¿Por qué nos mo­les­ta esa gen­te?

No­ve­la Jenny Er­pen­beck, pre­mi Lli­bre­ter, plas­ma la reali­dad de los re­fu­gia­dos, con per­so­na­jes que ha­cen abrir los ojos an­te la ac­tual in­jus­ti­cia

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

ADA CASTELLS

Lo lee­mos en las no­ti­cias: 22 in­mi­gran­tes muer­tos en el nau­fra­gio de una pa­te­ra en Al­me­ría; 1,4 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos en Ugan­da; 70,8 mi­llo­nes de des­pla­za­dos for­zo­sos en to­do el mun­do. In­clu­so po­de­mos sa­ber los mo­ti­vos ge­né­ri­cos: es por la gue­rra, es por la po­bre­za, es por la cri­sis cli­má­ti­ca. Sí, lo lee­mos, pe­ro ¿en­ten­de­mos real­men­te qué se es­con­de tras es­te 22, es­te 1,4 mi­llo­nes, es­te 70,8? Es di­fí­cil hu­ma­ni­zar un nú­me­ro y si al­go lo pue­de con­se­guir es la li­te­ra­tu­ra.

La di­rec­to­ra de ópe­ra y na­rra­do­ra Jenny Er­pen­beck, na­ci­da en Berlín Orien­tal en 1967, aca­ba de re­ci­bir el pre­mio Lli­bre­ter por la tra­duc­ción al ca­ta­lán de su no­ve­la. En su país ha si­do ga­lar­do­na­da con el pre­mio Tho­mas Mann y ha que­da­do fi­na­lis­ta del pre­mio al me­jor li­bro ale­mán, tam­bién ha re­ci­bi­do el pre­mio Stre­ga Eu­ro­peo. Tras es­te pal­ma­rés se es­con­de la vo­lun­tad de que pres­te­mos aten­ción a un li­bro que, de en­tra­da, es di­fí­cil de re­co­men­dar, aun­que sea muy re­co­men­da­ble. Su te­má­ti­ca es in­có­mo­da: mi­les de per­so­nas de­ses­pe­ra­das lla­man a las puer­tas de Eu­ro­pa y la ma­yo­ría ter­mi­nan aho­ga­dos en el mar.

La no­ve­la co­mien­za con la his­to­ria de un ac­ci­den­te en un la­go de la Ale­ma­nia Orien­tal. El ve­rano pa­sa­do se aho­gó un hom­bre. Al­gu­nos lo vie­ron La di­rec­to­ra de ópe­ra y na­rra­do­ra Jenny Er­pen­beck ges­ti­cu­lar, pe­ro pen­sa­ron que era una bro­ma y mi­ra­ron ha­cia otro la­do. Otros, qui­zá sí que hu­bie­ran ido a sal­var­lo, pe­ro ¿y si con su fuer­za los es­ti­ra­ba ha­cia el fon­do del la­go? A lo lar­go de la no­ve­la se nos va re­cor­dan­do es­ta tra­ge­dia, mien­tras va­mos des­gra­nan­do las his­to­rias de quie­nes tam­bién se es­tán aho­gan­do en­tre no­so­tros y ni si­quie­ra los ve­mos. Es­to se ha­bría po­di­do ha­cer co­mo un dra­ma de lá­gri­ma fá­cil, una his­to­ria mo­ral en­tre ne­gros bue­nos y blan­cos mal­va­dos, o se ha­bría po­di­do ha­cer co­mo lo ha­ce Er­pen­beck con una no­ve­la ex­ce­len­te­men­te es­cri­ta, do­cu­men­ta­da con pre­ci­sión y con unos per­so­na­jes de car­ne y hue­so.

El pro­ta­go­nis­ta es un pro­fe­sor de uni­ver­si­dad, na­ci­do en la Ale­ma­nia del Es­te, viu­do y re­cién ju­bi­la­do. “Ri­chard ha leí­do Fou­cault y Bau­dri­llard, y tam­bién He­gel y Nietzs­che. Pe­ro qué se tie­ne que co­mer cuan­do no se tie­ne di­ne­ro para com­prar co­mi­da, no lo sa­be”, así que, por cu­rio­si­dad in­te­lec­tual, un día se acer­ca en la pla­za de Berlín don­de hay una acam­pa­da de de­man­dan­tes de asi­lo afri­ca­nos y les em­pie­za a ha­cer pre­gun­tas, aque­llas pre­gun­tas que los con­vier­ten,noe­nun­pro­ble­ma,si­noen­per­so­nas: ¿Cuán­to tiem­po ha­ce que no ha­blas con tu ma­dre? ¿A qué ju­ga­bas de pe­que­ño? ¿Sa­bías que aquí an­tes ha­bía un mu­ro que se­pa­ra­ba la ciu­dad?

Las res­pues­tas de Osa­ro­bo, que quie­re apren­der a to­car el piano; de Ru­fu, que se asus­ta cuan­do oye el na­ve­ga­dor del co­che; de Ras­hid, que en su país te­nía una em­pre­sa de puer­tas co­rre­de­ras le ge­ne­ran más pre­gun­tas: ¿Cuál es la ca­pi­tal de Gha­na? ¿Qué fron­te­ras tie­ne Ugan­da? ¿Co­mo se lla­ma­ba el úl­ti­mo dic­ta­dor de Ni­ge­ria? Pe­ro siem­pre que­da una pre­gun­ta sin res­pues­ta: ¿Por qué aquí tra­ta­mos es­ta gen­te co­mo de­lin­cuen­tes?

Ri­chard, que sa­be que su país ne­ce­si­ta tra­ba­ja­do­res, no lo en­tien­de, pe­ro, po­co a po­co, va in­ves­ti­gan­do las le­yes y se da cuen­ta que es­tos hom­bres es­tán atra­pa­dos en un sis­te­ma que no les da­rá nin­gu­na sa­li­da. Con mu­cha ha­bi­li­dad na­rra­ti­va, Er­pen­beck nos va ex­pli­can­do qué dis­cur­sos se van ge­ne­ran­do para jus­ti­fi­car la dis­cri­mi­na­ción y con­si­gue un hí­bri­do en­tre la no­ve­la y el pe­rio­dis­mo muy bien tra­ma­do por­qué no quie­re re­nun­ciar a dar­nos la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria para ava­lar la te­sis del aho­ga­do des­aten­di­do. Su pro­ta­go­nis­ta tam­bién tu­vo que acos­tum­brar­se a vi­vir en un nue­vo sis­te­ma cuan­do Ale­ma­nia se uni­fi­có, pe­ro él era un igual y le ayu­da­ron. Los queaho­ra­lle­gan­son­ne­gros,trae­nen­fer­me­da­des, nos quie­ren ro­bar los pues­tos de tra­ba­jo, di­cen, pe­ro Ri­chard ya no se lo cree. Aho­ra los co­no­ce. Só­lo ha te­ni­do que ven­cer pre­jui­cios y mie­dos, y ha­cer­les las pre­gun­tas­que­na­die­les­ha­ce.

Un hí­bri­do en­tre la no­ve­la y el pe­rio­dis­mo muy bien tra­ma­do, cu­yo pro­ta­go­nis­ta es un pro­fe­sor de uni­ver­si­dad

Jenny Er­pen­beck

Yo voy, tú vas, él va

ANA­GRA­MA. TRA­DUC­CIÓN: FRAN­CESC RO­VI­RA FAIXA. 336 PÁ­GI­NAS. 20,90 EU­ROS

Les for­mes del verb anar

ANGLE EDITORIAL. TRA­DUC­CIÓN: MAR­TA PE­RA CUCURELL. 341 PÁ­GI­NAS. 20,90 EU­ROS

LLIBERT TEI­XI­DÓ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.