Nos­tal­gia de Pra­ga

Re­por­ta­je Craig Rus­sell cen­tra su úl­ti­ma no­ve­la de mis­te­rio en la ca­pi­tal che­ca, año 1935. Le acom­pa­ña­mos por los es­ce­na­rios don­de crea una at­mós­fe­ra a ca­ba­llo en­tre el te­rror y el th­ri­ller psi­co­ló­gi­co, en­tre la reali­dad y la fic­ción

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - LILIAN NEUMAN

Es­te es­cri­tor nos lle­va adon­de quie­re. En sus in­tri­gas cri­mi­na­les y por es­tas ca­lles. Es un es­co­cés ele­gan­te y dis­cre­to na­ci­do en Fi­fe, en 1956, y a quien, ha­ce diez años, se­gui­mos por Ham­bur­go tras la hue­lla del co­mi­sa­rio Jan Fa­bel y su muy bue­na se­rie de li­bros, que se ini­cia con Muer­te en Ham­bur­go.

Con Fa­bel su­pi­mos, ya en el si­glo XXI, del pe­so del pa­sa­do na­zi en la me­mo­ria ale­ma­na.

Aho­ra Craig Rus­sell pu­bli­ca El as­pec­to del dia­blo. Con es­ta nue­va his­to­ria, am­bien­ta­da en Pra­ga en 1935, asis­ti­mos al avan­ce de lo que pa­re­cía im­po­si­ble. Ese año, los pe­rió­di­cos anun­cian las le­yes ra­cia­les de Nu­rem­berg. Muy cer­ca de don­de es­ta­mos –barrio an­ti­guo: Sta­ré Mes­to– se en­cuen­tra el her­mo­so edi­fi­cio art dé­co en don­de Rus­sell vi­vió (y es­cri­bió) y po­co más allá, el barrio ju­dío –Jo­se­fov– y, en las si­na­go­gas, los tes­ti­mo­nios de la pe­sa­di­lla he­cha reali­dad: una co­pia de esas le­yes que preanun­cian los gue­tos y la de­por­ta­ción, los di­bu­jos de los ni­ños en el cam­po de ex­ter­mi­nio de Te­re­zin.

En el cen­tro de la ciu­dad vieja –don­de es­te lu­nes se ma­ni­fies­tan en pro­tes­ta con­tra el pri­mer mi­nis­tro– en la to­rre del Ayun­ta­mien­to, el re­loj as­tro­nó­mi­co (de 1410), da la ho­ra y, ade­más del des­fi­le de los do­ce após­to­les, apa­re­ce la fi­gu­ra tan afín al uni­ver­so de es­ta no­ve­la: el es­que­le­to que ba­ja el bra­zo a ca­da cam­pa­na­da, re­cor­dán­do­nos nues­tros días con­ta­dos. Muy cer­ca de aquí, jun­to a la vieja si­na­go­ga –de 1270–, ya­ce el lon­ge­vo ra­bino Loew y su le­yen­da de có­mo pu­do bur­lar la muer­te has­ta ca­si los cien años.

Por es­tas ca­lles, en­tre fa­cha­das os­cu­re­ci­das por ho­llín –hoy en Pra­ga se ven pa­re­des cla­ras, to­nos pas­te­les– y an­tes del avan­ce de­fi­ni­ti­vo de los na­zis, se mo­vía la som­bra alar­ga­da de un cruel asesino. Es­ta­mos cer­ca de la vi­vien­da mo­der­nis­ta en el ex­tre­mo orien­tal del barrio an­ti­guo, del eru­di­to y tor­tu­ra­do per­so­na­je de es­ta his­to­ria lla­ma­do Fi­lip.

Un jo­ven fe­bril, am­bi­guo, que es­con­de una cla­ve de es­te gran enig­ma que de­pa­ra mo­men­tos de te­rror. Más le­jos, adi­vi­na­mos la plá­ci­da vi­lla con pla­za y jar­dín en Bu­benc, al otro la­do del río Mol­da­va, don­de vi­ve la ele­gan­te An­na Pe­trá­so­va, mu­jer que enamo­ra­rá a pri­me­ra vis­ta a otro im­por­tan­te per­so­na­je, el ca­pi­tán de la po­li­cía Lu­kás Smo­lák.

Sa­li­mos de la ciu­dad en don­de es­tu­dia­ron Mi­lan Kun­de­ra y Bohu­mil De arri­ba a aba­jo: Craig Rus­sell an­te el edi­fi­cio en el barrio Sta­ré Mes­to don­de vi­vió mien­tras es­cri­bía la no­ve­la. El cas­ti­llo Kar­lš­tejn, lu­gar que ins­pi­ró el sa­na­to­rio psi­quiá­tri­co de la no­ve­la, Hrad Or­lu, y pie­zas de cris­ta­les de Bohe­mia de una fá­bri­ca de Niz­bor Hra­bal y via­ja­mos trein­ta ki­ló­me­tros has­ta lle­gar al mo­nu­men­tal cas­ti­llo Kar­lš­tejn que ins­pi­ró a Rus­sell pa­ra el sa­na­to­rio psi­quiá­tri­co Hrad Or­lu, “una de las for­ta­le­zas más só­li­das de Bohe­mia”, “que pa­re­cía fu­sio­na­do con la ro­ca”. A es­ta som­bría clí­ni­ca, cu­yos só­ta­nos es­tán ce­rra­dos pa­ra im­pe­dir la en­tra­da al (y del) in­fierno, lle­ga el jo­ven psi­quia­tra Vik­tor Ko­sá­rek, gran pro­ta­go­nis­ta, fir­me se­gui­dor de las teo­rías de Carl Jung y dis­pues­to a tra­ba­jar con es­tos pa­cien­tes, ca­da uno de ellos un en­fer­mo men­tal de al­tí­si­ma pe­li­gro­si­dad. Los seis dia­bó­li­cos que Rus­sell dis­tri­bu­yó en es­ta for­ta­le­za que em­pe­zó a cons­truir­se en 1348, por or­den de Car­los IV, que de­bía guar­dar los te­so­ros reales.

Nos per­si­gue la som­bra de Jan Co­ra­zón Ne­gro, el gran se­ñor del cas­ti­llo. Y el re­cuer­do de la his­to­ria de amor en­tre Víc­tor y la en­fer­me­ra ju­día Ju­di­ta. Y ca­da uno de es­tos en­fer­mos a quie­nes Víc­tor só­lo pue­de vi­si­tar con enor­mes me­di­das de se­gu­ri­dad. Aún así, no es­tá a sal­vo: “El dia­blo no es un ser so­bre­na­tu­ral, es una fuer­za vi­va, y más vi­va en los de­men­tes vio­len­tos”, ex­pli­ca la men­te cien­tí­fi­ca de es­ta his­to­ria. Pe­ro cuan­do a Víc­tor una loca mal­va­da le di­ce que mi­re de­trás de su hom­bro, se aca­ban las ra­zo­nes.

En al­gún mo­men­to, es­ta­mos en la sa­la de la co­ro­na. La mi­le­na­ria le­yen­da afir­ma que quien tu­vo la ma­la idea de po­ner­se esa co­ro­na, sin me­re­cer­la, no du­ra­ría vi­vo más de un año. En 1942, du­ran­te su vi­si­ta, el na­zi Reyn­hard Hey­drich –el te­rri­ble “car­ni­ce­ro de Pra­ga”– desafió so­ber­bia­men­te aque­lla ley. Ese mis­mo año fue ase­si­na­do por miem­bros del go­bierno che­co en el exi­lio. Y su hi­jo atro­pe­lla­do.

Al­gu­na vez, es­te es­cri­tor, cuan­do era­pu­bli­cis­ta,mi­ra­bau­nas­fo­tos­del nor­te de Ale­ma­nia. Y de re­pen­te le in­va­dió una inex­pli­ca­ble nos­tal­gia por unos pai­sa­jes que, en ver­dad, nun­ca ha­bía co­no­ci­do. Des­de en­ton­ces ha in­ves­ti­ga­do en re­li­gio­nes, mi­tos y su­pers­ti­cio­nes, he­re­da­dos y com­par­ti­dos por es­co­ce­ses, ale­ma­nes del nor­te o na­ci­dos en Bohe­mia Cen­tral.

Hom­bre emi­nen­te­men­te ra­cio­nal, en el in­cons­cien­te de Rus­sell, sin du­da, duer­men mons­truos idén­ti­cos a los del ir­lan­dés John Con­nolly. Hay una for­ma de en­ten­der la na­tu­ra­le­za de es­te li­bro: ob­ser­var una la­bo­rio­sa pie­za de la fá­bri­ca de cris­ta­les de Bohe­mia, del pue­blo de Niz­bor, adon­de he­mos ve­ni­do. El pa­cien­te ta­lla­do, con dis­cos de dia­man­te, que un se­ñor o una se­ño­ra lle­van a ca­bo du­ran­te lar­gas ho­ras y si­guien­do un di­bu­jo. Pe­ro al ele­var la pie­za y mi­rar­la al tras­luz, las co­sas –y las per­so­na­li­da­des– em­pie­zan a de­for­mar­se pe­li­gro­sa­men­te.

Craig Rus­sell

El as­pec­to del dia­blo

RO­CA EDI­TO­RIAL. TRA­DUC­CIÓN: EN­RI­QUE ALDA. 432 PÁGINAS. 20,90 EU­ROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.