 EU­ROS Una de las his­to­rias que más me gus­tan de Un circ al pati de ca­sa, el vo­lu­men de Em­pú­ries que reúne una se­lec­ción de cuen­tos de los cin­co li­bros que Da­mià Bar­de­ra (Vi­la­da­mat, 1982) ha­bía pu­bli­ca­do has­ta hoy, es so­bre Blan­ca­nie­ves, un te­ma que de cuan­do en cuan­do aso­ma en la fic­ción, des­de Da­vant del rei de Suè­cia de Quim Monzó a la ex­cén­tri­ca Blan­ca­nie­ves de Pa­blo Ber­ger con Ma­ri­bel Ver­dú en el pa­pel de ma­dras­tra.

La gra­cia del cuen­to de Bar­de­ra, que se ti­tu­la El prín­cep, es que pa­sa en Ma­ri­bel Ver­dú en el pa­pel de ma­dras­tra en la ex­cén­tri­ca ‘Blan­ca­nie­ves’ (2012) de Pa­blo Ber­ger

el bar de en­fren­te. El na­rra­dor se re­en­cuen­tra con Blan­ca­nie­ves en la puer­ta de ca­sa y la chi­ca le con­fie­sa que lo ha de­ja­do con el Prín­ci­pe. La se­gun­da gra­cia es la ra­zón por la que lo han de­ja­do: Blan­ca­nie­ves sue­ña que sie­te enanos ba­bo­sos se le echan en­ci­ma y la ma­grean, es­te sue­ño le pro­vo­ca in­som­nio y blo­queo se­xual. Bar­de­ra mez­cla tres co­sas. La pri­me­ra es una his­to­ria de pue­blo: dos jó­ve­nes que se han per­di­do la pis­ta, se gus­ta­ban y vuel­ven a coin­ci­dir. La se­gun­da es el cuen­to de los her­ma­nos Grimm. La ter­ce­ra es Blan­ca­nie­ves y los sie­te enani­tos vi­cio­sos y to­das las ver­sio­nes porno que exis­ten del cuen­to clá­si­co. El au­tor

Li­ga to­do muy bien y en dos pá­gi­nas Bar­de­ra tie­ne un cuen­to re­don­do.

La otra his­to­ria que quie­ro des­ta­car se ti­tu­la La te­le y se pa­re­ce mu­cho a un cuen­to de Quim Monzó, El meu ger­mà. El mi­llor dels mons es una re­fe­ren­cia cons­tan­te para Bar­de­ra, que pu­bli­có el pri­mer li­bro, Fau­na ani­mal, en el 2011, cuan­do se cum­plían diez años de la obra maes­tra de Monzó. La te­le es la his­to­ria de un hom­bre que no acep­ta la en­fer­me­dad ni la muer­te de su es­po­sa y que quie­re es­con­der­la a los hi­jos. La sien­ta en el so­fá y le po­ne la te­le. De bue­nas a pri­me­ras nos di­ce que la ha di­se­ca­do. El ar­gu­men­to se­ña­la al hom­bre que ha di­se­ca­do a la mu­jer y que al ca­bo de un tiem­po se sor­pren­de de que ha­ga co­sas de mu­jer di­se­ca­da: mi­rar pro­gra­mas de te­le­ba­su­ra. Si los ve, se­rá por­que el ma­ri­do le po­ne la te­le por esos ca­na­les. Es un cuen­to ex­plí­ci­to y bru­tal, con una lec­ción: ¿por qué alar­gar la ilu­sión de vi­da si la vi­da es­tá va­cía, si es un ir pa­san­do en­tre ca­nal y ca­nal, sen­ta­do en un so­fá?

Las dos ma­ne­ras de plan­tear el cuen­to son vá­li­das. Uno re­tra­ta la ca­pa­ci­dad de la gen­te de aco­mo­dar­se y re­cons­truir an­ti­guos víncu­los sen­ti­men­ta­les. Lo único que hu­bie­ra po­di­do im­pe­dir que los dos jó­ve­nes con­su­ma­ran su amor es que los enanos hu­bie­ran pe­ne­tra­do a Blan­ca­nie­ves. El otro es una bur­la de la gen­te ab­sur­da que pro­vo­ca la si­tua­ción de la cual des­pués se que­ja. Es un ar­gu­men­to ha­bi­tual de los cuen­tos de Bar­de­ra: el pa­dre que ha­ce los di­bu­jos es­co­la­res a la ni­ña de ma­ne­ra que el psi­có­lo­go pien­sa que la ni­ña es es­qui­zo­fré­ni­ca, o el chi­co al que le fal­ta un ojo y se con­vier­te en el pi­ra­ta Bar­ba­ne­gra: el ac­ci­den­te fí­si­co le lle­va a vi­vir la de vi­da de otro, re­pi­tien­do co­mo un lo­ro. Son per­so­na­jes atra­pa­dos en una ma­qui­ni­lla.

Da­mià Bar­de­ra tie­ne el mé­ri­to de ha­ber­se crea­do un lu­gar pu­bli­can­do en una editorial pe­que­ña, fue­ra del cir­cui­to li­te­ra­rio: El Cep i la Nan­sa, de Vi­la­no­va i La Gel­trú. Ade­más de Fau­na ani­mal (2011), ha sa­ca­do Els ho­mes del sac (2012), Els nens del sac (2013), Con­tes de pro­pi­na (2014) y Nens de llet (2016). Ha te­ni­do el mé­ri­to aña­di­do de lla­mar la aten­ción de otros es­cri­to­res. De Mer­cè Ibarz a Ber­nat Puig­to­be­lla y de Lluís Cal­vo a Matt­hew Tree, una se­rie de au­to­res han ha­bla­do ma­ra­vi­llas de él. A imi­ta­ción de los li­bros de la editorial Pe­ris­co­pi, la edi­ción de Em­pú­ries in­clu­ye dos pá­gi­nas de elo­gios que se su­man a un pró­lo­go de To­ni Sala que le com­pa­ra con Víc­tor Ca­ta­là, Joa­quim Ruy­ra, Josep Car­ner, la Co­lla de Sa­ba­dell, Cal­ders, Monzó, Pà­mies y Mer­cè Ro­do­re­da.

A pe­sar de to­dos es­tos elo­gios me atre­ve­ría a de­cir que Bar­de­ra es una víc­ti­ma de la edi­ción sin edi­to­res. Da la sen­sa­ción que quie­re ha­cer mu­chas co­sas, y que fal­ta un hi­lo o que el li­bro no re­li­ga lo su­fi­cien­te.

Una ve­ta bue­na son las his­to­rias de col­ga­dos de pue­blo. El xa­man, Ar­tur, La mor­ta­lla, Una co­pa d’anís, en­con­tra­mos per­so­na­jes con más den­si­dad, vi­da y ten­sio­nes, que se si­tuan más allá de la fan­ta­sía hi­per­bó­li­ca y del hu­mor ne­gro. Gen­te que ha per­di­do el nor­te, aplas­ta­dos por la vul­ga­ri­dad. Es un pla­ne­ta que or­bi­ta muy cer­ca del mun­do de A but­xa­ca­des de Joan To­dó, de las no­ve­las de Ra­mon Erra, de Els dics de Ire­ne Solà y de los dra­mas de To­ni Sala.

¿Quie­ren his­to­rias ines­pe­ra­das, iro­nía, ni­ños que tum­ban las con­ven­cio­nes de los ma­yo­res? Un circ al pati de ca­sa es la opor­tu­ni­dad de leer, en un con­cen­tra­do, los cuen­tos de un out­si­der pro­me­te­dor.

Da­mià Bar­de­ra

Un circ al pati de ca­sa

EM­PÚ­RIES. 154 PÁ­GI­NAS. 16,50 EU­ROS.

AR­CHI­VO

AN­GE­LA SIL­VA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.