Clara Pe­ya, la re­vo­lu­ción de la vul­ne­ra­bi­li­dad

La Vanguardia - Culturas - - Escenario|s -

NURIA CUA­DRA­DO

Su sin­ce­ri­dad lle­ga a re­sul­tar do­lo­ro­sa. Su ge­ne­ro­si­dad al com­par­tir­se, abru­ma­do­ra. Y es así fue­ra y den­tro del es­ce­na­rio. Clara Pe­ya (Pa­la­fru­gell, 1986) es un to­rren­te que pue­de des­ti­lar do­lor pe­ro que, cuan­do ba­ja cal­mo, re­zu­ma belleza.

“Ten­go as­pec­to de du­ra, pe­ro soy muy frá­gil. La apa­rien­cia es pu­ra car­ca­sa”, di­ce es­ta crea­do­ra (ne­gro en el per­fi­la­do de los ojos, en la ro­pa, en los ta­tua­jes que mar­can su cuer­po…) que ad­mi­te que, si se mues­tra, si se des­nu­da,si­des­cu­bre­sus­se­cre­tos,es­por­que eso le ayu­da a ha­cer­se más re­sis­ten­te: “La ex­po­si­ción ge­ne­ra rui­do, pe­ro tam­bién so­le­dad. Creo en una re­vo­lu­ción de la vul­ne­ra­bi­li­dad, creo que cuan­do nos mos­tra­mos tam­bién nos ha­ce­mos más fuer­tes”, re­co­no­ce. Así que, siem­pre gue­rre­ra, siem­pre pe­leo­na, ha de­ci­di­do em­bar­car­se y ha­cer su­yas to­das las ba­ta­llas a las que la vi­da la ha arras­tra­do (mu­jer, diag­nos­ti­ca­da de tras­torno ob­se­si­vo-com­pul­si­vo –TOC–…) y con­ver­tir­las en ar­te co­mo pia­nis­ta, co­mo crea­do­ra. Y, po­co a po­co, pa­so a pa­so, va de­rro­tan­do enemi­gos y arre­ba­tán­do­les te­rri­to­rios. Co­mo ar­tis­ta, su úl­ti­ma con­quis­ta (aun­que no pa­re­ce de­jar­se ob­nu­bi­lar por los ho­no­res, ni por las me­da­llas, ni por las pa­la­bras gran­di­lo­cuen­tes), es el Pre­mi Na­cio­nal de Cultura que le en­tre­ga­ron a prin­ci­pios del pa­sa­do mes de ju­lio (ga­lar­dón que dis­tin­gue su “al­to com­pro­mi­so crea­ti­vo con la li­ber­tad de ex­pre­sión en es­ce­na, que lle­na de ener­gía trans­gre­so­ra des­de una pers­pec­ti­va de gé­ne­ro”) y que ella re­co­gió con un dis­cur­so en el que de­fen­dió su ma­ne­ra de en­ten­der el ar­te y la cultura: siem­pre reivin­di­ca­ti­vos, siem­pre ac­ce­si­bles.

Para sa­ber de los prin­ci­pios de Clara Pe­ya hay que mi­rar tres dé­ca­das atrás. Exac­to: a cuan­do tan só­lo te­nía tres años. Fue en­ton­ces cuan­do em­pe­zó a to­car el piano. Su abue­la y su tía tam­bién la ha­bían pre­ce­di­do. Y tam­bién se ini­ció su her­ma­na, Ariad­na, aun­que ella lo de­jó por la dan­za (de la que su ma­dre es tam­bién una enamo­ra­da: fue fi­gu­ran­te en el es­pec­tácu­lo de Pee­ping Tom que se vio du­ran­te el úl­ti­mo Grec). Hi­ja de una fa­mi­lia aco­mo­da­da, lo que sien­te co­mo un ver­da­de­ro pri­vi­le­gio, du­ran­te años pen­só que odia­ba el piano, has­ta que fi­nal­men­te Sui­te TOC núm 6. Su crea­ción más re­cien­te, tam­bién con Les Im­pu­xi­bles, es­tre­na­da la pa­sa­da pri­ma­ve­ra, so­bre la (des)es­tig­ma­ti­za­ción de los tras­tor­nos men­ta­les AÜC. Es­pec­tácu­lo de Les Im­pu­xi­bles, la com­pa­ñía que com­par­te con su her­ma­na Ariad­na y que, tras es­tre­nar­se en el Grec 2017 ha re­co­rri­do di­ver­sos fes­ti­va­les y es­ce­na­rios lo sin­tió co­mo su gran alia­do y co­mo su me­jor am­pa­ro. “La crea­ción ha si­do mi re­fu­gio”, un abri­go que le per­mi­tía es­ca­par del po­zo os­cu­ro de sus ob­se­sio­nes para aden­trar­se en otra ob­se­sión, cier­to, pe­ro es­ta mu­cho más lu­mi­no­sa.

Clara Pe­ya pa­de­ce tras­torno ob­se­si­vo-com­pul­si­vo des­de ni­ña, aun­que no se lo diag­nos­ti­ca­ron has­ta ha­ber cum­pli­do los vein­te años. Re­cuer­da de sus tiem­pos de co­le­gio los epi­so­dios de bull­ying, un mal que ad­vier­te “no es de aho­ra, siem­pre ha exis­ti­do, siem­pre en con­tra del que es di­fe­ren­te… y ya en­ton­ces mi ex­pre­sión de gé­ne­ro era muy dis­tin­ta a la del res­to”. Así que sí, que Clara Pe­ya ne­ce­si­ta­ba de ese re­fu­gio que en­con­tró en el piano, un ins­tru­men­to que es­tu­dió pri­me­ro con cla­ses par­ti­cu­la­res y des­pués con una for­ma­ción re­gla­da. “No me in­tere­sa la ma­ne­ra que tie­nen de en­se­ñar. No me in­tere­sa el sis­te­ma edu­ca­ti­vo por­que lo que pre­ten­de es de­jar­te sin una voz pro­pia. Tar­dé en dar­me cuen­ta, pe­ro esos años de apren­di­za­je tam­bién me han ser­vi­do, por­que to­mé lo que me ofre­cie­ron y aho­ra ha­go con ello lo que quie­ro”, apun­ta Clara, que pri­me­ro se aden­tró en la música clá­si­ca en la Es­cue­la Su­pe­rior de Música de Ca­ta­lun­ya, des­pués mar­chó a for­mar­se has­ta San Pe­ters­bur­go (“tu­ve que vol­ver: me año­ra­ba”, ad­mi­te a la vez que re­cuer­da la ho­mo­fo­bia que allí se res­pi­ra­ba)

Su música be­be de la clá­si­ca y el jazz, el pop y la elec­tró­ni­ca, en com­po­si­cio­nes a ve­ces frá­gi­les, otras ra­bio­sas

y con­ti­nuó en el Ta­ller de Mú­sics aden­trán­do­se en el uni­ver­so del jazz. Y en­tre to­das esas aguas na­ve­ga su música que be­be de la clá­si­ca y el jazz, de la elec­tró­ni­ca y el pop, y se em­bar­ca en unas com­po­si­cio­nes, a ve­ces frá­gi­les, otras ra­bio­sas, pe­ro siem­pre fas­ci­nan­tes. “An­tes de­cía que mi música era punky-ro­mán­ti­ca. Ya no. Ha cam­bia­do. He des­cu­bier­to mi la­do os­cu­ro”.

“Me he sen­ti­do mu­chas ve­ces Co­pi­to de Nie­ve. Mu­chas ve­ces he te­ni­do que es­cu­char aque­llo de para ser chi­ca, to­cas muy bien”, ad­mi­te con tris­te­za es­ta pia­nis­ta que gra­bó su pri­mer dis­co pro­pio en el 2009, De­cla­ra­cions, al que han se­gui­do +De­cla­ra­cions (2011), Tot aquest si­len­ci (2012), Tot aquest so­roll (2013), es­Pi­ral (2014), Mí­mu­lus (2015), Ocea­nes (2017) y, el úl­ti­mo, Es­tó­mac, una de­cons­truc­ción de la ima­gen del amor ro­mán­ti­co, el que se vis­te de la fac­to­ría Dis­ney y el prín­ci­pe azul.

Su tra­ba­jo co­mo com­po­si­to­ra y pia­nis­ta (aho­ra tam­bién, a ve­ces, can

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.