El ar­te en mo­vi­mien­to, co­mo la vi­da

La Vanguardia - Culturas - - Escenario|s -

tan­te) lo ha si­mul­ta­nea­do con te­mas y ban­das so­no­ras para crea­cio­nes es­cé­ni­cas aje­nas (de la Ja­ne Ey­re de Car­me Por­ta­ce­li a Ru­do de Ma­no­lo Al­cán­ta­ra o Me­du­sa, con La Vir­gue­ría Tea­tro) y, so­bre to­do, para los es­pec­tácu­los que ha crea­do con Les Im­pu­xi­bles, la com­pa­ñía que fun­dó con su her­ma­na Ariad­na, la bai­la­ri­na, en los que dan­za y piano se fu­sio­nan a la bús­que­da de nue­vos len­gua­jes ex­pre­si­vos.

Les Im­pu­xi­bles de­bu­ta­ron con Tot és fum en el 2012. En el 2015 lle­ga­ría Lim­bo, un es­pec­tácu­lo so­bre la tran­se­xua­li­dad; en 2017, Aüc, un gri­to con­tra la vio­len­cia se­xual; y en 2019, Sui­te Toc, en el que Clara Pe­ya plan­ta ca­ra a su tras­torno ob­se­si­vo-com­pul­si­vo. “Tie­ne que ver con el con­trol o, me­jor di­cho, con el mie­do a per­der­lo. Y tam­bién con la muer­te, su­po­ne una cer­ca­nía con­ti­nua a la muer­te”, ex­pli­ca có­mo lo ha sen­ti­do du­ran­te años, con sus más y con sus me­nos, con me­di­ca­ción o sin ella, y tam­bién da cuen­ta de las ra­zo­nes por las que se de­ci­dió “Yo creo y des­pués en­tre­go lo que he crea­do, lo de­jo a su suer­te. Creo por ne­ce­si­dad, sin una fi­na­li­dad. Y, qui­zás, esa es la ra­zón por la que el 80% de lo que he crea­do, aho­ra, con la pers­pec­ti­va del tiem­po, lo eli­mi­na­ría; pe­ro esas crea­cio­nes for­man par­te de quién soy, re­pre­sen­tan un mo­men­to de quién he si­do. Creo que un crea­dor tie­ne que re­vi­sar su obra y ras­trear en ella qué le si­gue in­tere­san­do y qué le ha de­ja­do de in­tere­sar. Y es­tá bien que una par­te de­je de in­tere­sar­te por­que eso quie­re de­cir que co­mo crea­dor te has mo­vi­do. Y si la vi­da se mue­ve, el ar­te tam­bién de­be ha­cer­lo. El ar­te tie­ne que re­pre­sen­tar lo que es­tá pa­san­do”, de­fien­de Clara Pe­ya su ma­ne­ra de abor­dar la crea­ción.

Si Clara Pe­ya tie­ne que es­co­ger ese 20% de su obra que sal­va­ría, se que­da con los tra­ba­jos más re­cien­tes: Sui­te TOC y Es­tó­mac. “Lim­bo fue ne­ce­sa­rio en su mo­men­to”, apun­ta so­bre es­ta pie­za so­bre la tran­se­xua­li­dad que pre­sen­tó con Les Im­pu­xi­bles ha­ce só­lo cua­tro años, “pe­ro aquel dis­cur­so ya lo sien­to co­mo an­ti­guo. Nues­tro len­gua­je ha cam­bia­do”, ad­mi­te Pe­ya, que re­cu­pe­ra­rá Sui­te TOC en Tem­po­ra­da Al­ta, pe­ro que ya an­da dán­do­le vuel­tas a un nue­vo tra­ba­jo. “Quie­ro ha­blar de la vi­da, quie­ro que mis tra­ba­jos sean apren­di­za­jes per­so­na­les, quie­ro que ofrez­can pre­gun­tas, quie­ro que sir­van para ini­ciar una re­fle­xión, aun­que no nos lle­ve a to­dos al mis­mo si­tio”. Y en eso an­da. a con­tar­lo so­bre el es­ce­na­rio en pri­me­ra per­so­na, ex­po­nién­do­se co­mo un cam­po de ba­ta­lla de con­tra­dic­cio­nes y mie­dos: es­ta es la me­jor ma­ne­ra que ha en­con­tra­do para lo­grar aca­bar con el es­tig­ma.

“Yo ten­go el pri­vi­le­gio de de­di­car­me a lo que me de­di­co. Y de sa­ber que no per­de­ré el tra­ba­jo por ad­mi­tir que pa­dez­co TOC, por­que siem­pre se ha con­sen­ti­do la fi­gu­ra del ge­nio lo­co, una fi­gu­ra en la que yo no creo”, ex­pli­ca a la vez que reivin­di­ca que to­dos, de una ma­ne­ra u otra, es­ta­mos so­me­ti­dos a es­tas tram­pas que nos lan­za el ce­re­bro en for­ma de pa­de­ci­mien­to, “só­lo que unos es­ta­mos diag­nos­ti­ca­dos y otros, no”.

“To­dos siem­pre in­ten­ta­mos en­ca­jar pe­ro, cuan­do ves que no en­ca­jas, lo que ha­ces es po­ten­ciar tu des­en­ca­je”, ad­mi­te Pe­ya que, con sus en­ca­jes y con sus des­en­ca­jes, con sus an­cla­jes, con sus mie­dos y sus con­quis­tas, con sus lu­ces y sus som­bras, se ha con­ver­ti­do en una de las crea­do­ras más per­so­na­les­de­laes­ce­na­ca­ta­la­na. Clara Pe­ya fotografia­da re­cien­te­men­te en Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.