Lo me­jor es­tá por lle­gar

La Vanguardia - Culturas - - Portada - SER­GIO VILA-SANJUÁN

El pa­sa­do mes de mar­zo fa­lle­ció a los no­ven­ta y cin­co años John Ri­chard­son, el gran bió­gra­fo de Pi­cas­so. Prác­ti­ca­men­te has­ta el fi­nal es­tu­vo tra­ba­jan­do ca­da día, fi­nes de se­ma­na in­clui­dos, jun­to con los tres do­cu­men­ta­lis­tas que le ayu­da­ban, en el cuar­to vo­lu­men de su obra so­bre el ma­la­gue­ño, que es­tá pre­vis­to apa­rez­ca el pró­xi­mo mes de di­ciem­bre.

Al re­dac­tar su ne­cro­ló­gi­ca me cho­có re­tros­pec­ti­va­men­te lo muy tar­de que em­pe­zó con ese gran pro­yec­to. El pri­mer vo­lu­men, que cu­bre el cuar­to de si­glo ini­cial de an­dan­zas pi­cas­sia­nas, lo pu­bli­có en 1991; te­nía se­sen­ta y seis años, edad en la que mu­chos ya han op­ta­do por una plá­ci­da ju­bi­la­ción. Ri­chard­son, por el con­tra­rio, po­nía la pri­me­ra pie­dra de un pro­yec­to que sa­bía mo­nu­men­tal y que le iba a lle­var mu­cho tiem­po: na­da me­nos que na­rrar la vi­da del pin­tor más po­ten­te y uno de los más lon­ge­vos del si­glo XX. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de tra­tar­le du­ran­te unos días en 1996, cuan­do vino a Bar­ce­lo­na a re­co­ger un pre­mio de La Van­guar­dia. Des­ple­ga­ba la ener­gía de un cha­val. ¿Con­tri­bu­yó ese gran pro­yec­to a man­te­ner­la ac­ti­va­da? En cual­quier ca­so sa­có pro­ve­cho al má­xi­mo a esos seis lus­tros fi­na­les de su vi­da que pu­do de­di­car al tra­ba­jo.

He vuel­to a pen­sar en Ri­chard­son le­yen­do el su­ges­ti­vo li­bro de Theo­dor Ka­lli­fa­ti­des Otra vi­da por vi­vir, que pu­bli­ca la edi­to­rial Ga­la­xia Gu­ten­berg. Se tra­ta de

Ri­chard­son y Ka­lli­fa­ti­des han sa­bi­do desa­rro­llar a una edad avan­za­da nue­vos pro­yec­tos in­te­lec­tua­les

una obra de pe­que­ño for­ma­to y 153 páginas, re­dac­ta­da ha­ce tres años. Ka­lli­fa­ti­des es un es­cri­tor grie­go ins­ta­la­do des­de 1964 en Sue­cia por mo­ti­vos en­tre po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. Adop­tó el sue­co co­mo len­gua li­te­ra­ria y le fue bien: en el país es­can­di­na­vo ha ga­na­do lec­to­res y re­co­no­ci­mien­to, in­clu­so tra­ba­jó con Ing­mar Berg­man, aun­que en Es­pa­ña no ha­bía si­do tra­du­ci­do has­ta aho­ra.

Ka­lli­fa­ti­des nos cuen­ta co­mo, a los se­ten­ta y sie­te años, em­pe­zó a sen­tir­se vie­jo de ver­dad. En el plano co­lec­ti­vo, ya no en­con­tra­ba a su al­re­de­dor los va­lo­res de so­li­da­ri­dad y com­pro­mi­so que le ha­bían atraí­do de la so­cie­dad sue­ca; en el plano per­so­nal, al ce­rrar su es­tu­dio y po­ner­se a tra­ba­jar en ca­sa no­ta­ba la fal­ta de es­tí­mu­los. ¿De­bía re­nun­ciar a es­cri­bir, pues­to que ya no en­con­tra­ba los te­mas que le ani­ma­ban a ha­cer­lo?

Se­rá el re­torno a Gre­cia, el pro­ble­má­ti­co, cul­to y arrui­na­do país na­tal, lo que reac­ti­ve al es­cri­tor y le ayu­de a ver con cla­ri­dad que sí si­gue te­nien­do te­mas, y son jus­to los que cons­ti­tu­yen el pun­to de par­ti­da de su tex­to: la emi­gra­ción, las in­jus­ti­cias de la nue­va Europa, la len­gua de ori­gen, la pro­pia ve­jez. Co­mo el bió­gra­fo de Pi­cas­so, Ka­lli­fa­ti­des ha en­con­tra­do, cum­pli­da ya una edad más que res­pe­ta­ble, que aún le que­da “otra vi­da por vi­vir”. Y nos lo trans­mi­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.