Un ve­rano con los grie­gos

Tesson y Mar­co­lon­go nos brin­dan dos apa­sio­na­dos en­sa­yos para aden­trar­nos en las obras de Ho­me­ro, la mi­to­lo­gía grie­ga y sus her­mo­sos pai­sa­jes. Unas re­la­jan­tes va­ca­cio­nes cul­tu­ra­les con vis­tas a la Gre­cia clá­si­ca

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - FÈLIX RIE­RA

Odisea Arri­ba, una for­ta­le­za en Ré­tino, en la is­la de Cre­ta (Gre­cia). Aba­jo los au­to­res An­drea Mar­co­lon­go y Syl­vain Tesson en­sa­yos son a la vez via­jes por sus vi­das en com­pa­ñía de Ho­me­ro y la mi­to­lo­gía grie­ga con su uni­ver­so de sig­ni­fi­ca­dos/pis­tas para com­pren­der nues­tra exis­ten­cia.

Tesson des­ta­ca la tria­da de la an­ti­güe­dad: la as­tu­cia, la cons­tan­cia y la so­be­ra­nía. Las pe­ri­pe­cias de los per­so­na­jes de Ho­me­ro son la sín­te­sis de nues­tras pe­ri­pe­cias. Nos si­túa an­te una lec­tu­ra don­de ca­da ca­pí­tu­lo per­mi­te si­tuar­nos an­te nues­tros re­tos: el ol­vi­do, la cu­rio­si­dad por el mun­do, la gue­rra, la belleza, el re­gre­so, el po­der ola­des­me­su­ra.En“Ho­me­ro,nues­tro pa­dre” bus­ca dis­tin­guir en­tre el mi­to y el hom­bre, el vi­den­te y el que ha vis­to. Es­te bre­ve ca­pí­tu­lo, co­mo to­dos los que se pue­den leer en su li­bro, reivin­di­ca una lec­tu­ra am­bi­cio­sa de la obra de Ho­me­ro y ale­ja­da de los es­te­reo­ti­pos del pre­sen­te. La geo­gra­fía don­de se si­túa Ho­me­ro es de­ter­mi­nan­te, co­mo in­di­ca Tesson: “Creo en la per­fu­sión de la geo­gra­fía en nues­tra al­ma, ‘so­mos hi­jos de nues­tro pai­sa­je’, de­cía Law­ren­ce Du­rrell”. Es Gre­cia el lu­gar, el es­pa­cio que irra­dia con su luz la cons­tan­te es­té­ti­ca de las epo­pe­yas de Ho­me­ro. Tesson nos ofre­ce una lec­tu­ra de sí mis­mo de la mano de Ho­me­ro para ha­cer­nos ha­bi­tar, no só­lo la ló­gi­ca te­má­ti­ca de la obra, sino tam­bién su tem­pe­ra­tu­ra es­té­ti­ca.

El en­sa­yo de Mar­co­lon­go bus­ca en la mi­to­lo­gía grie­ga el ne­ce­sa­rio re­en­cuen­tro con ese es­pa­cio real e ima­gi­na­rio para dar res­pues­tas a las in­cer­ti­dum­bres que nos asolan. Sin el co­no­ci­mien­to de la mi­to­lo­gía grie­ga no po­dre­mos sen­tir la ira de Aqui­les y el im­pul­so que lle­va­rá a Uli­ses a en­fren­tar­se con sus mie­dos. En su obra, to­dos los mi­tos ha­blan de no­so­tros. En el ca­pí­tu­lo ti­tu­la­do “Vien­to y otros im­pre­vis­tos” la au­to­ra nos en­fren­ta a nues­tros te­mo­res: “En el an­ti­guo len­gua­je del mar la tem­pes­tad que se per­fi­la en el ho­ri­zon­te se de­no­mi­na ‘for­tu­na’. En ‘nues­tro bo­te sal­va­vi­das’ nos re­ve­la só­lo y na­da más que la mu­jer es la que trans­for­ma al hé­roe en ser hu­mano, al enemi­go en hom­bre, y lo ha­ce por me­dio del amor”. To­do lo an­ti­guo re­ver­de­ce en el pre­sen­te, se ex­tien­de en él co­mo una hie­dra que avan­za lenta pe­ro inexo­ra­ble­men­te so­bre el mu­ro de nues­tras vi­das.

La pul­sión de su en­sa­yo so­bre­co­ge al ha­blar del mun­do, de las gran­des cues­tio­nes que do­mi­nan las ac­cio­nes de los hom­bres y mu­je­res, de una for­ma ín­ti­ma y su­til. La au­to­ra reivin­di­ca la na­ve/uni­ver­so, la na­ve que nos de­be con­du­cir al ho­gar pe­ro tam­bién a lo des­co­no­ci­do. Una na­ve que nau­fra­ga para que sus tri­pu­lan­tes sean res­ca­ta­dos por la his­to­ria, la ima­gi­na­ción y la fe­li­ci­dad del re­en­cuen­tro. La lec­tu­ra de es­tos dos en­sa­yos es es­ti­mu­lan­te para ini­ciar el via­je al en­cuen­tro de Ho­me­ro, la mi­to­lo­gía grie­ga y sus sor­pren­den­tes­cria­tu­ras.

GETTY/ AR­CHI­VO

Syl­vain Tesson Un ve­rano con Ho­me­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.