HBO y sus ca­ros ju­gue­tes

La Vanguardia - Culturas - - Portada -

Re­crear las vi­das de los ri­cos y po­de­ro­sos no sa­le ba­ra­to. El equi­po de pro­duc­ción de la se­rie Big Little Lies, si­tua­da en la co­mu­ni­dad de Mon­te­rey, California, se gas­tó ca­si 30.000 eu­ros en un tren de juguete que apa­re­ce úni­ca­men­te en una es­ce­na. Lo hi­zo a mano una em­pre­sa que se de­di­ca a esas co­sas y se uti­li­zó pa­ra am­bien­tar la “ha­bi­ta­ción de los ju­gue­tes” de un adul­to, el ma­ri­do de Re­na­ta (Laura Dern) que lle­va a la rui­na a su mul­ti­mi­llo­na­ria es­po­sa. El guión in­di­ca­ba que el per­so­na­je de Gor­don, al que se pin­ta siem­pre co­mo un inú­til sin ofi­cio ni be­ne­fi­cio, tu­vie­se una man ca­ve, un refugio mas­cu­lino pa­ra ais­lar­se de la fa­mi­lia y des­can­sar de lo fa­ti­go­so que es ser ri­co en California, y el pro­duc­tor eje­cu­ti­vo Da­vid Ke­lley pen­só que en ese cuar­to te­nía que ha­ber un tren de juguete y al­qui­lar una ré­pli­ca más ba­ra­ta no ser­vía. Cuan­do al­guien es­cri­ba un li­bro so­bre los excesos de la era de la Peak TV, sin du­da sal­drá el tre­ne­ci­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.