Por una nue­va iden­ti­dad

En­sa­yo Fu­ku­ya­ma se aden­tra en los te­rre­nos iden­ti­ta­rios, eje de la ba­ta­lla po­lí­ti­ca, y cri­ti­ca la ob­se­sión de la iz­quier­da por el par­ti­cu­la­ris­mo

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

IÑAKI ELLAKURÍA

La ba­ta­lla por la iden­ti­dad se ha con­ver­ti­do en el eje del de­ba­te po­lí­ti­co. La pug­na iden­ti­ta­ria es­tá de­trás del au­ge del na­cio­nal­po­pu­lis­mo en los paí­ses oc­ci­den­ta­les, del Bre­xit, del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán, de la vic­to­ria de Do­nald J. Trump, del pro­yec­to de Or­bán en Hun­gría... To­do gi­ra en torno a la iden­ti­dad, en­tre una ape­la­ción a las emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos, ga­so­li­na de re­des so­cia­les y sus de­ba­tes bi­na­rios en tiem­pos de po­la­ri­za­ción que es­tá pro­vo­can­do un re­tro­ce­so de la fi­gu­ra re­pu­bli­ca­na del ciu­da­dano. No es, em­pe­ro, un fe­nó­meno nue­vo.

La caí­da del te­lón de ace­ro en 1989 y con es­te el sue­ño (para mi­llo­nes de per­so­nas pe­sa­di­lla) co­mu­nis­ta, tras­la­dó pau­la­ti­na­men­te la pug­na en­tre la iz­quier­da y la de­re­cha por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas a te­rre­nos iden­ti­ta­rios. So­bre es­ta idea tra­ta el nue­vo en­sa­yo de Fran­cis Fu­ku­ya­ma (Iden­ti­dad. La de­man­da de dig­ni­dad y las po­lí­ti­cas de re­sen­ti­mien­to) que tan­ta ex­pec­ta­ción y co­men­ta­rios ha des­per­ta­do al aden­trar­se en las tri­pas de la gue­rra cul­tu­ral.

Fu­ku­ya­ma arras­tra co­mo una pe­sa­da lo­sa el ha­ber “erra­do” en su pre­dic­ción del “fin de la his­to­ria”, cuan­do en los es­ter­to­res del si­glo XX la de­mo­cra­cia li­be­ral pa­re­cía con­so­li­da­da y sin las pos­te­rio­res ame­na­zas del te­rro­ris­mo glo­bal (el ata­que el 11-S del 2001 a las To­rres Ge­me­las fue el fi­nal de una eta­pa/vi­sión y el prin­ci­pio de otras), el crac eco­nó­mi­co y la cri­sis del mul­ti­la­te­ra­lis­mo. El po­li­tó­lo­go de Chica­go es­cri­bió en 1989 un ar­tícu­lo en The Na­tio­nal In­te­rest con el tí­tu­lo “¿El fin de la his­to­ria?” que fue in­ter­pre­ta­do co­mo el anun­cio de que el Es­ta­do de bie­nes­tar, la de­mo­cra­cia li­be­ral, só­lo po­dría con­so­li­dar­se y avan­zar, nun­ca vol­ver a re­tro­ce­der o in­clu­so pe­li­grar.

Una lec­tu­ra erró­nea de su obra, se­gún Fu­ku­ya­ma, que el pro­fe­sor de Stan­ford y an­ti­guo miem­bro de la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma lle­va com­ba­tien­do con nu­me­ro­sas pu­bli­ca­cio­nes (Los orí­ge­nes del or­den po­lí­ti­co y Or­den y de­ca­den­cia de la po­lí­ti­ca), in­sis­tien­do en que si al­go no plan­teó fue que el na­cio­na­lis­mo y la re­li­gión iban a des­apa­re­cer co­mo fuer­zas de cam­bio y dis­tor­sión en la po­lí­ti­ca mun­dial.

Al­go hay de jus­ti­fi­ca­ción de ese pa­sa­do en el en­sa­yo aquí co­men­ta­do, una obra que “no ha­bría si­do es­cri­ta si Trump no hu­bie­ra si­do ele­gi­do pre­si­den­te en no­viem­bre del 2016”, ase­gu­ra Fu­ku­ya­ma. La vic­to­ria del po­pu­lis­ta más cé­le­bre, con Ste­ve Ban­non en la sala de má­qui­nas, El pen­sa­dor nor­te­ame­ri­cano Fran­cis Fu­ku­ya­ma

es un he­cho rup­tu­ris­ta que cer­ti­fi­ca la con­so­li­da­ción de un cam­bio de pa­ra­dig­ma, con­se­cuen­cia de la “re­ce­sión de­mo­crá­ti­ca” –en pa­la­bras de Larry Dia­mond– que su­fre Oc­ci­den­te tras la cri­sis eco­nó­mi­ca del 2007. Mi­llo­nes de hom­bres blan­cos oc­ci­den­ta­les, que se sen­tían en el la­do vic­to­rio­so de la glo­ba­li­za­ción, vie­ron re­cor­ta­dos sus de­re­chos, es­ta­tus eco­nó­mi­co y por­ve­nir, pro­pi­cian­do lo que Fu­ku­ya­ma lla­ma “po­lí­ti­cas del re­sen­ti­mien­to”.

El agra­vio co­mo mo­tor po­lí­ti­co –“Ma­drid nos ro­ba”, “Roma la­dro­na”, “Bru­se­las y sus bu­ró­cra­tas”– y ar­gu­men­to del lí­der me­siá­ni­co de turno –po­ne el ejem­plo de Pu­tin y Or­bán– para al­can­zar una he­ge­mo­nía po­lí­ti­ca y cul­tu­ral. “Es­te re­sen­ti­mien­to en­gen­dra de­man­das de re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co de la dig­ni­dad del gru­po en cues­tión; un gru­po hu­mi­lla­do que bus­ca la res­ti­tu­ción de su dig­ni­dad tie­ne mu­cho más pe­so emo­cio­nal que las per­so­nas que só­lo bus­can una ven­ta­ja eco­nó­mi­ca”, sos­tie­ne Fu­ku­ya­ma.

El tex­to se­ña­la que la po­lí­ti­ca del re­sen­ti­mien­to se trans­for­ma en de­man­das de re­co­no­ci­mien­to: to­do se­gui­dor de fút­bol, mi­no­ría ét­ni­ca, pue­blo, co­mu­ni­dad de ve­ci­nos, y gru­po de co­ros y dan­zas exi­ge ser re­co­no­ci­do, co­mo apun­tó He­gel y re­co­ge Fu­ku­ya­ma: “La lu­cha por el re­co­no­ci­mien­to fue el prin­ci­pal im­pul­sor de la his­to­ria hu­ma­na”. Hob­bes en su Le­via­tán afir­mó que ne­ce­si­ta­mos sen­tir que so­mos va­lo­ra­dos por el otro “al mis­mo pre­cio”, en el mis­mo sen­ti­do y la mis­ma mag­ni­tud, que lo ha­ce­mos no­so­tros mis­mos. El prin­ci­pal re­co­no­ci­mien­to que bus­can las per­so­nas se­ría el de una “iden­ti­dad ver­da­de­ra o au­tén­ti­ca” y so­bre to­do el de no ser o no sen­tir­se “in­vi­si­bles”. Sos­tie­ne Fu­ku­ya­ma, así, que uno de los prin­ci­pa­les mo­to­res de las vic­to­rias de Trump y el Bre­xit en las ur­nas fue la “per­cep­ción de in­vi­si­bi­li­dad” de la cla­se me­dia y tra­ba­ja­do­ra.

Una vez iden­ti­fi­ca­do el vi­rus iden­ti­ta­rio que im­preg­na la po­lí­ti­ca, Fu­ku­ya­ma, co­mo Mark Li­lla en El re­gre­so li­be­ral , crí­ti­ca a la iz­quier­da por ob­se­sio­nar­se con las “for­mas par­ti­cu­la­res de iden­ti­dad”, en vez de “fo­men­tar la so­li­da­ri­dad en torno a gran­des co­lec­ti­vi­da­des co­mo la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los ex­plo­ta­dos se ha cen­tra­do en gru­pos ca­da vez más pe­que­ños”. Pe­ro a di­fe­ren­cia de otros pen­sa­do­res li­be­ra­les, Fu­ku­ya­ma no abo­ga por re­nun­ciar del to­do a la iden­ti­dad, al con­si­de­rar que en un mun­do glo­bal y ca­da vez más im­per­so­nal por la tec­no­lo­gía la vin­di­ca­ción iden­ti­ta­ria es inevi­ta­ble. Ca­si ne­ce­sa­ria. Co­mo ha se­ña­la­do el pro­fe­sor Jo­seph Wei­ler en una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en La Van­guar­dia, “mi­llo­nes de eu­ro­peos ni se han vuel­to lo­cos ni fas­cis­tas” al vo­tar pro­pues­tas ba­sa­das en la iden­ti­dad. Mu­chos de los ciu­da­da­nos que vo­tan a Sal­vi­ni, Or­bán, el Bre­xit, Le Pen... re­pre­sen­tan a otro ti­po de “in­dig­na­dos” por un mun­do que se va; el can­to del cis­ne de una vie­ja iden­ti­dad que su­fre, mie­do­sa, con la glo­ba­li­za­ción (pre­ca­rie­dad la­bo­ral, te­rro­ris­mo, cam­bio cli­má­ti­co, en­deu­da­mien­to pú­bli­co y pri­va­do…), mien­tras se su­mer­ge en la nos­tal­gia de un pa­sa­do ca­da vez más le­jano y ol­vi­da­do. En su­ma, mi­llo­nes de oc­ci­den­ta­les ne­ce­si­tan aga­rrar­se a un pro­yec­to co­lec­ti­vo, a una co­mu­ni­dad de in­tere­ses, va­lo­res, sen­ti­mien­tos y de des­tino.

El pen­sa­dor nor­te­ame­ri­cano se­ña­la que, has­ta aho­ra, la ló­gi­ca de las po­lí­ti­cas iden­ti­ta­rias no ha si­do otra que la de di­vi­dir a las so­cie­da­des “en gru­pos ca­da vez más pe­que­ños y egoís­tas”, ato­mi­zan­do las co­mu­ni­da­des. Un pro­ce­so al que Fu­ku­ya­ma con­tra­po­ne la al­ter­na­ti­va de “crear iden­ti­da­des in­te­gra­do­ras” y trans­ver­sa­les.

Sos­tie­ne así que en el “mun­do mo­derno nun­ca aban­do­na­re­mos por com­ple­to la po­lí­ti­ca de la iden­ti­dad” y que por tan­to es­ta se de­be di­ri­gir “ha­cia for­mas más am­plias de res­pe­to mu­tuo por la dig­ni­dad” que for­ta­le­ce­rán a las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les. Es de­cir, cons­truir una iden­ti­dad ama­ble, no ex­clu­yen­te, agru­pa­do­ra, útil para la de­mo­cra­cia li­be­ral.

La du­da que de­ja en el ai­re el en­sa­yo –se agra­de­ce­ría una con­clu­sión más con­tun­den­te– es sa­ber si es­ta nue­va iden­ti­dad es po­si­ble (o es un sim­ple de­side­rá­tum) y cuá­les se­rían los­pa­sos­pa­ra­ar­ti­cu­lar­la.

Fran­cis Fu­ku­ya­ma Iden­ti­dad. La de­man­da de dig­ni­dad y las po­lí­ti­cas de re­sen­ti­mien­to

DEUS­TO. TRA­DUC­CIÓN: AN­TO­NIO GAR­CÍA MAL­DO­NA­DO. 260 PÁ­GI­NAS. 19,95 EU­ROS

El au­tor aler­ta de las po­lí­ti­cas del re­sen­ti­mien­to que el na­cio­nal­po­pu­lis­mo ali­men­ta y uti­li­za

Pro­po­ne des­de una po­si­ción li­be­ral ex­plo­rar iden­ti­da­des co­lec­ti­vas más am­plias e in­te­gra­do­ras

DANI DUCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.