Pa­sión es­pa­ño­la de un ‘ci­né­fa­go’

La Vanguardia - Culturas - - Pantalla|s -

En con­tras­te con el ci­né­fi­lo, que só­lo de­gus­ta ci­ne exquisito en­mar­ca­do den­tro del ca­non, el ci­né­fa­go ex­trae pla­cer del ci­ne de gé­ne­ro, y en ge­ne­ral de to­do aque­llo cu­yo he­dor po­pu­la­che­ro arru­ga la na­riz de la crí­ti­ca más es­ti­ra­da. Y Ta­ran­tino, qué du­da ca­be, es el rey de los ci­né­fa­gos. To­das sus pe­lí­cu­las son ho­me­na­jes a tal o cual gé­ne­ro in­fra­va­lo­ra­do, so­bre las cua­les es­pol­vo­rea re­fe­ren­cias a su edu­ca­ción vi­deo­clu­be­ra. Y nues­tro ci­ne no es­ca­pa a su ra­dar. Ta­ran­tino se ha sen­ti­do atraí­do por España al me­nos des­de que vino, por pri­me­ra vez, al Fes­ti­val de Sit­ges, para pre­sen­tar Re­ser­voir dogs (1992). Qui­zás por eso Pam Grier, al fi­nal de Jac­kie Brown (1997), so­ña­ba con em­pe­zar una nue­va vi­da en España...

En Ma­drid, du­ran­te los fas­tos de la pre­sen­ta­ción de Kill Bill 2

(2004) –don­de so­na­ba el Tu mi­rá, de Lo­le y Ma­nuel–, Ta­ran­tino lió a los ge­me­los Ru­bín de Ce­lis, por en­ton­ces al mando de la li­bre­ría Ocho y Me­dio, para ras­trear pi­sos de co­lec­cio­nis­tas en bus­ca de pós­ters de ci­ne ilus­tra­dos por Josep So­li­gó en los años cin­cuen­ta o Jano en los se­sen­ta. Po­si­ble­men­te de aque­lla ba­ti­da, en la que se gas­tó un buen di­ne­ro, sa­lió el pós­ter de El lí­mi­te del amor

(1976), de Ra­fael Ro­me­ro Mar­chent, que lu­ce en el bar me­xi­cano de Death proof (2007).

Éra­se una vez… en Holly­wood,

su pe­lí­cu­la más bu­lí­mi­ca en cuan­to a re­fe­ren­cias (unas trein­ta pe­lí­cu­las, y otras tan­tas can­cio­nes), no es la ex­cep­ción. Des­pués de un trái­ler al rit­mo de Bring a little lo­vin, de Los Bra­vos, se ci­ta a Joa­quín Ro­me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.