El re­gre­so a Los Án­ge­les de Ta­ran­tino

‘Éra­se una vez... en Holly­wood’ Ta­ran­tino nos de­vuel­ve a 1969 con una obra to­tal, a ma­yor gloria de Leo­nar­do DiCa­prio, Mar­got Rob­bie y Brad Pitt

La Vanguardia - Culturas - - Pantalla|s -

PHI­LIPP ENGEL

Ta­ran­tino ha es­ta­do fue­ra. Achi­cha­rran­do a Hitler en Mal­di­tos bas­tar­dos (2009), li­be­ran­do a los es­cla­vos a golpe de rap ca­co­fó­ni­co en Djan­go des­en­ca­de­na­do (2012), o in­yec­tan­do sus diá­lo­gos au­to­in­dul­gen­tes en un gé­ne­ro tan de po­cas pa­la­bras co­mo el wes­tern en Los odio­sos ocho (2015). De al­gu­na ma­ne­ra, se po­dría de­cir que, en el úl­ti­mo tra­mo de su ca­rre­ra, sus ex­pe­ri­men­tos a vuel­tas con la His­to­ria le ha­bían lle­va­do de­ma­sia­do le­jos. Le­jos, al me­nos, de esos neo-noirs

ca­li­for­nia­nos que le ha­bían da­do fa­ma. Pe­ro ha vuel­to. Y de qué ma­ne­ra, con una mez­cla per­fec­ta de Pulp fic­tion (1994) y Mal­di­tos bas­tar­dos.

Es de­cir, un cóc­tel irre­sis­ti­ble en el que se agi­tan las esen­cias ta­ran­ti­nia­nas y su más re­cien­te pa­sión por las lí­neas tem­po­ra­les al­ter­na­ti­vas.

Es­ta­mos en Los Án­ge­les, en 1969, y Sha­ron Ta­te es­tá a pun­to de mo­rir ase­si­na­da. En­car­na­da por Mar­got Rob­bie, la ru­bia es­po­sa de un alo­ca­do Ro­man Po­lans­ki tie­ne una me­mo­ra­ble es­ce­na en la que asis­te de in­cóg­ni­to, com­ple­ta­men­te fe­liz, a un ci­ne don­de pro­yec­tan una de sus pe­lí­cu­las (La man­sión de los sie­te pla­ce­res). To­da­vía no es una es­tre­lla a la que pa­ran por la ca­lle, pe­ro es­tá a pun­to de co­mer­se el mun­do. O no. La re­cu­rren­te apa­ri­ción en la tra­ma de tal o tal otro miem­bro de la fa­mi­lia Man­son fun­cio­na co­mo la música de Ti­bu­rón

(Spiel­berg, 1975). Es­ta­mos ate­rra­dos an­te lo que sa­be­mos que pa­sa­rá, y al mis­mo tiem­po no po­de­mos de­jar de dis­fru­tar del es­pec­tácu­lo, que no es pre­ci­sa­men­te el de una pe­lí­cu­la de te­rror. En cuan­to al desen­la­ce, só­lo de­cir que no es la ver­sión de los he­chos brin­da­da por el fis­cal Vin­cent Bu­glio­si en la has­ta ha­ce po­co ca­nó­ni­ca Hel­ter Skel­ter

(Con­tra Editorial), co­mo tam­po­co una de las teo­rías que ba­ra­ja Tom O’Neill en el más re­cien­te Man­son: La his­to­ria real (Ro­ca), aun­que Ta­ran­tino flir­tea con al­gu­na de ellas. El afa­ma­do di­rec­tor pre­fie­re ofre­cer una ter­ce­ra vía, mi­tad fic­ción, mi­tad reali­dad. Si Joan Di­dion re­cor­da­ba, en The whi­te al­bum, que, des­pués de sa­ber­se la san­grien­ta no­ti­cia, se sor­pren­dió por­que “na­die es­ta­ba sor­pren­di­do”, aquí en cam­bio sí hay es­pa­cio para la sor­pre­sa. Y no es po­co.

Hay que de­cir que Ta­ran­tino, que con­tem­pla a los hip­pies con cier­to ci­nis­mo, es­tá me­nos in­tere­sa­do en el fin del ve­rano del amor, sen­ten­cia­do por los ase­si­na­tos, que por la for­ma en que es­tos sal­pi­ca­ron de san­gre los cam­bios que se es­ta­ban pro­du­cien­do en la Me­ca del Ci­ne en aquel mo­men­to, cuan­do se apa­ga­ba la era do­ra­da de los gran­des es­tu­dios, y em­pe­za­ba a flo­re­cer el po­der del lla­ma­do Nue­vo Holly­wood, con una nue­va olea­da de crea­do­res con­tra­cul­tu­ra­les dis­pues­tos a sal­var el bar­co, o por lo me­nos a su­bir­se a él. Easy ri­der (Den­nis Hop­per, 1969) lle­va­ba ape­nas un mes en car­tel cuan­do tres miem­bros de la Fa­mi­lia Man­son lla­ma­ron a la puer­ta del 10050 de Cie­lo Dri­ve, que se­gu­ra­men­te to­da­vía es­ta­ba abier­ta. Se­gún Pe­ter Bis­kind, au­tor del so­co­rri­do Mo­te­ros tran­qui­los, to­ros sal­va­jes (Ana­gra­ma), el cri­men tam­po­co afec­tó a la me­ta­mor­fo­sis de la in­dus­tria: “Pue­de que los ase­si­na­tos de Char­les Man­son fue­sen una se­ñal, pe­ro la ma­yo­ría la desoyó: to­dos es­ta­ban de­ma­sia­do ocu­pa­dos fil­man­do, fo­llan­do, dro­gán­do­se y gas­tan­do di­ne­ro”.

Ta­ran­tino, co­mo siem­pre, con­tem­pla la es­ce­na des­de el pun­to de vis­ta de los per­de­do­res, y es­ta es la par­te de fic­ción: un ac­tor de televisión en ho­ras ba­jas, Rick Dal­ton LEO­NAR­DO DICA­PRIO Es, en la nue­va pe­lí­cu­la de Ta­ran­tino, Rick Dal­ton, un ac­tor en ho­ras ba­jas en un mo­men­to de cri­sis de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.