Los aca­dé­mi­cos y el rey del te­rror

La Vanguardia - Culturas - - Pantalla|s -

A la de­re­cha, fo­to­gra­ma de la pri­me­ra en­tre­ga de ‘It’; aba­jo, fo­to­gra­ma de ‘It. Ca­pí­tu­lo 2’ dió la adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, tam­bién di­vi­di­da en dos par­tes, la se­gun­da de las cua­les lle­ga aho­ra a los ci­nes. La di­vi­sión en dos par­tes vie­ne pau­ta­da por la lon­gi­tud de la no­ve­la y por la di­vi­sión en dos épo­cas de la his­to­ria, se­pa­ra­das por vein­ti­sie­te años, que son los que tar­da el mal en vol­ver a ma­ni­fes­tar­se en la ciu­dad de Derry (una de las tres po­bla­cio­nes mí­ti­cas de Mai­ne in­ven­ta­das por King en su li­te­ra­tu­ra, las otras dos son Castle Rock y Je­ru­sa­lem’s Lot). En el ori­gi­nal li­te­ra­rio los dos tiem­pos son 1958 y 1985, en las pe­lí­cu­las de Mus­chiet­ti se pa­sa a 1989 y el 2016.

En la se­gun­da par­te, los chi­cos que for­ma­ban par­te del Club de los Per­de­do­res y se ha­bían en­fren­ta­do al diabólico pa­ya­so Penny­wi­se son ya adul­tos y se han des­per­di­ga­do. Pe­ro tras el ase­si­na­to de un chi­co gay de la po­bla­ción (in­ter­pre­ta­do por el ci­neas­ta Xa­vier Do­lan), el gru­po de­be re­gre­sar a la ciu­dad A prin­ci­pios de es­te si­glo, edi­to­ria­les ame­ri­ca­nas co­mo Open Court y Black­well pu­sie­ron en mar­cha co­lec­cio­nes que co­nec­ta­ban pro­duc­cio­nes de la cul­tu­ra de ma­sas –có­mics, se­ries de te­le­vi­sión, li­te­ra­tu­ra de gé­ne­ro, pe­lí­cu­las de cul­to– con la fi­lo­so­fía. Así sur­gie­ron al­gu­nos li­bros bien re­ci­bi­dos por el pú­bli­co co­mo Los Sim­pson y la fi­lo­so­fía, Los su­per­hé­roes y la fi­lo­so­fía, Los So­prano y la fi­lo­so­fía o Star Wars y la fi­lo­so­fía, que aquí nos lle­ga­ron de la mano de edi­to­ria­les co­mo Blac­kie, Ariel o Ro­ca.

El plan­tea­mien­to con­sis­te en que un gru­po de aca­dé­mi­cos dan rien­da suel­ta a sus pla­ce­res cul­pa­bles y co­nec­tan su de­bi­li­dad fri­ki fa­vo­ri­ta con al­gún se­su­do con­cep­to fi­lo­só­fi­co. Los re­sul­ta­dos bas­cu­lan en­tre la di­vul­ga­ción fi­lo­só­fi­ca in­te­li­gen­te con un to­que de in­ge­nio y la so­po­rí­fe­ra pi­rue­ta eru­di­to­mas­tur­ba­to­ria del pom­po­so pro­fe­sor de turno dis­pues­to a en­dil­gar­nos al­gu­na san­dez en­vuel­ta en crip­to­len­gua­je aca­dé­mi­co. El in­te­rés de la aca­de­mia por las pro­duc­cio­nes de la cul­tu­ra pop se ha­bía ini­cia­do va­rias dé­ca­das atrás, con el es­truc­tu­ra­lis­ta Bart­hes y el se­mió­lo­go Eco.

Una va­rian­te de es­te ti­po de pro­pues­tas es la de la edi­to­rial ma­dri­le­ña Erra­ta Na­tu­rae, que, en lu­gar de li­mi­tar­se a com­prar los de­re­chos de una obra ex­tran­je­ra, op­ta por ejer­cer el ofi­cio de edi­tor y mon­tar vo­lú­me­nes en­car­gan­do tex­tos a au­to­res de aquí, que en oca­sio­nes se com­bi­nan con otros fo­rá­neos, ca­si siem­pre an­glo­sa­jo­nes. Ade­más, su plan­tea­mien­to su­pera la co­le­ti­lla “…y la fi­lo­so­fía” y abre el aba­ni­co de apor­ta­cio­nes. En su­ce­si­vos li­bros han abor­da­do Star Wars, la he­roí­na de có­mics Won­der Wo­man y se­ries co­mo Los So­prano, Twin Peaks, True de­tec­ti­ve, Brea­king bad, The wi­re Mad men, y aho­ra le to­ca

oel turno al maes­tro del te­rror en The King. Bien­ve­ni­dos al uni­ver­so li­te­ra­rio de Step­hen King. El vo­lu­men arran­ca con una en­tre­vis­ta que po­dría ha­ber da­do más de sí e in­clu­ye al­gu­nas pi­rue­tas aca­dé­mi­cas de pro­fe­so­res ame­ri­ca­nos con­sis­ten­tes en co­nec­tar La to­rre os­cu­ra con Nietzs­che o ana­li­zar el ho­tel Over­look de El res­plan­dor des­de el con­cep­to fou­cal­tiano de he­te­ro­to­pía. Las apor­ta­cio­nes es­cri­tas di­rec­ta­men­te en cas­te­llano tien­den a po­ner más los pies en el sue­lo y apor­tan es­ti­mu­lan­tes lec­tu­ras del uni­ver­so King: Ro­dri­go Fre­sán abor­da las fi­gu­ras in­fan­ti­les en sus no­ve­las, Ma­ria­na En­rí­quez (cu­yos so­bre­sa­lien­tes cuen­tos han be­bi­do del rey) se cen­tra en sus per­so­na­jes fe­me­ni­nos y Lau­ra Fer­nán­dez abor­da sus mons­truos. Aun­que irre­gu­lar, el re­sul­ta­do es glo­bal­men­te re­co­men­da­ble pa­ra cual­quier aman­te de King. Y quien quie­ra leer re­fle­xio­nes del pro­pio es­cri­tor pue­de leer sus en­sa­yos Mien­tras es­cri­bo y Dan­za ma­ca­bra. M. BACH

Step­hen King en una pre­sen­ta­ción de ‘It’ en el 2017 mal­di­ta y en­fren­tar­se de nue­vo al mal que re­pre­sen­ta It (Eso) y a sus pro­pios fan­tas­mas, co­mo en el ca­so de Be­verly, la ni­ña que su­fría abu­sos de su pa­dre y a la que en su eta­pa adul­ta in­ter­pre­ta Jes­si­ca Chas­tain. Mus­chiet­ti –que ya ha­bía co­nec­ta­do in­fan­cia y te­rror en la po­ten­te Ma­má (2013), pro­du­ci­da por Guillermo del To­ro– lo­gra en es­ta se­gun­da en­tre­ga man­te­ner el cli­ma mal­sano y per­tur­ba­dor que en­vuel­ve a Derry y tras­la­dar a la pan­ta­lla la si­nies­tra plas­ma­ción del mal que su­pu­ra la no­ve­la.

Pe­ro la ma­qui­na­ria King no da res­pi­ro y a fi­na­les de oc­tu­bre es­tá pre­vis­to el es­treno de Doc­tor sue­ño, adap­ta­ción de la con­ti­nua­ción de El res­plan­dor, en la que de nue­vo apa­re­ce la in­fan­cia co­mo te­ma.

’It 2’ lo­gra man­te­ner el cli­ma per­tur­ba­dor y tras­la­dar a la pan­ta­lla la si­nies­tra plas­ma­ción del mal en la no­ve­la

Aquí Danny To­rran­ce (in­ter­pre­ta­do por Ewan McG­re­gor) es ya un adul­to que tra­ba­ja en una re­si­den­cia de an­cia­nos y uti­li­za sus po­de­res men­ta­les pa­ra ayu­dar a mo­rir a los en­fer­mos ter­mi­na­les. De­be pro­te­ger a una ni­ña que tam­bién es­tá to­ca­da por “el res­plan­dor” del aco­so de unos se­res que se ali­men­tan ase­si­nan­do a los ni­ños que po­seen ese don. El di­rec­tor es Mi­ke Flan­na­gan, que ya ha­bía adap­ta­do a King en la pro­duc­ción de Net­flix El jue­go de Ge­rald (2017) y que di­ri­gió pa­ra la pla­ta­for­ma el pri­mer epi­so­dio de la ex­cel­sa La mal­di­ción de Hill Hou­se, ba­sa­da en la no­ve­la de Shir­ley Jack­son.

No son los úni­cos es­tre­nos re­cien­tes re­la­cio­na­dos con King: ha­ce po­co lle­gó a los ci­nes una nue­va ver­sión de El ce­men­te­rio de ani­ma­les, y en los úl­ti­mos años ha ha­bi­do va­rias no­ta­bles apor­ta­cio­nes te­le­vi­si­vas: Mr. Mer­ce­des, La nie­bla, 22/11/66 y so­bre to­do la muy re­co­men­da­ble Castle Rock (2018), se­rie pro­du­ci­da por J.J. Abrams, que no es una adap­ta­ción de un tex­to de King sino una crea­ción nue­va a par­tir de ele­men­tos y per­so­na­jes de su uni­ver­so li­te­ra­rio y que con­tie­ne abun­dan­tes gui­ños pa­ra ini­cia­dos. Y, sin de­jar el ám­bi­to te­le­vi­si­vo, apun­tar, por un la­do, que la es­tu­pen­da Stran­ger things, de esos re­yes del pas­ti­che que son los her­ma­nos Duf­fer, be­be mu­cho del au­tor de It y, por otro, que la sa­ga fa­mi­liar con­ti­núa: el ca­nal AMC ha es­tre­na­do en ju­lio Nos4a2, ba­sa­da en la no­ve­la vam­pí­ri­ca de Joe Hill, hi­jo de King.

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.