La co­rrup­ción co­mo sis­te­ma

Bio­gra­fía Una nue­va jo­ya de la his­to­ria de la Gue­rra Ci­vil: los cua­der­nos de La­to­rre, al­to car­go fran­quis­ta, son re­co­gi­dos por el his­to­ria­dor Cla­ret

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - JOR­DI AMAT

Cuan­do el 18 de ju­lio de 1936 se ac­ti­vó la re­be­lión con­tra una de­mo­cra­cia en cri­sis, Ra­fael La­to­rre (Za­ra­go­za, 1880-1968) te­nía 55 años. Era un mi­li­tar cul­to que ha­bía ejer­ci­do su pro­fe­sión pa­ra de­fen­der una idea uni­ta­ria de la pa­tria. Un hom­bre preo­cu­pa­do de ma­ne­ra ho­nes­ta por su país, pug­naz con­tra el in­ter­ven­cio­nis­mo del ejér­ci­to en po­lí­ti­ca y que, al tiem­po, te­nía una idea al­go idí­li­ca de la fun­ción ci­vil del ejér­ci­to (“el con­cep­to del ejér­ci­to im­pli­ca al­go más pu­ro, sen­ti­men­tal, hi­dal­go y me­nos ma­te­ria­lis­ta y opor­tu­nis­ta”). Un con­ser­va­dor con una cier­ta con­cien­cia so­cial fru­to de su ca­to­li­cis­mo y una cier­ta que­ren­cia li­be­ral. Cuan­do em­pe­zó la gue­rra, era un te­nien­te co­ro­nel re­ti­ra­do des­de ha­cía cin­co años. Aun­que Ra­fael La­to­rre

no ha­bía cons­pi­ra­do con­tra la Se­gun­da Re­pú­bli­ca –pa­ra él la for­ma del Es­ta­do no era pro­ble­ma–, ca­da vez fue más crí­ti­co con ese ré­gi­men: asu­mió la in­ter­pre­ta­ción reac­cio­na­ria so­bre su desa­rro­llo. El 18 de ju­lio, el día que es­ta­lla el con­flic­to ci­vil, es­tá en Pam­plo­na. En teo­ría po­día ha­ber si­do un re­fe­ren­te de la Ter­ce­ra Es­pa­ña, pe­ro no. No du­da. “En unión de mis dos úni­cos hi­jos sin pre­vio acuer­do nos lan­za­mos al cam­po en de­fen­sa de los sa­cro­san­tos in­te­re­ses de la pa­tria”.

Ade­más de lo di­cho, La­to­rre era al­go más. Ese al­go es lo que aho­ra im­por­ta. Fue un gra­fó­mano. Se car­teó con mul­ti­tud de gen­tes, es­cri­bió opúscu­los, ar­tícu­los y mu­chos de es­tos ma­te­ria­les los reunía en vo­lú­me­nes que en­via­ba a las au­to­ri­da­des (el pri­me­ro de la se­rie lo de­di­có a Fran­co, a pe­sar de con­si­de­rar­lo un po­lí­ti­co co­rrup­to e in­com­pe­ten­te). Pe­ro ade­más de to­do es­te pa­pe­leo, jus­ta­men­te ol­vi­da­do, te­nía otra vi­da de es­cri­tor. Has­ta aho­ra era iné­di­ta y va­le mu­cho la pe­na que sea re­cor­da­da. Du­ran­te mu­chos años re­ela­bo­ró no­tas y re­creó re­cuer­dos en unos cua­der­nos don­de, ade­más de dar una ima­gen mo­dé­li­ca de sí mis­mo, cri­ti­ca­ba la éli­te fran­quis­ta con el co­no­ci­mien­to de un in­si­der y la se­ve­ri­dad de quien es­pe­ra­ba vi­vir en un país de­cen­te y el po­der ha­bía con­ver­ti­do en una po­cil­ga. Es cier­to que for­ma­ba par­te del sis­te­ma co­rrom­pi­do, pe­ro esa mo­de­ra­da impostura era su pro­ble­ma mo­ral y no el nues­tro. Lo fas­ci­nan­te pa­ra no­so­tros es la can­ti­dad de ba­zo­fia que re­gis­tró en pa­pe­les pri­va­dos y que el his­to­ria­dor Jau­me Cla­ret –dis­cí­pu­lo de Jo­sep Fon­ta­na, au­tor del clá­si­co El atroz des­mo­che– ha leí­do, ha con­tex­tua­li­za­do y ha ex­trac­ta­do con me­tó­di­ca in­te­li­gen­cia.

Pa­ra los lec­to­res in­tere­sa­dos en la his­to­ria de la Gue­rra Ci­vil y la con­for­ma­ción del po­der fran­quis­ta “es­te li­bro es una jo­ya” (lo afir­ma, usan­do las ma­yús­cu­las, el pro­lo­guis­ta Án­gel Vi­ñas). La­to­rre tu­vo al­tas res­pon­sa­bi­li­da­des du­ran­te el con­flic­to: di­ri­gió co­lum­nas car­lis­tas en su arran­que, al fi­nal go­ber­na­dor mi­li­tar de Te­ruel y tam­bién go­ber­na­dor de As­tu­rias en­tre oc­tu­bre de 1937 y di­ciem­bre de 1938. La par­te as­tu­ria­na, re­es­cri­ta en la dé­ca­da de los cin­cuen­ta (pen­san­do en un lec­tor), es la más atrac­ti­va del li­bro. Por­que des­cri­be muy bien su ac­ti­vi­dad en el prin­ci­pia­do, pe­ro so­bre to­do por­que va mos­tran­do en la co­ti­dia­ni­dad de su car­go –tra­to con las au­to­ri­da­des y su equi­po, en los pue­blos y con los pre­sos– có­mo la co­rrup­ción era un as­pec­to cons­ti­tu­ti­vo del blo­que in­su­rrec­to. Va­le por quien se es­ca­quea­ba del tra­ba­jo o por la se­ño­ro­na que exi­gía co­che ofi­cial. Va­le por las puer­tas gi­ra­to­rias en la post­gue­rra (co­mo la su­ya, por cier­to, en la Con­fe­de­ra­ción Hi­dro­grá­fi­ca del Ebro). Son anéc­do­tas que su­ma­das re­ve­lan la ma­triz pú­tri­da del sis­te­ma y que él vio en­car­na­das en una éli­te mi­li­tar –los afri­ca­nis­tas pa­ra em­pe­zar, tam­bién los fa­lan­gis­tas– que so­lo as­pi­ra­ba al me­dro –hay re­tra­tos de al­tos man­dos de­vas­ta­do­res– y en cu­yo vér­ti­ce es­ta­ba­la­fa­mi­liaF­ran­co.

Jau­me Cla­ret

Ga­nar la gue­rra, per­der la paz. Me­mo­rias del ge­ne­ral La­to­rre Ro­ca

CRÍ­TI­CA. 318 PÁ­GI­NAS. 21,90 EU­ROS

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.