Cla­se di­ri­gen­te

Do­cu­men­to Dos nue­vas vi­sio­nes del gi­gan­te Josep Pla: en su co­rres­pon­den­cia con Vi­cens Vi­ves y a tra­vés de seis ami­gos y una aman­te

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - JOR­DI AMAT

En un ar­tícu­lo de 1944, pu­bli­ca­do en el Dia­rio de Bar­ce­lo­na, Josep Pla co­men­ta­ba una his­to­ria ge­ne­ral re­cién lle­ga­da a las li­bre­rías. Es un ar­tícu­lo res­ca­ta­do en los apén­di­ces ge­ne­ro­sos de L’ho­ra de les de­ci­sions, edi­ta­do por el pro­fe­sor Gui­llem Mo­lla. Pla des­ta­ca­ba la va­lía de al­gu­nos de los co­la­bo­ra­do­res de esa se­rie. Y no ha­bía para me­nos. Eran sa­bios jó­ve­nes, com­pro­me­ti­dos con el pro­yec­to re­pu­bli­cano, a los que la Gue­rra Ci­vil ha­bía de­rrui­do el ho­ri­zon­te: En­ric Ba­gué, Salvador Es­priu y Jau­me Vi­cens Vi­ves. A Vi­cens, 34 años y víc­ti­ma de la de­pu­ra­ción fran­quis­ta, Pla lo de­fi­nía co­mo “uno de las tem­pe­ra­men­tos más do­ta­dos para la his­to­ria que te­ne­mos en es­te país”. No se de­bían co­no­cer ni po­co ni mu­cho, pe­ro al ca­bo de un lus­tro es­tre­na­ron una re­la­ción per­so­nal que ma­du­ra­da a lo lar­go de una dé­ca­da –los úl­ti­mos diez años de la vi­da de Vi­cens– los lle­va­ría a un ele­va­dí­si­mo gra­do de con­fia­da con­fluen­cia per­so­nal y po­lí­ti­ca.

Es­ta re­la­ción, a par­tir de las car­tas que se cru­za­ron (la ma­yo­ría pu­bli­ca­das, al­gu­nas iné­di­tas) y mu­chos ma­te­ria­les más (car­tas con ter­ce­ros, ar­tícu­los em­pol­va­dos, de­di­ca­to­rias a obras­de­lu­noy­de­lo­tro),esel­te­ma­de un li­bro que pro­lo­ga un Joa­quim Na­dal historiado­r que no de­ja de pen­sar el pre­sen­te co­mo un po­lí­ti­co. “En la afli­gi­da ho­ra ac­tual”, es­cri­be el dr. Na­dal, im­pac­ta la co­ti­dia­na res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil que Pla y Vi­cens, ca­da uno a su ma­ne­ra, ejer­cie­ron du­ran­te la dé­ca­da de los cin­cuen­ta. Pla no ne­ce­si­ta­ba de­cír­se­lo, apa­ren­te­men­te só­lo preo­cu­pa­do por el OK de la cen­su­ra para po­der pu­bli­car los li­bros, pe­ro Vi­cens se atre­vía a po­ner por es­cri­to la fun­ción que él mis­mo se ha­bía au­to­asig­na­do. En una car­ta, agra­de­cien­do el elo­gio pú­bli­co de Pla en un ar­tícu­lo en Des­tino (don­de es­cri­bían los dos), le es­cri­bió lo que si­gue: “No puc per menys d’ac­cep­tar la part de res­pon­sa­bi­li­tat que em ca­rre­gueu so­bre les es­patlles. Una res­pon­sa­bi­li­tat orien­ta­da, cer­ta­ment, no ja cap al ca­mí de l’anome­na­da vul­gar­ment po­lí­ti­ca, si­nó cap a la pre­pa­ra­ció de l’am­bient cul­tu­ral que fa­ci pos­si­ble una no­va realit­za­ció –i es­pe­rem que més as­sen­ya­da– de la vi­da po­lí­ti­ca de la nos­tra te­rra”.

Lo des­co­di­fi­co así: Vi­cens asu­mía su pa­pel co­mo cons­truc­tor de un nue­vo dis­cur­so y una nue­va cla­se di­ri­gen­te para re­fun­dar el ca­ta­la­nis­mo y, des­de un an­ti­fran­quis­mo li­be­ral, en­ten­día que Pla en­car­na­ba me­jor que na­die la per­vi­ven­cia de es­ta tra­di­ción que Vi­cens que­ría que re­con­quis­ta­ra po­der en España. Pla, que ha­cía vo­lar mu­chas me­nos pa­lo­mas po­lí­ti­cas que Vi­cens, en­ten­dió que la coyuntura eco­nó­mi­ca es­pa­ño­la po­día po­si­bi­li­tar que una nue­va éli­te ca­ta­la­nis­ta pu­die­ra ju­gar di­cho pa­pel. “Ara po­dríem tor­nar a una re­pe­ti­ció de l’es­pe­rit de la res­tau­ra­ció de Cá­no­vas, és a dir, a do­nar bel·li­ge­ràn­cia a la in­dús­tria i el co­me­rç, al qual po­dríem anome­nar l’es­pe­rit del fo­ment”. Es la ho­ra del as­cen­so de los téc­ni­cos ca­ta­la­nes vin­cu­la­dos al desa­rro­llis­mo y la in­fluen­cia de los lobby gran­des bur­gue­ses al­go­do­ne­ros, con quie­nes Pla te­nía tra­tos a tra­vés de Ma­nuel Or­tí­nez. Es la ho­ra de un cier­to des­cu­bri­mien­to del Josep Ta­rra­de­llas exi­lia­do, con quien se re­uni­rán Pla y Vi­cens, en bue­na me­di­da gra­cias a Or­tí­nez.

Pre­ci­sa­men­te la re­la­ción de Pla con el fi­nan­cie­ro Or­tí­nez la des­ta­ca a Xa­vier Fe­brés en Josep Pla: sis amics i una amant. Aquí Fe­brés, usan­do su pro­sa sen­sual y ame­na, re­tor­na a al­gu­nos de los te­mas que ha­bía abor­da­do ya co­mo pla­niano ve­te­rano. De he­cho es­ta ve­te­ra­nía es el prin­ci­pal atrac­ti­vo del li­bro: le per­mi­te co­ser a al­gu­nos de los pro­ta­go­nis­tas que tra­ta –so­bre to­do el pin­tor Josep Mar­ti­nell– con su pro­pia tra­yec­to­ria co­mo pe­rio­dis­ta, ha­bi­tan­te de Pa­la­fru­gell du­ran­te una tem­po­ra­da y es­pe­cia­lis­ta en la his­to­ria y la cultura hu­ma­na de­laCos­taB­ra­va.Yco­moFe­brés fue el pri­mer es­cri­ba de las me­mo­rias de Or­tí­nez, co­mo ade­más or­ga­ni­zó una se­rie de con­fe­ren­cias du­ran­te el cen­te­na­rio de Pla, re­ve­la co­sas de Pla que po­quí­si­ma gen­te sa­be. Por ejem­plo que Or­tí­nez, aten­dien­do la pe­ti­ción de Pla, or­ga­ni­zó va­rias co­mi­das en Bar­ce­lo­na para que el es­cri­tor co­no­cie­ra a los prin­ci­pa­les bur­gue­ses del país y así es­cri­bie­ra una des­crip­ción, tal co­mo hi­zo con los pa­ye­ses y los pes­ca­do­res. “Els par­ti­ci­pants van veu­re de mi­ca en mi­ca que no es su­por­ta­ven”, re­cor­dó Or­tí­nez en un iné­di­to, “els uns per la vul­ga­ri­tat de PlaiP­la­pel­fetd’arri­ba­ra­la­con­clu­sió que no l’in­ter­es­sa­va la me­dio­cri­tat in­tel·lec­tual dels seus am­fi­trions”.

Con el co­che de Or­tí­nez o con el de Josep Quin­tà –uno de los se­cun­da­rios de L’ho­ra de les de­ci­sions–, Pla vol­vía a Pa­la­fru­gell. Vol­vía al pue­blo que ha­bía de­ja­do de ser agrí­co­la para ser in­dus­trial y que en la dé­ca­da de los cin­cuen­ta de­ja­ba de ser­lo para ser emi­nen­te­men­te tu­rís­ti­co (Fe­brés bri­lla ex­pli­cán­do­lo). Vol­vía a la ter­tu­lia con Mar­ti­nell y al re­cuer­do eró­ti­co de Au­ro­ra. Y al re­fu­gio de siem­pre, la es­cri­tu­ra. Y con una ex­tra­ña fe: ni con Dios ni con los hom­bres, con las pa­la­bras y la tie­rra. Cre­yen­do en la mis­ma fe que aca­bó abra­zan­do a Vi­cens: “Ens en sor­ti­rem per­què hi ha pro­ves pal­pa­bles del mi­ra­cle que con­tí­nua­ment pro­vo­quen l’es­pe­rit desacri­fi­ciid’emu­la­ció”.

Vi­cens que­ría re­fun­dar el ca­ta­la­nis­mo y Pla en­car­na­ba me­jor que na­die la per­vi­ven­cia de la tra­di­ción en España

Josep Pla / Jau­me Vi­cens Vi­ves L’ho­ra de les de­ci­sions. Car­tes 1950-1960 DES­TINO.310 PÁ­GI­NAS. 18,90 EU­ROS

Xa­vier Fe­brés

Josep Pla: sis amics i una amant EM­PÚ­RIES. 198 PÁ­GI­NAS. 18,49 EU­ROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.