El ma­go y su fa­mi­lia

La Vanguardia - Culturas - - Mirada|s -

Tho­mas Mann y su fa­mi­lia en 1929: su hi­ja Eri­ka, su mu­jer Kat­ja y su hi­jo Klaus

En ca­sa lo lla­ma­ban con re­ve­ren­te ad­mi­ra­ción

el ma­go; su crea­ti­vi­dad era sa­gra­da –na­die po­día in­te­rrum­pir­le ni ha­cer rui­do mien­tras tra­ba­ja­ba– y se con­si­de­ra­ba el por­taes­tan­dar­te de la len­gua ale­ma­na que via­jó con él ca­mino del exi­lio y so­bre­vi­vió a la bar­ba­rie gra­cias a su pro­sa. Tho­mas Mann fue un ge­nio de la no­ve­la del si­glo XX, y tam­bién tu­vo al­go de Sa­turno que de­vo­ra a sus hi­jos. Mann tu­vo es­ca­sa vin­cu­la­ción con Berlín, por­que te­nía su ho­gar en el otro gran cen­tro cul­tu­ral ale­mán del mo­men­to: Mú­nich. Su po­si­cio­na­mien­to an­te el na­zis­mo fue al prin­ci­pio ti­tu­bean­te o cal­cu­la­da­men­te am­bi­guo –en­tre otras co­sas para in­ten­tar sal­var la re­si­den­cia fa­mi­liar mu­ni­que­sa, que aca­bó con­fis­ca­da–, pe­ro du­ran­te los años de exi­lio en Ca­li­for­nia, mien­tras es­cri­bía El doc­tor Faus­to, mos­tró un com­pro­mi­so an­ti­na­zi si­mi­lar al de su her­mano ma­yor Hein­rich, opo­si­tor a Hitler des­de el pri­mer mo­men­to.

De los hi­jos de Tho­mas Mann, los dos ma­yo­res, Eri­ka y Klaus, tu­vie­ron una pre­sen­cia muy ac­ti­va en el pe­rio­do de la re­pú­bli­ca de Wei­mar. Les gus­ta­ba po­sar jun­tos en al­gu­nas fo­tos con una am­bi­güe­dad que di­luía los se­xos. Am­bos eran ho­mo­se­xua­les, mon­ta­ron el ca­ba­ret po­lí­ti­co El Mo­li­ni­llo de Pi­mien­ta y man­tu­vie­ron una es­tre­cha re­la­ción con el ac­tor Gus­taf Gründ­gens, ho­mo­se­xual y arri­bis­ta, que se ca­só con Eri­ka e ins­pi­ró a Klaus su me­jor no­ve­la, Me­fis­to, so­bre un ad­ve­ne­di­zo que ven­de su al­ma a los na­zis. Eri­ka vi­vió amo­ríos con Pa­me­la We­de­kind (hi­ja del dra­ma­tur­go Frank) y con la le­gen­da­ria An­ne­ma­rie Sch­war­zen­bach, mien­tras Klaus co­que­tea­ba con las dro­gas. En los años de exi­lio ca­li­for­niano de la fa­mi­lia, Eri­ka se con­vir­tió en es­tre­cha co­la­bo­ra­do­ra de su pa­dre y Klaus se alis­tó en el ejér­ci­to ame­ri­cano para com­ba­tir el na­zis­mo co­mo re­dac­tor de

Stars and Stri­pes. Des­pués re­gre­só a Eu­ro­pa, don­de su­cum­bió a la so­le­dad y las adic­cio­nes y se sui­ci­dó en un mo­des­to ho­tel de Can­nes.

So­bre Tho­mas Mann hay in­nu­me­ra­bles bio­gra­fías, so­bre la fas­ci­nan­te fa­mi­lia Mann al com­ple­to Edhasa pu­bli­có ha­ce unos años la bio­gra­fía co­ral de Ma­rian­ne Krüll y aho­ra Navona edita la de Til­mann Lah­me, que apa­re­ció en ale­mán en el 2015. A quien quie­ra ahon­dar en las com­ple­jas re­la­cio­nes del ma­go y sus vás­ta­gos me per­mi­to re­co­men­dar­le tam­bién la so­bre­sa­lien­te se­rie ale­ma­na Los Mann, la no­ve­la de un si­glo. M.B.

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.