Aniver­sa­rio del wes­tern cre­pus­cu­lar

Ci­ne Ha­ce aho­ra me­dio si­glo, dos pe­lí­cu­las le­gen­da­rias con­tri­bu­ye­ron a la re­no­va­ción de uno de los gé­ne­ros más clá­si­cos de la ci­ne­ma­to­gra­fía nor­te­ame­ri­ca­na, el wes­tern, un gé­ne­ro que aún hoy si­gue rein­ven­tán­do­se

La Vanguardia - Culturas - - Pantalla|s -

MAU­RI­CIO BACH

El wes­tern es el gé­ne­ro es­ta­dou­ni­den­se por an­to­no­ma­sia, re­la­ta la le­yen­da épi­ca del país e in­clu­so pue­de leer­se co­mo una suer­te de re­ela­bo­ra­ción de los ar­que­ti­pos sha­kes­pea­ria­nos en ver­sión ame­ri­ca­na. Vi­vió sus años de es­plen­dor en las dé­ca­das de los 40 y 50 y a par­tir de los 60 ini­ció un pro­ce­so de re­vi­sión del mi­to y de­cons­truc­ción de sus pau­tas na­rra­ti­vas. Co­mo na­da su­ce­de de gol­pe y en los mo­men­tos de trans­for­ma­ción con­vi­ven lo vie­jo y lo nue­vo, en esos años John Way­ne to­da­vía ca­bal­ga­ba y los maes­tros del gé­ne­ro se­guían el ac­ti­vo: Ford con El hom­bre que ma­tó a Li­berty Va­lan­ce El gran com­ba­te y Hawks con El Do­ra­do y Río Lo­bo.

Sin em­bar­go, dos apor­ta­cio­nes cam­bia­rían ra­di­cal­men­te el ima­gi­na­rio del Oes­te. Por un la­do, el spag­het­ti wes­tern, con la mo­nu­men­tal con­tri­bu­ción de Ser­gio Leo­ne y su Far West pol­vo­rien­to, vio­len­tí­si­mo, sar­dó­ni­co, cí­ni­co y tam­bién ope­rís­ti­co gra­cias a sus ela­bo­ra­das pues­tas en es­ce­na. La co­sa tie­ne su mé­ri­to: los ita­lia­nos clo­nan el gé­ne­ro ame­ri­cano por an­to­no­ma­sia pa­ra lle­nar los ci­nes de barrio de pe­lí­cu­las ba­ra­tas, pe­ro cier­tos di­rec­to­res –Leo­ne, pe­ro tam­bién Cor­buc­ci– ha­cen unas apor­ta­cio­nes tan osa­das que trans­for­man el wes­tern y su in­fluen­cia

ylle­ga in­clu­so al país de ori­gen.

Y la se­gun­da apor­ta­ción: Es­ta­dos Uni­dos, en la dé­ca­da del ase­si­na­to de Ken­nedy y la gue­rra del Viet­nam,

em­pren­de la re­lec­tu­ra me­nos épi­ca del pa­sa­do con El ti­ro­teo y A tra­vés del hu­ra­cán de Mon­te Hell­man, Los pro­fe­sio­na­les de Ri­chard Brooks o La no­che de los gi­gan­tes de Mu­lli­gan, y ya en 1970 Pe­que­ño gran hom­bre y la vio­len­tí­si­ma Sol­da­do azul,

re­tra­tos na­da ama­bles del ge­no­ci­dio in­dio.

Es en es­te con­tex­to que en 1969 se rue­dan dos pe­lí­cu­las mí­ti­cas que aho­ra ce­le­bran su cin­cuen­te­na­rio: Gru­po sal­va­je y Dos hom­bres y un des­tino. Aun­que a prio­ri son muy di­fe­ren­tes, comparten más pun­tos en co­mún de lo que pue­da pa­re­cer. Gru­po sal­va­je fue pro­du­ci­da por la War­ner y Dos hom­bres y un des­tino

dis­tri­bui­da por la 20th Cen­tury Fox y am­bas pro­duc­to­ras se mi­ra­ban de reojo pa­ra lle­gar pri­me­ro a los ci­nes y ga­nar la par­ti­da de la ta­qui­lla. Aun­que es­té­ti­ca­men­te son con­tra­pues­tas, am­bas es­tán pro­ta­go­ni­za­das por fo­ra­ji­dos que hu­yen al sur (Mé­xi­co en la pri­me­ra, Bo­li­via en la se­gun­da) y en las dos hay un fi­nal sa­cri­fi­cial en el que los per­so­na­jes se lan­zan ha­cia una muer­te se­gu­ra sa­bien­do que no hay otra sa­li­da.

Sam Pec­kin­pah se ha­bía con­sa­gra­do con su se­gun­da pe­lí­cu­la, el wes­tern cre­pus­cu­lar de fac­tu­ra clá­si­ca, Due­lo en la al­ta sie­rra. Ya en ese ro­da­je co­se­chó una fa­ma de di­rec­tor con­flic­ti­vo que –pro­pul­sa­do por el alcohol y la co­caí­na– ad­qui­rió pro­por­cio­nes le­gen­da­rias en la si­guien­te, Ma­yor Dun­dee, ma­sa­cra­da por el es­tu­dio en la sa­la de mon­ta­je. Y a con­ti­nua­ción, fue ex­pul­sa­do una se­ma­na des­pués de ini­ciar el ro­da­je de El rey del jue­go y sus­ti­tui­do por Nor­man Je­wi­son. Pec­kin­pah lle­gó por tan­to al pla­tó de Gru­po sal­va­je

en­vuel­to en un au­ra de ti­po be­li­co­so y, aun­que el es­tu­dio aca­bó re­cor­tan­do el me­tra­je ori­gi­nal de 144 mi­nu­tos, con­si­guió im­po­ner sus plan­tea­mien­tos y lo­gró la que sin du­da es su obra maes­tra y uno de los wes­terns más in­flu­yen­tes de la his­to­ria del ci­ne.

Reunió a un plan­tel de ve­te­ra­nos –Hol­den, Bor­gni­ne, Ro­bert Ryan, Ed­mund O’Brien, Ben John­son, Wa­rren Oa­tes– y pa­ra los pa­pe­les de me­xi­ca­nos a tres ci­neas­tas lo­ca­les: Emi­lio Fer­nán­dez, Al­fon­so Arau y Chano Urue­ta. Con las apor­ta­cio­nes cla­ve del di­rec­tor de fo­to­gra­fía Lu­cien Ba­llard y el mon­ta­dor Lou Lom­bar­do, y muy in­flui­do por Leo­ne –bas­ta ver la lar­guí­si­ma se­cuen­cia ini­cial del atra­co al ban­co y los ni­ños tor­tu­ran­do a un ala­crán–, Pec­kin­pah ro­dó las es­ce­nas de ac­ción con has­ta seis cá­ma­ras y uti­li­zó co­mo re­cur­so es­té­ti­co el ra­len­tí –que se con­ver­ti­rá en su mar­ca de fá­bri­ca– pa­ra re­sal­tar una ul­tra­vio­len­cia que en la épo­ca ge­ne­ró con­tro­ver­sia. La crí­ti­ca Pau­li­ne Kael la des­cri­bió así: “Las muer­tes san­grien­tas que apa­re­cen en la pe­lí­cu­la son vo­lup­tuo­sas, es­pan­to­sas, be­llas”.

Gru­po sal­va­je es­tá am­bien­ta­da en

En los años se­sen­ta, Holly­wood em­pren­de una re­lec­tu­ra me­nos épi­ca del pa­sa­do, y eso in­clu­ye al wes­tern

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.